Mar. Jul 5th, 2022
  • Con el fin de cambiar la forma de pensar y efectuar estrategias para que el país reduzca cada vez más la generación de residuos y modifique su manera de producir productos, envases, recipientes y embalajes.

 

Hay fechas y conmemoraciones relevantes que vale la pena destacar en nuestra sociedad. Una de ella es generada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), quien declaró el 17 de mayo como el Día Internacional del Reciclaje, con el objetivo de concientizar sobre la importancia de reducir, reutilizar y reciclar y así disminuir el impacto al medioambiente, las consecuencias del efecto invernadero y el cambio climático que nos aqueja cada día más como humanidad en todos los rincones de Chile y el mundo.

 

Cuando hablamos de reciclaje es clave conocer algunas cifras a nivel nacional para saber cómo lo estamos haciendo como país. En esta línea, cabe destacar el Sexto Reporte del Estado del Medio Ambiente (REMA) 2021, que reveló que se generaron cerca de 20 millones de toneladas de residuos en Chile en el año 2020. El 96,9% equivale a los que no son peligrosos y el 3,1% a los que sí lo son.

 

De acuerdo con los expertos, este día de la ONU es un llamado a participar en la economía circular, lo que se conocía como la regla de las 3 R (Reducir, Reutilizar y Reciclar), y en los últimos años se añadieron dos términos nuevos: recuperar y reparar. Por eso es clave que tanto personas, organizaciones, empresas, academia como el Estado tomen conciencia y reflexionen sobre esta conmemoración para que prioricen esta problemática y vean de manera concreta cómo pueden aportar desde distintos frentes y puntos de vista.

 

“A propósito del Día Internacional del Reciclaje, hoy tenemos una tremenda oportunidad para repensar lo que estamos haciendo, desde la mirada de que el reciclaje sea lo más eficiente posible y eso tiene que ver con que llegue a reciclarse sólo aquello que no podemos evitar que se genere como un residuo; es decir, repensamos la manera de evaluar la forma de elaborar nuestros productos, nuestros envases y embalajes, buscando reducir la generación de basura, y también darle una segunda vida útil. Se necesita reparar y repensar lo que puede ser un desecho hoy y buscarle otro rol en nuestro diario vivir en lo que antes era “chatarra” en la casa, pero ahora no lo son”, explica Carmen Gloria Ide, directora ejecutiva de Círculo REP.

 

La experta insta a las empresas y organizaciones a que tomen cartas en este asunto, que no solo puede ser impulsado por el sector público y el Estado. “En este día tan relevante hay una invitación a las industrias a entender que el reciclaje es el último paso para la valorización de ciertos materiales, el último escalón, antes de habernos acercado a la economía circular, buscando que no existan más residuos, sino que todo tenga una vuelta, que todo pueda ser reutilizado”, concluyó.