Bonnie and Clyde chilenos nuevamente detenidos en el país por bomba a Hinzpeter

Bonnie and Clyde chilenos nuevamente detenidos en el país por bomba a Hinzpeter

Francisco Solar y Mónica Caballero, un matrimonio de terror. Ambos ya han estado involucrados en varios hechos violentos relacionados con la colocación de artefactos explosivos en diferentes lugares de Chile, y también en España. Ambos son ampliamente conocidos por lo que se ha denominado el “Caso Bombas”.

En dicha oportunidad, la pareja fue absuelta por la justicia chilena, supuestamente por “falta de pruebas”, a pesar de la certeza de su participación directa por parte de los investigadores y, que luego fue confirmada con los hechos posteriores.

Desde la Fiscalía Metropolitana Sur confirmaron la detención de estos dos terroristas, por su presunta participación y autoría en la bomba que recibió el entonces ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Este artefacto sería similar al que detonó en la 54° comisaría de Huechuraba, y se sumaría la colocación de otras dos bombas en un edificio comercial ubicado en Vitacura. El 25 de julio de 2019 ocurrió el atentado a la comisaría de Huechuraba, dejando ocho Carabineros heridos. En tanto, los artefactos detonados en el edificio de Vitacura fueron colocados el 27 de febrero de este año.

Los mismos terroristas fueron dejados en libertad en Chile, luego de que conmutaran una pena de presidio en España, por la colocación de artefactos explosivos en la Basílica del Pilar en Zaragoza, en 2012. En esa oportunidad España les concedió la extradición a cambio de cumplir el resto de la pena en Chile. Desde entonces, ambos terroristas han sido vinculados a una serie de hechos violentos en nuestro país, todos relacionados con explosivos.

Hoy se realizará la formalización de los cargos por parte del Ministerio Público, y por la gravedad de los hechos se espere que sus delitos se califiquen como actos terroristas reiterados.

Cuando no hay Constitución ni Gobierno

Desde el 18 de Octubre en adelante, y sin que siquiera nos percatáramos, Chile perdió al Gobierno y a su Constitución. Para las últimas elecciones presidenciales elegimos, por amplia mayoría, un presidente de la República que defendería nuestra Constitución con todo lo que ello implica, todo lo escrito en sus artículos que han garantizado a lo largo de las décadas tener un país en orden, progresando y respetuoso de las libertades y las leyes.

Cuando votamos quienes le dimos un 55,5% de las preferencias a Sebastián Piñera, muchos lo hicimos a sabiendas que no es la persona más adecuada para administrar el país en todos sus aspectos, ya lo conocíamos de aquel primer periodo iniciado el 2010 y luego entregando el mando con una siniestra sonrisa nuevamente a Michelle Bachelet. Sin embargo, y tal como es ya conocido, se trataba del “mal menor”. La alternativa era un periodista de poca monta quien, además de tener como único mérito la exposición mediática para su llegada a la política, prometía destruir el país, apoyar un proceso constituyente y meter las manos a los bolsillos de quienes producen en el país, para entregárselo a quienes no producen.

Así las cosas ¿Qué alternativa teníamos aquel 17 de Diciembre de 2017 cuando acudimos a las urnas en segunda vuelta, salvo confiar en que Sebastián Piñera trabajaría para los chilenos, para esa amplia mayoría que respaldaba su regreso al poder?

Asumió su segundo mandato el 11 de Marzo de 2018, y a tan sólo 863 días ejerciendo como presidente de la República, somos testigos de la autoría del que es probablemente el peor Gobierno que ha tenido Chile en toda su historia republicana.

No solamente ha dejado de cumplir todas y cada una de sus promesas de campaña. Tampoco ha trabajado para entregarnos al finalizar su mandato, al menos el mismo país que le entregamos nosotros para administrar. Hoy vemos cómo en el Congreso, diputados y senadores pasan por encima de la Constitución que ellos y el propio mandatario juraron defender, y nadie en realidad la protege. Las comisiones de Constitución en ambas cámaras son utilizadas para torcer la propia Carta Magna. Y no se trata solamente de parlamentarios de izquierda, como podría esperarse, sino de representantes oficialistas. Sí, esos mismos que colocamos en esos escaños para ayudar al presidente a llevar al país por la buena senda, la de las libertades, la justicia, el respeto, los valores republicanos y, por sobre todo, la senda del progreso y el orden en un país que, a pesar de los enemigos internos que posee, venía en buen pie gracias a la propia Constitución y al respeto hacia las leyes.

Sebastián Piñera Echeñique ha sido el gestor de la demolición de Chile. Muchos pensarán que no lo es, que él ha sido una víctima de la izquierda y su permanente accionar contra la democracia en el país, principalmente desde el Congreso. Nada más alejado de la verdad. El presidente de la República tiene facultades constitucionales que permiten detener en seco a quienes intenten pasar por encima de la institucionalidad del país. Sin embargo éste presidente tomó un rumbo impensado: optó por el globalismo, probablemente cegado ante la confusión entre globalismo y globalización, y se ha dejado arrastrar por las corrientes de una maquiavélica conspiración de izquierda amparada bajo el disfraz de los “derechos humanos”, en todo el mundo.

Su amor por ir “a la moda” ha llevado al país entero hasta un punto que parece no tener retorno y de esta forma permitió que Chile se sometiera a todos los designios que organizaciones internacionales de izquierda como la ONU tenían preparados para nosotros, los chilenos. Permitió que una amplia minoría se transformara en la que dicta las nuevas leyes desde la calle, con violencia, pasando de una democracia a una emocracia (mandato por las emociones) o, peor aun a una oclocracia (Gobierno de las muchedumbres) y, colocándonos a todos al borde del precipicio institucional.

Finalmente terminamos siendo gobernados por alguien peor que el propio Alejandro Guillier, de quien conocíamos al menos sus intenciones. El engaño por parte de Sebastián Piñera ha sido de tal magnitud, que hoy va en picada en las encuestas y, probablemente llegará a los niveles históricos más bajos en esta medición. El problema para los chilenos es que esto a él no parece importarle, lo único que lo mantiene firme en su debilidad es la esperanza que al parecer tiene, de no ser juzgado por las instituciones internacionales de Derechos Humanos. A cambio, ha comprometido la paz, seguridad y libertad de todos los chilenos. Sobre todo de aquellos chilenos que lo colocaron en La Moneda.

¿Cómo le llamaría usted a esta actitud del mandatario?

 

 

las 5 etapas “Paso a Paso” para el desconfinamiento

5 etapas contempla el plan Paso a Paso elaborado por el Minsal para comenzar el desconfinamiento gradual en Chile, que se detallan de la siguiente forma: Cuarentena, Transición, Preparación, Apertura Inicial y Apertura Avanzada.

El paso entre una y otra etapa tiene fechas prestablecidas, sin embargo dependerá de indicadores y parámetros sanitarios, que serán permanentemente monitoreados.

Paula Daza, subsecretaria de Salud Pública, señaló que “en la medida que vamos avanzando en el paso, vamos a tener más libertades, pero también vamos a tener más riesgo, y es por eso que tenemos que mantener muy estrictas las medidas para poder evitar un brote”.

Cuarentena

Esta la restricción más dura, limita la movilidad con el objetivo de evitar la interacción y de este modo el riesgo de propagación del virus.

Transición

Con esta etapa se busca evitar una apertura brusca y de este modo minimizar los riesgos de contagio.

Comienza la disminución del confinamiento, lo que permite retomar algunas actividades durante los días de semana pero manteniendo la cuarentena los días sábados, domingos y festivos.

En esta etapa se  permiten las reuniones sociales y recreativas hasta con 10 personas.

Se mantiene el distanciamiento físico, uso de mascarilla, cuarentena para mayores de 75 años, aduanas y cordones sanitarios, prohibición de traslado a una segunda vivienda; así como la prohibición de funcionamiento de recintos como restaurantes, cafeterías, cines, etc.

Preparación

Se levanta la cuarentena para toda la población salvo para los grupos de riesgo.

No existe más restricción en cuanto a movilidad para ningún día, aunque se siguen manteniendo las restricciones sanitarias.

Se permite el desplazamiento libre fuera de horario de toque de queda, se pueden realizar actividades sociales y recreativas durante la semana con hasta 50 personas, Se mantienen medidas de distanciamiento físico, uso obligatorio de mascarilla, aduanas y cordones sanitarios, cuarentena obligatoria para los mayores de 75 años.

Además se prohíbe el traslado a segundas viviendas y el funcionamiento de los recintos de esparcimiento. En esta etapa se encuentran actualmente las comunas que no se encuentran en cuarentena dentro del país, salvo las regiones de Aysén y Los Ríos.

Apertura Inicial

Se reabren actividades de menor riesgo de contagio, evitando aglomeraciones.

Se permite la salida de adultos mayores (sobre 75 años) una vez al día durante 60 minutos, manteniendo máximas medidas de seguridad.

Comienza la apertura de restaurantes, teatros, cines y cafés, limitando la entrada a un máximo de 25% de su capacidad. Aun no podrán abrir  pubs, discotecas y recintos de esa naturaleza.

Se establece un retorno gradual a clases presenciales en los establecimientos educacionales, según planificación del Ministerio de Educación y condicionado a la situación sanitaria.

Continúa vigente el toque de queda, aduanas y cordones sanitarios, distanciamiento físico, uso obligatorio de mascarilla, prohibición de traslado a segunda vivienda, e impedimiento de funcionamiento para cualquier tipo de recinto que no haya sido específicamente liberado en la descripción de esta medida.

Apertura Avanzada

Desde este momento las reuniones con más personas pueden aumentar hasta a 150 asistentes, siempre respetando las medidas de autocuidado.

Los cines, teatros, restaurantes y café pueden funcionar al 75% de su capacidad.

Se suma la apertura de pubs, discotecas y lugares similares, con asistencia máxima del 50% de su capacidad. Esta limitación de asistencia se aplica también para los gimnasios abiertos al público.

Se permite el traslado a segunda vivienda; las visitas y salidas de centros ELEAM y del Sename; y la libre movilidad de los adultos mayores de 75 años.

Se considerará en esta etapa el retorno gradual a clases, aunque aun se mantiene el toque queda, distanciamiento, aduanas y cordones sanitarios y la prohibición para el funcionamiento de clubes y centros de día para adultos mayores.

 

Retiro del 10%: Una mesa con tres patas

Sebastián Cristi. 

Es indudable el nivel de urgencia que impone resolver las necesidades que aquejan -ya gravemente- a muchos chilenos. Alimentar a la familia, pagar las cuentas de servicio para que no te corten la luz y el agua en casa. En el caso de la clase media, altamente endeudada, esperar con temor una carta de aviso con la mora en el pago de las tarjetas de crédito que ya están literalmente reventadas, así como las líneas de crédito de los bancos, la cuota del automóvil, el dividendo o el pago del arriendo.

Y es que a estas alturas del año, cuando ya ha transcurrido más de medio 2020, hay más de 600.000 nuevos cesantes en Chile. Primero fue el ataque sin consideración alguna por parte de turbas de delincuentes que destruyeron comercio e industrias a partir del 18 de Octubre de 2019, una fecha que jamás será olvidada por el dramático daño provocado a la democracia de nuestro país, y a las familias que vieron desmoronarse sus sueños, su trabajo y esfuerzo. Luego fue la pandemia. La llegada de un virus que no venía sólo a colocar en riesgo nuestra salud y a provocar miles de lamentables fallecimientos.

Las autoridades no tardaron mucho en confinarnos en casa y detener la actividad productiva para evitar la expansión de los contagios pero ¿Había un plan para sostener a quienes ya estaban cesantes y a las miles de personas que quedarían sin ingresos al no poder trabajar?

En poco más de nueve meses el país ha sufrido tres golpes mortales:

  • Violencia y destrucción a contar de Octubre
  • La llegada del Covid-19 a contar de Marzo
  • La moción inconstitucional del retiro del 10% en Julio

La gran cantidad de personas sin empleo, sin generación de ingresos para cubrir sus necesidades, sigue creciendo día a día. El Gobierno ha intentado, infructuosamente, apoyar a estas personas y sin embargo a todas luces no ha sido capaz de conseguir sus objetivos. El Ingreso Familiar de Emergencia fue una medida que pudo haber ido en el sentido correcto, aunque se cometieron errores que han dejado fuera de ese beneficio a miles de familias que desesperadas se inscribieron en la ficha social que permite acceder a la ayuda estatal, y aun se encuentran en estado “pendiente” en el sistema.

La semana pasada se anunció el plan de apoyo para la clase media, nuevamente segmentando sólo a un pequeño sector del 80% de la ciudadanía que es parte de las personas que trabajando durante toda su vida y generando impuestos, jamás han podido acceder a beneficios del Estado. El plan obviamente busca ayudar económicamente a algunas personas, pero estas tienen que demostrar haber estado ganando entre $ 500.000 y un millón y medio de pesos y acreditar que a partir de Marzo han visto disminuidos sus ingresos en 30% o más. Solo en caso de cumplir con esta condición, las personas pueden acceder  al bono, al mal llamado “préstamo” y a los beneficios para la vivienda y el CAE que el presidente Piñera anunció.

¿Qué pasa con quienes no ganan $ 500.00 o más? Muchos de ellos tampoco han sido ayudados con el IFE, no reciben cajas de mercadería, y no tienen ingresos. Se trata de personas que trabajaban en el mercado informal, o han quedado cesantes antes de Marzo del 2020. Recordemos que a Marzo, ya había 500.000 nuevos cesantes, lo que equivale casi al 5% de la población en Chile.

Si miramos este escenario con una visión técnico-teórica, puede parecer que un 5% de la población es un número insignificante. Sin embargo si miramos hacia la casa del frente, ahí donde vive esa familia que parecía estar bien pero desde hace días no vemos a nadie porque nos encontramos confinados en nuestros hogares, deberíamos preguntarnos si están comiendo, si tienen cubiertas sus necesidades mínimas.

Claro, todos tenemos el deber de hacer algo por la gente que se encuentra en nuestro entorno, en la medida de nuestras propias posibilidades. Pero ¿Es labor nuestra cubrir las necesidades provocadas por una situación de catástrofe en el que el propio Estado ha prohibido a la gente salir a trabajar y generar sus propios ingresos? ¿Podemos como personas cubrir todas las necesidades más urgentes de quienes realmente lo están pasando mal?

La Mesa de Tres Patas

Ante esta dramática realidad, Chile hoy puede ser considerado una mesa de tres patas. Coja y peligrosa al extremo que todo lo que aun se mantiene sobre su cubierta, ante cualquier movimiento puede caer abruptamente y hacerse pedazos.

La primera pata es la oposición. No toda, pero sí esa izquierda revolucionaria, que no quiere a Chile como nación, y que se encuentra peligrosamente enquistada en nuestro Congreso dictando leyes que nos afectan a todos los chilenos. Ellos han sabido leer muy bien las otras dos patas de esta tambaleante mesa y permanentemente les propinan golpes para que una de ellas caiga y, con ello, la estructura completa. La aprobación del 10% de retiro de los ahorros previsionales es uno de esos golpes. Probablemente el más contundente y la mesa ya ha comenzado a tambalear. Con sus manifiestos movimientos y golpes para botar el resto de las patas que sostienen nuestra débil mesa, la izquierda ha demostrado ser la más firme de las tres. Atacan día tras día y con tesón todo lo que permite que quede algo de estabilidad.

Pero eso no es todo: Astillas de las otras dos patas de la mesa se mostraron a gusto con el suave bamboleo provocado a la mesa con estos golpes, y poco a poco han comenzado a moverse pendularmente para ayudar a acelerar con su peso (voto y declaraciones) la caída.

La segunda pata es la Constitución. Una Constitución que ha demostrado funcionar, incluso en momentos como estos, cuando los propios parlamentarios han realizado modificaciones express a la misma carta magna, que aprueban en cuestión de horas al ponerse todos ellos de acuerdo. Esta pata se observa cada día más débil. Hoy es mirada con desprecio no solamente por esa izquierda de la primera pata, sino por parte de quienes se suponía la defenderían para conservar la institucionalidad y, sin embargo hoy votan favorablemente proyectos inconstitucionales.

La tercera pata es el Gobierno. Un Gobierno débil, temeroso, que acciona mediante resultados de las encuestas o, extorsionados por la violencia que alimenta la primera pata de esta mesa, o peor aun, por miedo a ser juzgados en el futuro por instituciones internacionales de Derechos Humanos. Puestas así las piezas del tablero, se entiende más el por qué el presidente Sebastián Piñera se ha acobardado en todos los ámbitos que le competen, incluido el propio respeto a la Constitución que juró defender al momento de asumir su mandato. Ejemplos sobran: indiferencia ante la destrucción del país a contar del 18 de Octubre, permisividad para que se instaure el terrorismo como mandatario en la Araucanía, no vetar leyes inconstitucionales a tiempo permitiendo que se transformen en bombas de tiempo para el futuro de Chile, etc. Una de estas bombas de tiempo es indudablemente la aprobación de este proyecto de retiro del 10%, el que garantiza el desplome completo de la economía del país y su estructura financiera, además de un daño irreparable a las futuras pensiones de los chilenos. No va a vetar la iniciativa, esta va a ser aprobada en el Senado y el propio Piñera firmará la Ley para publicarla. Porque no se arriesgará a que lo linchen públicamente las hordas.

