Lun. Oct 2nd, 2023
0 0
Read Time:4 Minute, 24 Second

Felipe Valdivia, presidente de la Asociación Nacional de Constructoras de Viviendas Sociales (Anacon), explicó cómo postular al programa de mejoramiento de viviendas sociales para hacer frente al deterioro y riesgo de este tipo de inmuebles. Al mismo tiempo, mostró su preocupación por la disminución en el presupuesto para esta política pública.

 

Las viviendas sociales o viviendas económicas se entregan hace muchas décadas a numerosas familias en Chile, y actualmente algunas están ubicadas en barrios históricos del país. Sin embargo, muchas de las viviendas sociales que hoy en día se siguen habitando fueron construidas en la década de los ’80 con productos de baja calidad, de estándares normativos más bajos que los actuales y que están generando problemas en la calidad de vida y seguridad de sus habitantes.

Los principales deterioros en este tipo de viviendas tienen relación con existencia de hongos y humedad, filtraciones en cubiertas, carencia de sistema de evacuación de las aguas lluvias, presencia de asbesto cemento el cual es muy nocivo para la salud, deterioro en el alcantarillado y redes de agua potable produciendo filtraciones y como consecuencia serios problemas estructurales, escaleras en mal estado, grietas en elementos estructurales, existencia de plagas como las palomas y termitas, ventanas metálicas en muy mal estado y que hoy ya no existen en el mercado, ausencia de cierres perimetrales, entre otros. Felipe Valdivia, presidente de la Asociación Nacional de Constructoras de Viviendas Sociales de Chile (Anacon) explica que existen alrededor de 3 millones de viviendas de este tipo que necesitan alguna reparación.

En esta línea, Valdivia señala que “una de las áreas de trabajo del Ministerio de Vivienda tiene que ver con el mejoramiento de las viviendas para resolver el déficit cualitativo, es decir, la calidad de los hogares. Para esto existe un programa “Hogar Mejor” al que las personas o grupos de habitantes pueden postular para reparar algunos aspectos que pueden estar generando problemas en sus casas, y que está activo desde el año 2006. Se han implementado estas políticas que son muy positivas, para mejorar la calidad de vida y seguridad de las personas”.

En el mismo sentido, añade que algunos de los proyectos que se pueden realizar a través de este programa son los de acondicionamiento térmico, muy útiles y que tienen una gran recepción debido a que mejora las condiciones de habitabilidad de las viviendas durante el invierno.

En estos casos se coloca un revestimiento por la fachada que funciona como aislante, y que es como poner un gran chaquetón en el invierno, y a su vez se contempla con ventanas termopanel, ventilaciones pasivas, extractores de humedad y cambio de puertas, permitiendo de manera integral reducir la humedad, así como también la disminución de calefacción en interior. Esto último beneficia de gran manera a las regiones del Sur, donde a través del programa PDA (Plan de Descontaminación Atmosférica) permite disminuir los índices de contaminación ambiental producida por la calefacción a leña. Y, al mismo tiempo, ese chaquetón en verano protege del exceso de sol”, destacó Valdivia.

Así mismo, el experto resalta que “sumado a esto, existen subsidios para la implementación de eficiencia energética en las viviendas, instalando paneles solares y fotovoltaicos que permiten además del beneficio medio ambiental, generar un ahorro considerable en energía y agua caliente, tema prioritario para este tipo de viviendas donde se carece de recursos económicos.

Para acceder a este programa se debe postular a través de entidades patrocinantes, que son un intermediario entre las familias, el Servicio de Vivienda y Urbanismo (SERVIU) y la constructora encargada. Para acceder a esto, Valdivia explica que “la forma más sencilla es que un grupo organizado de vecinos acudan a una Entidad Patrocinante o antiguamente llamadas EGIS (Empresa de Gestión Inmobiliaria Social). La Entidad Patrocinante levantará las necesidades técnicas de la comunidad y se presentará un proyecto a SERVIU con toda la documentación administrativa, social, legal, técnica y económica en los Llamados de Postulación que realiza SERVIU y SEREMI de cada región. 

Preocupación por la disminución del presupuesto

A pesar de lo positivo que es este programa, especialmente para aquellas familias que deben vivir en una vivienda deteriorada, Valdivia afirma que el presupuesto gubernamental para esta política pública ha disminuido considerablemente en los últimos años.

El 2021 se benefició a 142.000 familias con estos mejoramientos, sin embargo, esta línea programática ha tenido una importante disminución de sus recursos para el 2023, y una poca priorización por parte del Estado, lo que es bastante complejo y está generando consecuencias importantes. La principal, es que existe un gran número de familias que llevan años esperando estas mejoras y que por ser de escasos recursos no tienen posibilidad de financiar estos trabajos pese a su urgencia y riesgo inminente de accidentes”, sostuvo.

Al mismo tiempo, señala que se genera un escenario complejo para las empresas constructoras y las entidades patrocinantes, ya que “muchas de éstas ya han quebrado, y ahora con la baja o nula cantidad de proyectos adjudicados no les permitirá continuar funcionando o deberán reducir al mínimo su planta de profesionales y de mano de obra. Siendo este último punto extremadamente relevante, ya que aumentará los niveles de desempleo de trabajadores que ya se han ido especializando en este tipo de oficios de mejoramiento de viviendas habitadas con las complicaciones que eso significa”.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Hazte miembro de nuestra Red apoyando a La Vereda