28 julio 2021

Violencia, constituyente y coronavirus: un coctel explosivo.

La economía en Chile está sujeta en este momento a una excesiva presión de factores externos e internos que podrían desencadenar en el colapso total.
Anuncio

En el último tiempo hemos visto como se van desencadenando factores que impactan directamente a nuestra economía. En primer lugar, la ola violentista que azota al país desde el 18/10 y que se mantiene gracias al apoyo de la izquierda más revolucionaria, el narcotráfico y el apoyo del Gobierno a través de su inexcusable pasividad; afectando gravemente la tranquilidad de la ciudadanía, la cadena de abastecimiento y de transportes, con indudables efectos en nuestra economía y en la inversión.

En segundo lugar, el proceso plebiscitario, ideado por la clase política y que en sí mismo no implica las mejoras sociales que la población está exigiendo y cuyo proceso no durará menos de 2 años desde el 26 de abril próximo, generando un incumplimiento de expectativas en la ciudadanía, que espera, equivocadamente, una solución rápida a sus demandas.

Estos 2 factores constituyen un autogol en Chile, lamentablemente incentivado por el propio Gobierno, que ha sido incapaz de gobernar, constituyendo en la práctica un evidente incumplimiento de sus deberes.

Por último, el temido coronavirus que está impactando las economías a nivel mundial, que implica menores niveles de producción mundial, caídas en los niveles de producción, encarecimiento de productos, especialmente en Chile, con un dólar en niveles de precios históricos y una inflación creciente, superando las expectativas.

En resumen, para Chile, la mezcla de estos 3 factores generan una mezcla explosiva, que tiende a propagarse en mayores demandas sociales que serán en la práctica imposibles de cumplir. Debemos como país iniciar en forma urgente la contención principalmente a través de mecanismos efectivos de orden y seguridad, liderados por un gobierno eficiente y un poder judicial que opere adecuadamente. Esta explosión de violencia, incumplimiento de deberes por parte de las instituciones y un entorno externo complejo sólo logrará hacernos retroceder como país varias décadas, propicio para el ideario comunista, empobreciendo a los ciudadanos. En la práctica ya estamos mendigando crecimiento, viendo como todos los indicadores económicos empeoran, principalmente gracias al autogol que hemos generado.

Jaime Cristi A.
Gesta SPA

Comparte, difunde!
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol