Una luz de esperanza para el Coronavirus (Parte 2)

Anuncio

Mientras esperamos una vacuna y medicamentos efectivos para combatir al Covid-19 existen hábitos y suplementos que podemos ir adquiriendo para reducir la probabilidad de infección o la gravedad de ésta. Es importante entender el papel de la inflamación en esta enfermedad y los factores que pueden ayudar a evitarla o disminuirla.

DE USO PREVENTIVO

Sueño adecuado: Una menor duración del sueño aumenta el riesgo de enfermedades infecciosas. Un estudio con rinovirus demostró que durmiendo menos de 7 horas se aumentó el riesgo de resfrío en un 350%. Por otra parte, un sueño adecuado asegura la secreción de melatonina que ayuda a reducir la virulencia del coronavirus.

Manejo del estrés: El estrés sicológico altera el sistema inmune incrementando el nivel de citocinas proinflamatorias. Técnicas como la meditación, ejercicios de respiración, etc. reducen el estrés y la presencia de inflamasomas, compuesto multiproteico que activa los procesos inflamatorios.

Zinc: El coronavirus parece ser susceptible a la acción inhibidora viral del zinc, evitando la entrada del virus a la célula y reduciendo su virulencia. Dosis diaria de 15 a 30 mg efecto protector del tracto respiratorio superior.

Flavonoides (presentes en verduras y frutas): Se ha descubierto que muchos flavonoides disminuyen la activación del proceso inflamatorio. Algunos flavonoides que han tenido éxito in vitro los podemos encontrar en; regaliz, cebollas, manzanas, tomates, naranjas, nueces, manzanilla, perejil, apio, cúrcuma y té verde. Al menos 5-7 porciones de verduras y 2-3 de frutas al día constituyen la dosis necesaria en flavonoides para una dieta antiinflamatoria.

Vitamina C: El ácido ascórbico inhibe la activación del proceso inflamatorio. La vitamina C acorta además la frecuencia, duración y gravedad del resfrío común y la incidencia de neumonía. La dosis varía entre 500 y 3000 mg e incluso dosis mayores durante la infección.

Melatonina: También inhibe la activación del proceso inflamatorio. La disminución de la producción de melatonina con la edad explicaría que los niños no tengan síntomas graves con tanta frecuencia como los adultos. Dosis de 0,3 a 20 mg.

Sauco: Inhibe la replicación y la unión viral de los coronavirus, pero incrementa la producción de citocinas inflamatorias por lo que funciona como preventivo pero hay que suspender en caso de síntomas. Dosis 10 a 60 ml diarios.

Vitamina D: Inhibe la activación del proceso inflamatorio pero también incrementa la producción de citocinas por lo que se debe suspender en caso de síntomas o contagio.

DURANTE LOS SÍNTOMAS  O CONTAGIO

Se debe tener precaución con los siguientes agentes de activación inmunitaria por incrementar la producción de citocinas proinflamatorias, evitar usar:

– Sauco (puede usarse para prevención pero debe detenerse si aparecen los síntomas)

– Hongos medicinales que impulsan es sistema inmunológico

– Echinacea angustifolia ni purpurea

– Arábiga arabinogalactan

– Vitamina D

Otros agentes inmunoestimuladores y antivirales naturales no parecen aumentar la producción de citocinas proinflamatorias e incluso varios de estos las reducen y pueden restaurar el sistema inmune, por lo que es probable que sean seguros de usar tanto antes como durante la infección por Covid-19, pero se desconoce si mitigan los síntomas o la virulencia:

– Ajo

– Cebollas

– Manzanas

– Astragalus membranaceus

– Agaricus blazeii

– Menta

– Andrographis paniculata

– Té verde

– Zinc

– Vitamina A (precaución con la dosis puede provocar daño hepático)

– Vitamina C

Está a nuestro alcance intentar prevenir el Covid-19. Ya sabemos que estos factores pueden hacer la diferencia entre una enfermedad fácilmente tratable y una con graves complicaciones. No dejemos todo a la suerte, cuidémonos.

Comparte, difunde!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*