Dom. Sep 25th, 2022

Durante la mañana del jueves 15 de septiembre, se filtró la renuncia de Lucía Dammert al cargo en el que se desempeñó durante seis meses como Jefa del Segundo Piso, un cargo estratégico que coordina a los asesores de todos los ministerios y del propio Presidente, y que además en esta ocasión desempeñaba un rol importante en materias de seguridad pública y reestructuración de policías y Fuerzas Armadas. En efecto, la peruana nacionalizada chilena traía un currículum en el que acusaba amplia experiencia en el campo de reestructuración policial, por lo que venía jugando un papel dominante en la toma de decisiones acerca de Carabineros de Chile y la PDI desde el segundo Gobierno de Bachellet.

El motivo que se dio a conocer en primera instancia para la dimisión de Dammert al importante cargo, fue que tendría permanentes roces con la canciller Urrejola y posteriormente estos desencuentros personales habrían escalado hasta el jefe de gabinete de Gabriel Boric y amigo personal, Matías Meza-Lopehandía.

Sin embargo, poco después del mediodía, el medio de izquierda “Interferencia” publicó una noticia que remeció a La Moneda y al mundo progresista en Chile, pero aun más a la propia Lucía Dammert. El FBI estaría tras ella y la habían citado a declarar.

EL FBI TRAS DAMMERT

De acuerdo a lo filtrado, Lucía Dammert fue citada a declarar por el FBI, y aunque ella lo desmiente -ella indica posteriormente que no ha recibido ninguna citación- también se habría filtrado, de acuerdo también a Interferencia, que que Paula Narváez, embajadora de Chile ante la ONU habría llamado directamente  a la canciller Urrejola para advertirle que Lucía Dammert no debía viajar la próxima semana a Estados Unidos con la comitiva de Boric, porque “está en graves problemas”, señaló el medio.

Toda esta información ha sido desmentida por la propia Dammert en un comunicado público que emitió desde su cuenta de Twitter en horas de la tarde del mismo día, negando tanto la citación del FBI como la existencia de la llamada de Narváez. El Gobierno no ha emitido hasta esta hora ninguna declaración al respecto, lo que además genera mayores dudas acerca de Dammert, porque según citan fuentes al interior de La Moneda, la salida de Dammert desde el Segundo Piso no habría sido tranquila.

RELACIÓN DE DAMMERT CON EL CARTEL DE SINALOA

El artículo publicado por Interferencia se refirió a la citación del FBI que pesa sobre Lucía Dammert por los vínculos profesionales de la socióloga con el exsecretario de Seguridad Pública del gobierno de México, Genaro García Luna, quien actualmente está detenido en Estados Unidos y es investigado por la Fiscalía de Nueva York debido a su conexión delictual con el cartel de Sinaloa. Todo esto mientras él era el encargado de la guerra contra el narco que inició el Gobierno de Felipe Calderón. Según ha trascendido, García Luna fue la pieza más importante que permitió la expansión criminal del peligroso cartel.

El lunes Dammert iba a viajar a Nueva York junto a Gabriel Boric, quien se presentará ante la ONU. Sin embargo la ex encargada del Segundo Piso pidió autorización para quedarse unos días más en Estados Unidos, aduciendo que tenía algunas actividades adicionales relacionadas con materias de seguridad. La peruano-chilena, hija de un ex senderista peruano, habría pedido en realidad esta excepción para poder declarar ante el FBI, aprovechando el pasaporte diplomático con el que viajaría al ser parte de la comitiva del Mandatario chileno.

LAS REACCIONES DEL EJECUTIVO

La cancillería salió a desmentir de inmediato la información entregada por Interferencia, en relación al llamado que habría efectuado Paula Narváez para advertir del peligro para Dammert.

Y a pesar de la gravedad de lo relacionado con la investigación que pesa sobre la ex jefa del Segundo Piso por parte del FBI, el Gobierno no ha desmentido esta información. Sin embargo, fue la misma Lucía Dammert quien desmintió todo el caso e incluso amenazó con iniciar acciones legales contra Interferencia, señalando que jamás ha recibido una notificación del FBI.

Además, en la misma “declaración pública”, la asesora indicó que ella jamás trabajó para García Luna y que solo estuvo unos meses entregando una asesoría en materias de seguridad directamente al Gobierno mexicano.

A minutos de esa declaración pública, se destapó que Dammert mentía. En su perfil de Linkedin ella misma indica haber sido asesora directa del Subsecretario de Seguridad del Gobierno de Calderón.

En horas de la tarde se reunió el Comité Político con Gabriel Boric y, a pesar de la insistencia de los periodistas, ninguno de los participantes se refirió al caso Dammert. Este silencio por parte del Ejecutivo en torno a un caso tan grave como la infiltración en el propio Gobierno por parte de una persona de origen extranjero ocupando un alto cargo con acceso a todo lo relacionado con Seguridad en el país, y que tendría relación directa con el Cartel de Sinaloa, que ya se encuentra operando en Chile, parece indicar que todo lo señalado por Interferencia es cierto.

Todos estos antecedentes dejan en muy mal pie al propio Gobierno de Gabriel Boric, pues ante el silencio del Ejecutivo se desprende que en La Moneda sí sabían de los vínculos de Dammert con el Cartel de Sinaloa y también de la citación del FBI, que se habría generado incluso mucho antes de que ella asumiera el cargo en marzo de este año.

Vea el análisis de lo sucedido en el programa Sin Mordaza del jueves, con Sebastián Cristi:

YouTube player

Hazte miembro de nuestra Red apoyando a La Vereda