En lugar de proponer planes de ayuda para todos los chilenos, se han cometido muchos errores por la premura ante la constante presión de la primera pata, que otorga 3 o 4 días para diseñar y anunciar medidas. Obviamente estas medidas son desprolijas y dejan siempre afuera a un porcentaje no menor de personas que realmente han sido afectadas tanto por la ineptitud del Gobierno para controlar la violencia en las calles, como por la posterior crisis producto de la pandemia.

El Gobierno, representado por su máximo y aparentemente único exponente, Sebastián Piñera, es la pata más débil de la mesa. La que ha permitido que el equilibrio no exista y ha colocado permanentemente en riesgo a todo el país, a la espera que algún milagro inesperado los salve. La pandemia fue un pequeño milagrito para detener momentáneamente  la violencia, sin embargo es un veranito de San Juan y los delincuentes ya han comenzado a asomar sus armas nuevamente con barricadas, molotovs y ataques a Carabineros y a la propiedad. El descanso existió, pero ya termina.

¿Cuál es la cuarta pata, la que falta?

En Chile falta algo que es propio de aquellos países que han podido sortear bien las crisis: la unidad.

Sin unidad de todos los sectores, incluso por parte de aquellos políticos que lo único que hoy quieren es derribar al Gobierno y a la institucionalidad sin importar las consecuencias para todos los chilenos, el país caerá. El desmoronamiento será de tal magnitud, que el Estado tendrá que hacerse cargo de repartir cajas de alimentos por muchos años, como única ayuda a la creciente masa de cesantes.

La unidad es la única característica de las sociedades sanas que permite que no se fragmente ni se auto-destruya. Sin esta, el futuro de Chile se ha puesto en riesgo para nosotros, y las futuras generaciones serán las que pagarán las más dramáticas consecuencias.

Para que exista unidad, primero debe imperar la responsabilidad. La aprobación del retiro del 10% solo evidencia el afán destructivo de la primera pata (la oposición), la falta de respeto hacia la Constitución que estos mismos personajes debían defender, evidenciando su traición a los chilenos y, el desgobierno que ha sido incapaz de administrar los programas sociales adecuados para evitar que la gente quiera sacar sus propios ahorros previsionales para sobrevivir, en lugar de diseñar y encausar planes de apoyo de forma correcta y transversal.

¿Existirá en Chile algún carpintero capaz de construir esta cuarta pata que necesita nuestra mesa, en medio de este terremoto político, social y económico?

Legítima Defensa ¿Quién impide el derecho?

Enrique Romo

Quizá el problema más grande que los chilenos honestos tienen hoy es no contar con el derecho de defenderse en forma contundente contra ataques que amenacen su integridad física, la de sus familias y vecinos, y su propiedad.

Una cierta perversidad ha buscado c-o-n-f-u-n-d-i-r (de fundir todo junto), es decir mezclar cosas que no son equivalentes y hacerlas equivalentes.

Esto comienza con el hecho que se confunde la protesta como expresión del derecho de expresión (que en ningún caso es absoluto), que se torna violenta con el derecho de expresión. Primero, no se considera que el ocupar una calle ya es una violación del derecho de libre transito de los demás, así como el crear desordenes y generar violencia que es una violación del derecho a una existencia tranquila, segura y pacífica. Cuando el Estado que tiene la obligación de defender los derechos de todos los ciudadanos, no lo hace hay una violación de los derechos humanos por omisión.

La historia perversa de la aplicación de los derecho humanos en este país, demuestra como se protege a los que realizan tanto actos de ocupación de espacios públicos, como actos de violencia, bajo el concepto del derecho a la protesta y de expresión que, en esta perversa versión, no permite una represión robusta y eficaz, porque inmediatamente le da paso a la denuncia de violación de los derechos de aquellos que cometen estos actos, poniendo en total segundo plano a la mayoría de los ciudadanos que deben sufrir la incomodidad, violencia, inseguridad e intimidación, sin que la ley los ampare, sin que el Estado se ponga de pie y desafíe la lectura tan parcial e injusta que los organismos -dichos especializados- en DDHH que favorecen tan claramente a los violentos y usurpadores que por casualidad siempre, eso es, 100% de las veces, son partidarios de políticas radicales de izquierda que creen que es legitimo chantajear y amenazar al gobierno legítimamente electo, e incluso lograr el poder por la fuerza, violando cada uno y todos los artículos de la constitución que rige al país.

Segundo, se confunde la “buena voluntad”, con no neutralizar decididamente actos de violencia que amenazan la integridad y propiedad de ciudadanos en la 9ª Región; por tener de alguna manera, o según alguna interpretación de sendos convenios firmados sin pensar en las consecuencias que tanto la firma de estos convenios como su aplicación, tienen sobre la gran mayoría de los ciudadanos en esa región. Cuando lo que se produce es idéntico a actos de terrorismo o de guerra, solo hay una opción y esa es usar todo el poderío armado del Estado para eliminar tales manifestaciones perjudiciales para personas, propiedad y desarrollo económico y social de la región.

Tercero, en actos de violencia a todas luces delictuales, sin motivación política, el sistema de justicia parece imponer los mismos criterios que en las circunstancias ya descritas más arriba, con el objetivo de reprimir eficazmente estos comportamientos tan dañinos para la comunidad. En todos estos casos se deja ver el fracaso del Estado como garantízador de los derechos de la ciudadanía.

¿Como corregir esta situación?

Lo fundamental es entender que los derechos no pueden ser “absolutos” sino acotados y dependientes de las consecuencias y motivación de los actos que hemos descrito con anterioridad.

Debe ser establecido que la garantía de mantener los derechos personales e individuales -es decir, derechos civiles, que se han dado a llamar derechos humanos, que de nuevo confunden los derechos naturales con lo que hoy son derechos asociados a actividad política militante y a derechos personales leídos como absolutos en el caso de delincuentes- deben ser garantizados por el estado o cualquier institución nacional o internacional, SOLO Y SOLO SÍ la persona que reclama tales derechos y recibe protección a los mismo por parte del Estado, NO VIOLE LA LEY CON SUS ACCIONES CONTRA LOS DERECHOS DE TERCEROS O LA PROPIEDAD DE ESTOS.

Los radicales pondrían el grito en el cielo ante tal propuesta, pero hay que preguntarse ¿existe otra forma de mantener un orden social razonable y ventajosos para todos, sin que el Estado puede actuar sin las limitaciones que observamos en estos días y que ofenden, incomodan y dañan profundamente a la gran mayoría de los ciudadanos de este país?

Las calles no son para ocuparlas arbitrariamente y sin autorización. La propiedad publica o privada, no existe para ser mancillada, destruida o dañada en cualquier forma que sea; y las regiones no existen para ser escenario de rebeliones o insurrecciones violentas y asesinas sin que el Estado intervenga con toda la fuerza de la ley.

Esta es la primera parte de la legitima defensa, es decir la defensa del Estado a favor de sus ciudadanos. La segunda parte, es la de los ciudadanos para ejercerla con el objeto de defender su persona, su familia y su propiedad.

Queda claro que la legitima defensa es interpretada de una manera totalmente desprendida de la realidad de las cosas. Falsas “proporcionalidades” entre contundencia del ataque y contundencia de la defensa parecen jugar un rol muy desventajoso para los ciudadanos honestos.

Si me atacan con un cuchillo y me defiendo con un revolver ¿he usado fuerza excesiva? Esta supuesta proporcionalidad es verdaderamente una perversidad. La interpretación no considera el estado mental y la motivación de lograr el objetivo del delincuente. ¿Importa entonces cómo y con qué uno se defienda y, más aun: ¿importa cuál sea el desenlace resultante en contusiones o heridas serias o incluso en el deceso del atacante?

No, no debería importar. Porque de acuerdo a lo propuesto, el atacante en el momento de actuar, debe perder todos sus derechos. Incluso el derecho a la vida, por lo que sea cual sea el resultado de la escaramuza, el que se defiende no tiene por que comparecer ante tribunales para justificar su acto de defensa, ni aquellos que puedan representar al atacante, herido o muerto, tampoco tienen ningún derecho de extraer compensación o resarcimiento alguno del que se defendía para frustrar el cometido del delincuente.

Este tema ha sido discutido inextenso en Italia y en España, donde la idea de la proporcionalidad de la defensa parece tener (o haber tenido) una importancia critica en la defensa de los que actúan en defensa propia. Mas aun, la evidencia sobre la delincuencia en ciudades americanas demuestra que, en aquellas ciudades y estados donde la segunda enmienda se hace valer y las personas tienen derecho a tener y portar armas, el numero de casos de asalto o robo violento es significativamente inferior a aquellas ciudades o estados donde se imponen limitaciones a la posesión y uso de armas de fuego.

En Chile, el control de armas ha sufrido modificaciones que han limitado el acceso a poseer y portar armas. Esto, sin duda deja a muchas personas en indefensión. Y mas aun, las limitaciones de su uso para legítima defensa, también hace que peligre la vida de personas honestas a favor de los derechos de delincuentes, violentistas o terroristas que no deberían tener validez de acuerdo a lo propuesto en este articulo.

“Violencia, el lenguaje de la ignorancia”

Especial de La Vereda con el Diputado Ignacio Urrutia, Gloria Naveillán bajo la conducción de Sebastián Cristi.

Hoy: Violencia: El lenguaje de la ignorancia
Un análisis a fondo de los actos de violencia que se viven hoy en diferentes regiones del país, quiénes los promueven y cuáles son sus objetivos.

Suscríbete aquí si deseas recibir la notificación de los siguientes programas.

 

Matar las AFP: Ignorancia, Desidia o Maldad

Enrique Romo

Recientes eventos en el circo de tres anillos llamado Congreso de la República, han dejado en claro que el país se debate entre dos dimensiones: una ignorancia profunda que se escuda detrás de una emoción muy fuerte, generalmente llamada envidia-odio; y, por otra parte, la desidia y perversidad de grupos humanos que parecen moverse al ritmo de la canción de los Rolling Stones: “Simpatía por el Diablo”.

El tema de las pensiones es, para decir lo menos, un asunto complejo, por lo que se presta para ser un detonante de estos extremos de la ignorancia, la desidia y la maldad; componentes centrales en la motivación y el comportamiento humano.

Sin virtud, sin verdad es difícil hincarle el diente a un tema complejo. En tales materias, la historia es la única ciencia: lo que otros han hecho y ha fracasado, no se debe repetir…. a menos que se decrete que todo es relativo y que no hay verdades absolutas. Esa es la base de la desidia y la ignorancia, un subjetivismo que se come la cola con argumentos circulares, contradicciones, e incoherencias y que… en algún momento termina por partirse la cara contra el poste que siempre estuvo ahí, pero que se argumentaba que su existencia era cuestión de opinión.

En este planeta, el valor se crea de un solo modo: a través de los intercambios entre personas y grupos. Esto es una verdad absoluta, claro está considerando la fuerza de la gravedad como dato logístico fundamental. Otra verdad absoluta es que, si los intercambios son libres, se crea no solo valor, sino que también se mejora a la sociedad entera, que pasa a ser sólida y estable. La tercera verdad absoluta es que, si se elimina la libertad, la sociedad pasa a ser tentativa e inestable. La historia lo demuestra y lo documenta con lujo de detalles…a menos que queramos “reconstruir esa historia” con museos de la memoria que son un monumento a la “senilidad social”.

Hay una cuarta verdad absoluta y es que el ser humano expresa una perversidad infinita que en el pasado se interpretaba como el trabajo del demonio, sembrando confusión, equivoco, mentiras y engaños. La realidad es obviada y reinventada de acuerdo con una imaginación febril por lo que, como en el caso de Shakespeare en las brujas de Macbeth, “lo bueno es vil y lo vil es bueno”.

Cuando por años no se ha enseñado en las escuelas públicas que el valor se crea en intercambios libres, sino que por esquemas de “robo” por parte de los poderosos, cuando se cuestiona la riqueza por ser “sucia” y no la base de la civilización, no es sorprendente que las personas se empecinen en insistir que un sistema complejo de pensiones basado en el ahorro personal es injusto, y disfuncional. No se repara en que los sistemas del pasado no funcionaban, empobrecían progresivamente. Había toda clase de inequidades: mi propio padre forzado a jubilarse a los 60 años el año 1962, de un alto cargo ejecutivo en Ferrocarriles, recibió una pensión no reajustable. Cuando mi madre comenzó a recibir montepío después de su muerte el ano 1970, ya era una pensión desvalorizada y el ano 1973 ya era un pedazo de papel que tenia mas valor que el monto indicado en el cheque. Así que háblenme de “memoria histórica”, de hechos y de injusticia. El sistema antiguo era de no olvidar.

El sistema actual tiene sus problemas, pero son todos “perfectibles, como dijera José Pinera en un ahora famoso programa de televisión. El problema central es que el aporte máximo de un 10% es insuficiente y debería estar mas cerca del 20% para lograr un 70% del promedio de ingreso en los últimos anos de trabajo. Pero eso no es todo. Las lagunas en la cotización deben evitarse ya que estas impactan muy negativamente en la pensión final.

El otro problema es que la idea de un “ahorro forzado” es poco atractivo en un país históricamente pobre y así la idea de que un aporte voluntario a través de APV compensaría el porcentaje bajo de cotización o incluso las lagunas, es aún más aborrecido porque la gente quiere gastar para hoy y no pensar en el futuro. Este problema, por lo demás, no es único en Chile y afecta a todos los países, incluyendo los más afluentes.

Quizás el problema que convierte al sistema en una estructura vulnerable, es el hecho que solo se sustenta sobre un pilar y que a pesar de tener un pilar “solidario”, este no se topa a menudo con el pilar contributivo ya que sirven a dos públicos distintos: los que contribuyen y los “más vulnerables”. Una forma seria de mejorar todo esto podría ser contemplar pilares mas firmes y mas diversificados para crear un cuadro interrelacionado, pero más sólido.

Los fondos de AFP han rentado más allá de toda expectativa y se ubican en sitiales privilegiados en el mundo, pero el problema de bajas cotizaciones y lagunas, “aportillan” al sistema que no responde a las necesidades de la mayoría.

En comparación, Canadá tiene un sistema que, compartiendo algunos rasgos con el sistema chileno, aparece como un modelo digno de seguir para mejorar el sistema chileno.

Este sistema ha estado ahí por bastante tiempo por lo que no se entiende que no haya habido un interés en estudiarlo y emular los aspectos mas relevantes para los trabajadores chilenos.

Sistema Canadiense Resumido

El sistema canadiense tiene hasta 6 pilares que se complementan y aumentan las opciones y el bienestar de los pensionados.

En primer lugar, legislación que data de la primera guerra mundial, instituyó un sistema de pensiones “universales” para todos los ciudadanos (Old Age Security- OAS). Con 40 años de residencia en el país, ciudadanos y residentes permanentes pueden recibir el máximo de esta pensión que al día de hoy significa unos $300.000 pesos chilenos al mes. Esta pensión, que la reciben todos los que cumpliendo los requisitos la solicitan, en el caso de personas de mayores ingresos, estos la “devuelven” en su declaración de impuestos de fin de año. Debo aclarar que este beneficio que se paga de ingresos tributarios generales, es “para todos los ciudadanos” y no solo para aquellos que lo necesitan, como es el caso de las pensiones asistenciales, que son mas parte de bienestar social y no de previsión social.

En la década del 70, se instauró un programa contributivo, muy similar al sistema AFP, denominado Canadá Pensión Plan (CPP). La característica de este es que contribuyen el empleado y el empleador en una cuenta personal. Al comienzo este programa era administrado por el gobierno federal. Pero en los años 80, se decidió que se debería licitar esta administración a expertos financieros privados que invirtieran los fondos con mejores resultados. Las comisiones que estos expertos financieros cobran al gobierno federal son superiores a las comisiones que las AFP le cobran a los cotizantes chilenos. Dentro de este esquema se contemplan las pensiones de sobrevivencia y pensiones de invalidez.

La suma de estos dos programas puede ser un mínimo suficiente para permitir que muchos pensionados sobrevivan de forma digna. Sin embargo, si así no fuera por lagunas en los aportes al CPP u otros motivos, se puede acudir a un programa de suplemento, Guaranteed Income Supplement. Este último aporta la diferencia hasta un mínimo considerado suficiente para gastos básicos. En esto, GIS no es equivalente a las pensiones solidarias ya que cubren a un grupo más amplio, sobre todo, miembros de la clase media. Junto con OAS, GIS se “suma” al ingreso derivado de CPP (AFP) y esto favorece a la clase media, mientras que en Chile esto no sucede de la misma forma.

Canadá también cuenta con APV, llamado Registered Retirement Savings Plan. Funciona básicamente como el APV, un programa de ahorro adicional voluntario con márgenes de aporte máximo al año y con beneficios de postergar pago de impuestos sobre los montos enterados anualmente. La diferencia con APV es que mucha más gente lo usa, no solo porque los canadienses ganan mas que los chilenos, sino que porque el incentivo de ahorro es la postergación del pago de impuestos. En Canadá, 80% de los trabajadores pagan impuesto a la renta (2ª categoría en Chile), mientras que en Chile solo 20% lo hacen. Los retiros de estos fondos están sujetos a impuestos según el tramo correspondiente al beneficiario para cada año en particular, pero en el retiro de fondos se retiene una escala progresiva de impuestos partiendo del 10% hacia arriba.

Otro componente, mas reciente, pero muy interesante, es la cuenta de ahorro libre de impuestos (Tax Free Savings Account – TFSA). Esto no tiene beneficio de postergación de pago de impuestos, pero todo el crecimiento que ocurra dentro de esa cuenta no paga impuestos. La máxima contribución anual es de Can$6,000 (dólares canadienses), unos $2.500.000 pesos chilenos. Se puede contribuir cualquier monto, pero no se puede exceder el máximo establecido. En tiempo de exuberancia bursátil, esta cuenta puede ser una herramienta muy potente para asegurar crecimiento de patrimonio para los pensionados.

Por último, están los planes de pensión privados que establecen algunas corporaciones y los diferentes niveles de gobierno (municipal, provincial y federal), además de profesiones y oficios (doctores, camioneros, profesores, trabajadores de la construcción, etc.). Estos ingresos se suman a todo lo anterior y reflejan la importancia que se le da a la previsión que va de la mano con una industria financiera de gran envergadura y prestigio. Como anécdota, unos de estos planes el Ontario Teachers Pensión Fund, es dueño de la mitad de Saesa, demostrando que en materia de pensiones la inversión y la incidencia positiva en el crecimiento económico van de la mano, por lo que es inconcebible que políticos no entiendan esto y ataquen las bases de riqueza necesaria para el financiamiento de las pensiones que favorecen a la población.

En Canadá, queda claro que la arquitectura del sistema depende mas de las inversiones en el sector privado, que, de los ingresos del gobierno federal. Esto permite que se pueda tener un servicio público de salud que representa un gran alivio para la población en términos de no tener que realizar desembolsos ante vicisitudes de la salud humana.

Oponentes al sistema actual en Chile

La izquierda en Chile parece haber radicalizado su postura respecto a un sistema de capitalización individual, en parte debido a una ideologización absurda de la realidad y de una especia de puritanismo respecto al dinero, la empresa privada y los vicios que se adscriben al sistema demonizado como “capitalista”.

Es como si muchos “intelectualmente imberbes” en el Congreso creyeran como auto de fe, que no es correcto favorecerse de un sistema de libre emprendimiento y mercados libres.

La izquierda juzga la libertad que hace posible adquirir más abundancia y reducir la pobreza como “éticamente” contaminada y punto seguido, apunta a limitar esa libertad a través de un mayor control estatal, donde lo arbitrario y lo ideológico, reinan por sobre lo racional, lo razonable, lo verdadero.

Niegan las virtudes de la fórmula y por eso apuntan a derribar el sistema de pensiones tan central para el desarrollo económico del país. Lo cierto es que buscan poder y el sistema de libre empresa no necesita de sus burdos puntos de vista y menos de sus consejos sobre políticas internas. Por eso buscan a través del poder del Estado, mientras mas grande mejor, limitar, intimidar y entorpecer la gestión de la economía libre. Esa es desidia pura y maldad, sin duda.

No quieren entender la realidad por lo que es, e inventan narrativas febriles y distorsionadas. Tiene una audiencia de ignorantes, que no ha tenido educación y a los que se les ha llenado la cabeza de fórmulas excluyentes respecto a la creación de valor, los que aplauden y celebran al ver las conquistas políticas que prometen una falsa liberación, pero que terminan en llanto y desesperanza una vez que los objetivos anti-libertad consiguen sus propósitos concretizados en un estado socialista como es el caso de Venezuela, donde en las promesas todo sería posible, pero nada se logra.

La dependencia en los hechos es algo que la izquierda en general evita, como el gato al agua. La izquierda prefiere mantener el aspaviento como manera de argumentar, rasgar vestiduras y apoderarse de una plataforma alta desde donde gritar a los cuatro vientos su superioridad moral, que no es más que un grotesco monigote disfrazado de ángel con un relleno de mentiras y distorsiones. Por eso les gusta presentar casos de personas “que han trabajado toda la vida” pero no reciben pensión. Se les olvida decir que han trabajado, pero no han cotizado…como en cualquier sistema de pensiones, sea donde sea.

Se les olvida también mencionar las numerosas lagunas de cotizaciones que presentan muchos pensionados que enfrentan una vida de pobreza y frustraciones con pensiones paupérrimas. La solución propuesta es darle “pensiones dignas” a todos, sin tener en cuenta si han contribuido o no al sistema, confundiendo convenientemente lo que es un sistema de bienestar social con un sistema de previsión social, que son diferentes y deben mantenerse separados conceptual y administrativamente.

El voluntarismo inmaduro que subyace estas posiciones políticas desatinadas es parte de una visión ideológica, donde el trabajo y el esfuerzo no cuentan para nada en los cálculos previsionales, lo cual no es solo equivocado, sino también enormemente dañino a los incentivos necesarios para mantener una sociedad que necesariamente debe apoyarse en la producción de riqueza, en bienes y servicios, para ser sociedad funcional y próspera.

Asimismo, se les olvida que no hay civilización sin riqueza o abundancia y que por lo tanto los incentivos al trabajo y la creatividad productiva son fundamentales y no se deben alterar so pena de producir decadencia y ruina, algo en que la historia es inequívoca. También se les olvida que si no alimentamos al caballo que tira el carro o al buey que tira el arado, terminaremos en un estado paupérrimo como se observa en todos los paraísos socialistas igualitarios cuya sola exportación parece ser la estrategia insurreccional para tomar el poder y arruinar a las sociedades que demuestran una cierta capacidad de desarrollarse y darle mayor bienestar a su población.

Racionalidad y Estrategias

Por estas razones la racionalidad del sistema de pensiones basado en el ahorro individual es fuerte. Este mismo sistema se aplica con variaciones locales en Estados Unidos y en Canadá, amén de existir sistemas gubernamentales como el Social Security en USA (quebrado desde hace tiempo), y el más eficiente Old Age Security en Canadá.

Queda claro que, a mayor nivel de desarrollo en los países hay más componentes que pasan a constituir el sistema de pensiones que como en las varillas de una rueda de bicicleta, hacen al sistema mas fuerte y resiliente. Chile no puede estar basado en un solo componente como hasta ahora y cualquier reforma debería considerar la experiencia de Canadá.

Apostar por el ahorro y la inversión de estos en la economía local y mundial es sin duda la fórmula más racional para asegurar un seguro mejor. Por esta razón se debe defender el sistema actual y apresurar una reforma rápida del mismo.

En Chile el rol del Gobierno no está bien definido y puede necesitar una ampliación de responsabilidades para estabilizar y legitimar un sistema que debe verse como un solo sistema con varios componentes. La adopción de un programa como GIS en Canadá sería un avance y prestaría apoyo a la muy vilipendiada clase media. Asimismo, un concepto de universalidad como en OAS, puede dar dividendos de largo plazo a través de un aporte estatal al momento del nacimiento de todos los recién nacidos, independiente de su estatus socio económico. Esto aseguraría un porvenir que puede ayudar a capear las caídas que muchas familias de clase media acomodada han sufrido y de las cuales no se han podido recuperar. Un fondo de largo plazo sería una inversión inteligente y una valorización de cada ciudadano chileno.

Esta hibridación del sistema no tiene nada de extraordinario. Es la aplicación pragmática del buen sentido para estabilizar las cosas y evitar angustias y sufrimientos innecesarios. Pero esto no significa que la participación del Estado tenga que tomar la parte del león como pretende la izquierda, eliminando la exposición a las oportunidades de los mercados financieros y de valores que ofrecen crecimientos que el Estado por sí mismo no puede dar ni garantizar a menos que sea a través del engaño de la prensa de billetes. Esa exposición al mercado libre es una manifestación del consenso de una sociedad ante la importancia de la libertad que al recibir los beneficios puede también demostrar largesse a través de muchas iniciativas filantrópicas donde se aplica el sentido tan importante como el de la libertad al principio de fraternidad en la comunidad con buenas obras.

Hay que velar por el bienestar de la economía y de la comunidad, que es la que permite que estos ajustes puedan mejorar la situación de todos. Siguiendo principios utilitarios como el que dicta: el mayor beneficio para el mayor número, solo posible, en mi opinión si se cuida “la gallina de los huevos de oro”.

Como toda ave, la gallina de los huevos de oro, hay que verla del punto de vista de su capacidad productiva de bienes de alto valor y no por el sabor de su carne. La izquierda sin embargo insiste en arruinarle la vida y el hábitat a esta magnífica criatura sin querer tomar en consideración la delicadeza y conocimientos con que se le debe tratar. Es la “indigestión” de inmadurez del pensamiento de izquierda la que impide que pueda ver la realidad por lo que es y no por lo que imagina como un” sistema injusto”. Los hechos están a la vista, e incluso los (ex) comunistas chinos entienden perfectamente las virtudes del sistema productivo de libre empresa (aunque no tan libre en el caso chino quizás), que les ha permitido sacar a casi 500 millones de la pobreza extrema y elevarlos a un nivel de clase media acomodada. Es que los chinos, a pesar de la torpeza de Mao y su revolución cultural y experimentos chiflados que costaron la vida a 70 millones de almas, supieron en su interior guardar los valores de su cultura confuciana, con el respeto a sus tradiciones, a los mayores, a los ancestros, a la familia, al trabajo, al esfuerzo y a la palabra de honor empeñada; todas cosas de las que reniega la izquierda que ve el sistema de libre empresa como un simple blanco para alterar y destruir. La ausencia de pragmatismo y el poco apego a los hechos hacen que la posición de la izquierda sea una de total negatividad y animo destructivo, quizás con el afán de justificar la corrupción que se está produciendo en nuestras sociedades por lo que culpan exclusivamente al “sistema” (capitalista).

El que insiste en mantener que la realidad es una cuestión de puntos de vista, es alguien interesado en defraudar, en engañar. En síntesis, en mentir. Y eso es lo que la izquierda esta haciendo con respecto al sistema de pensiones en Chile. No es difícil ver que esto es una cuestión de mala voluntad y de ánimo destructivo para obtener apoyo fácil de gente mal informada y quizás, desesperada por una variedad de razones. Lenin incitaba a sus “cuadros” a trabajar para “agudizar” las contradicciones del sistema capitalista.

Eso es lo que la izquierda esta dispuesta a hacer por Chile, es decir, destruirlo. No aceptar que el sistema de libre empresa es el único que genera verdadera riqueza. la que puede llegar a todos los hogares si se insertan seriamente en un sistema de agregación de valor, sistema en el cual el ahorro personal y la inversión sabia pueden producir resultados asombrosos para una gran mayoría. Solo se necesita apuntalar la estructura actual que, a pesar de su idoneidad en muchos aspectos, necesita una puesta al día. El Estado puede ser fundamental en esta tarea, pero se requieren interlocutores serios e informados. Son dos aspectos que están ausentes por ignorancia, desidia y maldad.

VIDEO | 10% Retiro, 90% al Tacho (Programa)

Programa: Los Sin Vergüenza.

Hoy: 10% RETIRO, 90% AL TACHO

Elsa Bueno, Jorge García, Marcelo Salazar y Sebastián Cristi desnudarán la trampa tras la moción para permitir el retiro del 10% de los fondos de las AFP. No te pierdas este programa para que entiendas bien qué es lo que realmente pasará y puedas tomar la mejor decisión, si se aprueba la iniciativa en el Senado.

Suscríbete aquí para recibir la notificación de nuestros futuros programas.

VIDEO | ARDE TROYA – Chile Intervenido

No te pierdas la nueva edición de Arde Troya. Hoy, “Chile Intervenido“.

Junto al abogado magallánico Juan Arcos y a Aldo Duque, se mostrarán antecedentes hasta ahora desconocidos con la intervención de extranjeros en los movimientos violentistas que operan en Chile desde Octubre pasado.

Conduce: Sebastián Cristi

Suscríbete aquí para recibir primero las notificaciones de nuestros programas.

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol