“Violencia, el lenguaje de la ignorancia”

“Violencia, el lenguaje de la ignorancia”

Especial de La Vereda con el Diputado Ignacio Urrutia, Gloria Naveillán bajo la conducción de Sebastián Cristi.

Hoy: Violencia: El lenguaje de la ignorancia
Un análisis a fondo de los actos de violencia que se viven hoy en diferentes regiones del país, quiénes los promueven y cuáles son sus objetivos.

Suscríbete aquí si deseas recibir la notificación de los siguientes programas.

 

Ex presidente español Rodríguez Zapatero y Grupo de Puebla estarían tras la violencia en América

De acuerdo a los antecedentes recabados, y tras un audio filtrado desde una reunión del Grupo de Puebla que reúne a la izquierda internacional, el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero se encontraría tras la planificación de los ataques y organización de acciones violentas en Latinoamérica y Estados Unidos durante los últimos meses.

La ola de desestabilización de regímenes democráticos en la región  comenzó con Chile el 18 de Octubre y luego se propagó a otros países como Colombia para terminar, en medio de la crisis por el Covid-19, afectando con acciones muy similares a la democracia en Estados Unidos donde, además se replican símbolos utilizados en Chile como el “perro matapacos”, banderas mapuches, alusiones al estallido de violencia en Chile, ataque a policías, destrucción de monumentos, incendio de iglesias, saqueos, robos de supermercados y tiendas, etc.

En las reuniones efectuadas por el Grupo de Puebla se congregan diversas personalidades de la izquierda internacional, y en ella participan además diversos políticos chilenos como José Miguel Insulza, Marco Enriquez Ominami, Esteban Silva Cuadra y diversos referentes del Frente Amplio, algunos de ellos que viajaron recientemente a Estados Unidos para reunirse con dirigentes izquierdistas en ese país. Además, en la última convocatoria de esta organización el actual presidente de Argentina también tuvo una participación polémica al insinuar que era hora que la izquierda Chilena recuperara el poder, criticando al gobierno de Sebastián Piñera.

En su participación del 15 de Mayo recién pasado, Rodríguez Zapatero insistía en la necesidad de “colocar a Estados Unidos en una situación imposible”, destacando que es necesario monitorear cuál sería en efecto político y social en el país del Norte tras las acciones de la izquierda, con el objetivo de dar la vuelta al concepto de “American First” esbozado como emblema por el presidente Donald Trump.

La grabación que involucra al Grupo de Puebla completo se inserta dentro de una noticia publicada por Paul Sfeir para Radio Televisión Martí, en Miami:

AUDIO Completo:

José Luis Rodriguez Zapatero tras violencia en América

En el audio se recogen impresiones de políticos españoles acerca de la gravedad de estos hechos.

Video con las declaraciones del ex mandatario español:

Trump enviará a militares para acabar con los disturbios y violencia

Nuevamente los medios de comunicación latinoamericanos han tergiversado la realidad con lo que está sucediendo en Estados Unidos a raíz de la muerte de un afroamericano en manos de la policía, hecho que la izquierda ha utilizado, una vez más, hábilmente para imponer la idea de que el racismo es parte de las políticas de Estado de la Casa Blanca y de este modo instalar un pretexto en el colectivo para provocar disturbios y atacar violentamente a las fuerzas de orden.

Las imágenes y videos que llegan desde el país del norte muestran una increíble similitud con lo sucedido en Chile a partir del 18 de Octubre de 2019. En diversos estados han ocurrido hechos de vandalismo descontrolado, saqueo de supermercados, tiendas de electrodomésticos, de artículos de lujo, etc., además de incendios y destrucción junto al asalto y daños a monumentos nacionales e iglesias.

Sin embargo la izquierda esta vez se equivoca. Lo que están intentando hacer no se enmarca dentro del espíritu republicano y democrático que siempre ha sido característica de los ciudadanos norteamericanos y, además hoy están gobernados por un presidente que no trepidará en aplicar la justicia con toda su fuerza a los violentistas, agresores y delincuentes que han salido a las calles ante el llamado de la izquierda internacional y algunos sectores demócratas radicales de ese país.

Ante los hechos, el presidente de Estados Unidos anunció durante la tarde de este lunes que desplegará a miles de soldados y policías con amplias facultades para detener los disturbios en Washington DC, añadiendo que “estoy movilizando todos los recursos federales disponibles, civiles y militares, para parar los disturbios y saqueos, para parar la destrucción e incendios provocados. Y para proteger los derechos de los estadounidenses que respetan la ley”.

Al mismo tiempo anunció que a partir de las 19:00 locales se impone Toque de Queda advirtiendo que “quien viole la ley será detenido y se enfrentará a cargos criminales. Los alcaldes y gobernadores deben establecer una presencia policial abrumadora hasta que la violencia haya sido sofocada. Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré al Ejército de Estados Unidos y resolveré rápidamente el problema por ellos”.

En varios de sus tweets del lunes, Trump mostró a participantes y organizadores de las protestas y manifestaciones incluyendo a una persona sorprendida en video mientras le pagaba a violentistas y les entregaba instrucciones detalladas de cómo proceder y cuáles serían sus siguientes objetivos. “Ya hemos puesto los ojos sobre ti”, advirtió en uno de sus mensajes.

VIDEOS | La izquierda ataca en Estados Unidos

La muerte de George Floyd, responsabilidad de un procedimiento policial donde existió uso excesivo de la fuerza, se ha transformado en el detonante para una masa de latinoamericanos y afroamericanos que, incentivados por los gritos de revolución de la izquierda mundial, han intentado replicar la violencia que se impuso en Chile a partir del 18 de Octubre de 2019.

En la práctica, George Floyd es el “Catrillanca” norteamericano. El policía causante de su muerte se encuentra arrestado desde el viernes, sin embargo los gritos en las calles de varios estados norteamericanos, acompañados por sendas protestas con carteles, barricadas, saqueos e incendios, rezan “Justicia para Floyd”. Justicia que ya se está aplicando desde el mismo momento en el que ocurrieron los hechos. Entonces ¿Qué pasó realmente?

Ocurrió lo mismo que pasó en Chile. Ocurrió un detonante, una torpeza o un propósito por parte de un policía, y es la justicia quien determinar qué sucedió y aplicar las penas que correspondan. Así es como debe suceder en cualquier país civilizado, donde sus leyes se respeten y hagan respetar. Pero a partir de ese momento la izquierda vio una oportunidad única para introducir su ya ultra conocida estrategia del engaño, haciendo creer a miles de ciudadanos -principalmente afroamericanos y latinos inmigrantes- que “el Estado es un opresor y asesino”. Tal como lo hicieron en Venezuela años atrás, y hace unos meses en Chile.

Esa izquierda encontró eco inmediato en súbditos que se encuentran en el poder en los estados gobernados por activistas “demócratas”, quienes son el símil a nuestra izquierda. Encendidas declaraciones de estos personajes, respaldados por una prensa ávida de noticias en torno al caos, incentivaron a delincuentes y anarquistas a salir a las calles a saquear, incendiar, atacar a la policía con bombas molotov y gritar, cínicamente, “Justicia para Floyd”.

No se explica cómo el robo de televisores, carteras Louis Vuitton y electrodomésticos al por mayor, el incendio de las tiendas, supermercados, la destrucción de infraestructura pública y privada, el ataque a policías y destrucción y daño a monumentos históricos, podrían entregar “justicia para Floyd”.

Sin embargo los delincuentes y violentistas olvidan que se encuentran en Estados Unidos, un país que su presidente prometió que “jamás será socialista”. En los próximos días veremos de qué está hecho Donald Trump y cómo detendrá esta intentona que ha hecho la izquierda para sublevar a las masas, con el afán de imponer su fracasada ideología en un país que recibió a esa misma masa de violentistas con los brazos abiertos.

La siguiente es la galería de videos que registran los actos de todos aquellos que gritan “Justicia para Floyd”.

“Querellas contra quienes resulten responsables” o, normalización de la violencia

Carta de Gabriel Ormeño M.

Importantes y reconocidos expertos en Economía, Desarrollo Social, Educación, por mencionar algunos, son coincidentes en expresar enorme preocupación por el tema Orden Público, una vez terminadas las medidas excepción vigentes con motivo de la Pandemia que afecta al país y al mundo.

Para algunos de ellos, si la autoridad no tiene capacidad para restablecer el Orden Público, es muy difícil visualizar normalidad en retomar el crecimiento y desarrollo del país.

Con el apoyo, a lo mejor no apreciado en un inicio por diversos sectores políticos, se han ido creando las condiciones para que los subversores del orden, los violentistas, actúen impunemente.

Quienes organizan y dirigen esas ilícitas actividades tienen el convencimiento que son dueños de los espacios públicos, y que nuestra indefensa democracia está atada de manos. Lo ocurrido en El Bosque es una demostración de ello.

Lo anterior, queda en claro con la multiplicidad de acciones de propaganda a través de las RRSS. Más aun después del ataque con explosivos y munición de guerra en Tirúa, donde el personal salvó la vida gracias al blindaje del carro. Allí fueron vulnerados los derechos humanos de pacíficos pobladores, mas aún del personal de Carabineros que actuó, pese a las descalificaciones e impedimentos para el uso legítimo de las armas, a que tienen derecho.

En cualquier país, donde rijan normas civilizadas de convivencia se respeta el Estado de Derecho. El Fiscal habría montado un operativo de captura masivo, aislando sectores, allanando, deteniendo etc. como lo hizo EE.UU. después del atentado en la maratón de Chicago. Acá se interpuso una ridícula querella,  que caerá en manos de Jueces y Fiscales que, en su casi totalidad, actúan impulsados por ideologías que promueven tales actos. Todo esto, al país ya le parece normal. Estamos enfermos como sociedad. Nos convencieron que a la violencia anarquista y marxista de un grupo de descerebrados,  no es lícito oponer suficiente fuerza legítima para defender nuestra institucionalidad y forma de vida.

Para superar la anómala situación que enfrenta el país, Carabineros precisa imperiosamente que se exprese con claridad y energía dentro del marco legal el respaldo jurídico político, así como los medios suficientes para enfrentar la violencia sediciosa ya anunciada y, que se viene ya no en etapa de alteración del orden público, sino que en fase de alzamiento armado, para lo cual necesita imperiosamente el respaldo del Gobierno.

Por todo ello es importante decir que la grave situación que enfrenta el país, supera con largueza la responsabilidad de Carabineros de garantizar el orden y la seguridad pública interior, ya que, por una parte se ha aplaudido las acciones vandálicas y por otra además de quitarle a Carabineros todos los resguardos legales, tales como eliminar del catálogo de delitos el maltrato de obra a Carabineros de Servicio, o las Ofensas, se ha observado una concomitancia entre los subversores del orden y los medios de comunicación.

Se han imputado hechos que luego se demostraron falsos contra personal de la Institución y, a pesar de haber quedado tal falsedad en evidencia en los Tribunales, no hay retracto alguno de aquellos que con tanta facilidad mintieron y vejaron al funcionario policial, y a la Institución toda.

El esfuerzo de conocidos sectores anárquicos y violentistas, con el apoyo de muchos medios de prensa, apunta a desmoralizar a los integrantes de la Institución, siendo víctimas de ello muchas veces sus familias, como también los hijos en los colegios. Si no hay una acción pronta, definida y enérgica, con certeza en el día de mañana todos seremos responsables de haber destruido una Policía con la calidad profesional que hasta hoy ostenta Carabineros de Chile.

Aquí hay responsabilidad del Presidente, sus Ministros y quienes Gobiernan este país.

Gabriel Ormeño Melet

Asociación Gremial de Victoria-Malleco pide renuncia a Gonzalo Blumel

Debido a la creciente violencia ejercida por parte de grupos guerrilleros que practican el terrorismo en la macrozona sur del país, la noche del Jueves la Asociación Gremial de Productores Agrícolas de Victoria-Malleco decidió hacer llegar una solicitud de renuncia al Ministro del Interior, Gonzalo Blumel.

De acuerdo a lo que expresan en el comunicado, las autoridades, fiscalías y juzgados han tenido una paupérrima respuesta ante los atentados perpetrados a lo largo del tiempo en la zona, donde la quema de camiones, buses de pasajeros, fundos y maquinaria agrícola es constante y últimamente se ha visto agravada la situación por cercos de terroristas disparando contra quienes necesiten acceder a zonas que éstos se han tomado como propias y fuera del Estado de Derecho.

En los atentados registrados ayer, incluso cortaron la ruta 5 Sur, dejando al país dividido en dos por varias horas.

A continuación la declaración pública completa:

DECLARACIÓN PÚBLICA

Ante los gravísimos hechos de violencia registrados ayer en Ercilla y Collipulli, La Asociación Gremial de Productores Agrícolas de Victoria-Malleco manifiesta:

  1. Desde hace 20 años la actividad agrícola se ha visto afectada por hechos de violencia como usurpaciones de campos, incendios provocados a siembras en pie, amenazas, baleos y un clima creciente de amedrentamiento por parte de grupos violentistas terroristas que operan en la macrozona sur del país.
  2. Desde enero de este año la violencia ha ido en aumento, tanto en cantidad como en gravedad. Sumado a ello, la gran mayoría de los agricultores de nuestra zona fueron extorsionados para permitirles cosechar, bajo amenaza de quema de sus siembras o de dispararles a ellos y sus trabajadores.
  3. La denuncia de hechos de violencia ha tenido una paupérrima respuesta de parte de autoridades, Fiscalías y Juzgados. La investigación rara vez tiene resultados y menos aún castigo legal; las leyes tienen falencias que permiten la impunidad de los culpables; y el Poder Ejecutivo se ha dedicado sistemáticamente a quitarle poder a Carabineros y a prometer y no cumplir ante nuestra petición de un Estado de Derecho que no existe en esta zona del país.
  4. El Ministro de Interior y Seguridad Pública se ha escudado en declaraciones tibias y en pedirnos paciencia y confianza en su “estrategia”, la cual ha demostrado ser un verdadero imán para atentados cada vez más seguidos y violentos. También ha usado como excusa la necesidad de mejor legislación, así como de reformas a Carabineros de Chile, las que nos parecen orientadas solamente a quitarle aún más atribuciones de las pocas que pueden ejercer. Sus palabras demuestran claramente la misma intención que hemos visto antes: navegar el problema sin asumir riesgos para esperar que un próximo Gobierno se haga cargo.
  5. Ante la inútil estrategia que ha liderado el Ministro del Interior y Seguridad Pública para enfrentar con fuerza el flagelo del terrorismo que asola el sur de Chile asumiendo los costos políticos que sean necesarios para lograrlo, como Gremio de Agricultores consideramos que el Sr. Blumel claramente no ha estado a la altura del cargo que ostenta y por lo mismo consideramos fundamental que dé un paso al costado, pues como ciudadanos merecemos a alguien con las capacidades y fuerza necesarias para cumplir lo prometido por el Presidente Piñera en cuanto a enfrentar y terminar con el terrorismo en La Araucanía y Arauco.

ASOCIACIÓN GREMIAL DE PRODUCTORES AGRÍCOLAS DE VICTORIA-MALLECO

14 DE MAYO, 2020

La izquierda chilena: un estorbo en el camino

Columna de Izkio Redhat

Cómo no recordar con natural romanticismo esas palabras, esos gestos y cariños mutuos que se proporcionaban Gobierno y la izquierda a partir de aquel memorable 18 de Octubre cuando esa misma izquierda, aleonaba a sus fans para que salieran a las calles, tomarse los espacios públicos cada día, cada tarde, cada noche, y  algunos más aventurados, saquear lo que encontraran a su paso y de yapa, incendiar estaciones de metro, supermercados, fabricas, lo que fuera porque “Chile despertó”.

El Gobierno, paralizado. La izquierda, gozando del esperado espectáculo, todo saliendo de maravilla y de manual, porque contaban con delincuentes habituales, prontuariados, dispuestos a lo que fuera a cambio de cerveza, unas jaladitas, y cuantiosos botines atraco tras atraco, con la garantía de una férrea defensa por parte de la sucursal INDH en caso de ser atrapados por las represoras fuerzas de orden dirigidas por “la dictadura de Sebastián Piñera”.

Todo, todo iba bien. Marzo sería un mes simbólico y al mismo tiempo definitivo. A partir del 8 de Marzo, el día de la mujer, estos atentos feligreses de las cúpulas del partido comunista y frente amplio habían sido llamados a incrementar la violencia, a “quemar el país”. Y de pronto, ocurrió lo inesperado. No, no se trata de que el presidente de Chile hubiera decidido aplicar las leyes y hacer valer el Estado de Derecho, o exigiera a esos líderes cumplir con el “acuerdo por la paz firmado (versión 1 y versión 2) y aislaran a sus fanáticos para proteger a la población civilizada, o el mismo mandatario hubiera revelado los nombres de cada uno de los líderes opositores que se encontraban ocultos tras la organización de la insurrección.

No, lo que ocurrió es que finalmente apareció el “enemigo” inesperado, un coronavirus letal para la población, arrasando vidas a su paso como una ola negra proveniente del norte, que no perdona a nadie.

“Todo se derrumbó”, les cantaría en la cara el cantante mexicano Emmanuel, si fuese chileno, claro.

A partir de entonces el escenario cambió por completo y, la izquierda tuvo que “guardarse”. No lo hicieron de buena gana, por cierto que no. Pero finalmente tuvieron que aceptar lo inevitable: la pandemia que azotaba el mundo entero con miles de inesperadas muertes, había llegado a Chile tras cinco meses de destrucción del país y sus instituciones.

No es un bocado fácil de digerir luego de tanto esfuerzo, la izquierda invirtió mucho tiempo y dinero para  adoctrinar a millones de jóvenes y organizar esta revolución que les permitiría tomar por la fuerza el poder que no obtuvieron en las urnas.

Yo lo veo como una catapulta muy costosa que lanzó un certero tiro contra el blanco pero, alguien movió el blanco justo antes de que el misil llegara a destino. Aun me pregunto cómo lo verán aquellos que invirtieron tanto dinero y tiempo  y ver truncados sus planes a último momento, cuando ya se habían gastado gran parte del presupuesto.

El oasis de calma llegó y permitió a los más ingenuos, esa secta de adoctrinados seguidores del buenismo que “entendía y apoyaba a los pacíficos manifestantes”, comenzar a enterarse que jamás hubo 280 personas que perdieron globos oculares, fueron 4 y estaban participando en violentos ataques a Carabineros.  Que el fotógrafo Gatica, quien perdió la vista en ambos ojos, no era fotógrafo finalmente y, estaba participando en ataques a Carabineros cuando, luego se descubre que queda ciego por la participación de sus propios compañeres. Que el estudiante de medicina no fue violado por Carabineros y, que se trata de un mitómano compulsivo, además de ladrón de supermercados. Y así un largo etcétera.

Ahora estamos bajo los efectos de una crisis sanitaria sin precedentes en nuestro país y, mientras el Gobierno y la mayoría de las personas se esfuerzan por lograr que exista la menor cantidad de fallecidos posibles, y que no aumenten los contagios de forma explosiva para poder tratar a los enfermos, tenemos a una izquierda frustrada, casi perdida y desfinanciada para iniciar su “estallido 2.0”, atacando cada palabra y cada medida proveniente del Gobierno o el ministro de Salud.

Tenemos un Congreso con exceso de parlamentarios, la mayoría de esa misma izquierda. Podríamos esperar que el Congreso, ese lugar habitado por seres divinos, dioses del Olimpo chileno, que fueron elegidos por “el pueblo” para velar por nuestro bienestar, estuvieran trabajando a toda máquina, día y noche… por nuestro bienestar. En lugar de ellos dedican su trabajo legislativo a entorpecer al Gobierno para que no tenga éxito en su batalla contra el virus y las graves consecuencias económicas para nuestra sociedad.

Y es que el Gobierno continúa siendo “el enemigo”. La muerte de la población les sirve para demostrar que “el Gobierno lo hace mal”. Esas muertes, mientras más sean, son sólo “daño colateral” para conseguir sus propósitos. Porque realmente jamás les ha importado la vida o el bienestar de las personas.

Vemos a la oposición de la mayoría de los países alineadas con los Gobiernos, trabajando juntos y con un discurso de unidad. El caso de Portugal es probablemente el más emblemático. En Chile en cambio, la oposición -principalmente el partido comunista y el frente amplio- se han transformado en la piedra en el camino para todas las medidas que se plantean. Un verdadero estorbo. esa izquierda equivale a ese “amigo” que al verte caer en desgracia va y además de meterte el dedo en la llaga, te roba.

Que agradezcan esos políticos que yo no soy el presidente de este país. Porque de serlo, hace tiempo hubiese aplicado toda la Ley sobre cada uno de ellos: cada diputado y senador que ha traicionado su juramento y ha usado sus cargos para intentar derribar la democracia, también para cada uno de los “oficialistas” que han permitido que esto pase. Cada líder opositor que traiciona a todos los chilenos al justificar la violencia para disculpar la pega mal hecha por quienes tienen la obligación constitucional de trabajar para resolver los problemas de la sociedad. Y, a quienes votaron por ellos, los enviaría a barrer calles y a reconstruir todo lo quemado, pintarrajeado y destruido por sus “líderes”.

La moral, la vocación de servicio público definitivamente no son parte de las cualidades de estos personajes. Y como no están dispuestos a trabajar para ayudar a resolver algo en lo que todos esperamos soluciones y apoyo, deberían apartarse y permitir que quienes sí se esfuerzan todos los días para permitir que la situación País, la salud y la economía de las personas, puedan avanzar sin el estorbo que ellos representan.

Izkio Redhat

 

El Chile de hoy mirado desde afuera

Paul Sfeir
Periodista de la Oficina de Comunicaciones del
Departamento de Estado de EEUU para Cuba y el Caribe – OCB
Para La Vereda

Estimados lectores de La Vereda,

A partir de este primer encuentro, intentaré contarles cómo vemos a nuestro Chile desde el extranjero, desde EEUU, en un ejercicio que busca ser un complemento para generar a Uds. una idea de panorama mas amplio sobre la realidad de nuestra nación.

Hace un par de días, fue publicado en redes sociales un video del que se identifica como autor un elemento o agrupación autonombrada “colectivo matapacos”.  Un despliegue de tecnología audiovisual que trae a la memoria la forma en que la agrupación terrorista Estado Islámico (ISIS – EI) promocionaba sus actos criminales e invitaba a las mentes febriles pero débiles de jóvenes en todo el mundo, a integrarse a esa despiadada facción terrorista para una doble función; cometer asesinatos de forma impune y ser la carne de cañón que encubriera  y protegiera a los jerarcas de ese colectivo criminal.

Este video no busca algo muy diferente; atraer a jóvenes a conspirar y delinquir. Intentar agruparlos también en forma de carne de cañón para defender a una élite de jerarcas que se están beneficiando económicamente de romper un orden establecido (la República) para que la fortuna de unos pase a manos de otros: nada nuevo… Esto, debo hacer énfasis, no significa que la migración de las fortunas de vencedores a vencidos vaya a desparramar algo de mejoras a los estratos menos beneficiados. El reclamo (histórico y legítimo por cierto) de los menos afortunados continuará, como en Cuba, Venezuela o Nicaragua.

A la concepción del nuevo orden regional que traen estos intentos de demolición del Estado en Chile, debemos agregar la nueva triada que reinicia sus actuaciones en América Latina; Cuba/Venezuela/Irán. Tres países con regímenes sancionados debido a las características opresoras sobre sus propios pueblos, expansionistas (al intentar subvertir el orden en otras naciones) y sus acciones narco-terroristas que están actuando en todo el sub continente.

La intromisión de células terroristas (inicialmente) en el sur del país (y ahora en todo Chile) con el fin de adiestrar en técnicas de ataque y uso de explosivos a los pueblos indígenas para la “resistencia” por parte de agrupaciones narco-terroristas como FARC y los colectivos venezolanos, o el accionar documentado por organismos de seguridad y defensa del país de individuos nacionales y extranjeros en las calles de Chile, destruyendo propiedad de todos los ciudadanos, tanto la pública como la privada, son mas carga para una democracia que viene herida desde el 18 de octubre del 2019. Pero esto no comenzó ahí.

Hace algún tiempo, un grupo de elementos de esos que son “inconvenientes” para cualquier institución  seria de la sociedad, realizaron un desfalco en una de las estructuras mas sólidas de la nación; Carabineros de Chile. Desde ese momento, los medios de comunicación (quiero pensar que casi todos sin querer), comenzaron una campaña de descrédito monumental sobre la institución y  surtió el efecto esperado por los actuales subversivos; que las personas les perdieran el respeto a quienes por tantos años han sido un puntal de la nación y el Estado en términos de seguridad interna. Ahí comenzó el golpe de estado a la decencia en Chile.

El video en cuestión es la prolongación de una incitación al odio y a la violencia y sin duda constituye la continuación de la obra de destrucción que obedece a la orden de seguir manteniendo a la sociedad civil enfrentada con las instituciones de la República para desestabilizarla.

Estamos en medio de un proceso conspirativo que usa la subversión a su favor; un movimiento muy bien planeado y financiado (con dinero empapado de sangre) y que se vale de los eternos engañados que creen que de verdad recibirán algo gratis en su vida.

Pienso que una pandemia no puede ser el “ministro de seguridad nacional” mas eficiente que tenga un gobierno. Creo que es momento de tomar muy en serio la premisa de que la democracia es el único sistema que tiene los mecanismos para destruirse a si mismo, y es muy probable que los verdaderos demócratas de Chile no estén queriendo ver ese detalle.

MEO dice que Sebastián Piñera se asustó con la reunión del “Grupo de Puebla”

“El oficialismo parecía más unido que nosotros y Sebastián Piñera se asustó al ver que la izquierda está más unida que nunca”, fue una de las frases del eterno candidato a la presidencia Marco Enriquez Ominami, quien se hace llamar MEO popularmente.

En declaraciones efectuadas en una entrevista dada a El Mercurio de Valparaíso, el hijo del terrorista fundador del MIR, Miguel Enriquez, se refirió a la reunión que sostuvo el “Grupo de Puebla” hace una semanas, convocada por el propio estudiante de cine quien además se evidencia orgulloso de haber convocado a Alberto Fernández, ex presidentes de latinomérica, ex ministros de la Región y de España, así como a varios referentes de la izquierda chilena.

En la reunión virtual, el presidente argentino Alberto Fernández inició la cita llamando a la izquierda chilena a “unirse para derrotar al Gobierno”, frases que fueron fuertemente criticadas en la oportunidad por el Gobierno de Sebastián Piñera, puesto que no es usual que presidentes en ejercicio realicen llamados de esta clase para que se derrote a los gobiernos legítimamente electos en países vecinos.

Como si se tratara de un juego entre niños, MEO continuó con declaraciones como “Haber tenido 40 líderes del sector, entre senadores, diputados, dirigentes de 11 partidos-desde la Dc al FA- y ex ministros de Lagos, Frei y Bachelet, fue muy impactante”

Para finalizar advirtió que “La cita progresista con Fernández es el primer paso para lograr la unidad. Anuncio que vienen más cosas, no quiero adelantar, pero este es el primero de varios pasos más”.

Estas declaraciones se dan en medio de un escenario que ha estado marcado por diferentes llamados de la izquierda chilena a tomar el poder por medio de la violencia, haciendo directa referencia a un “estallido social 2.0” apenas termine la pandemia.

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol