23 junio 2021

Un accidente deja al descubierto un túnel subterráneo en el centro de Concepción

Anuncio
  • Debido a la aparición de un socavón, un camión quedó atrapado en la calle Angol a metros de una sede parlamentaria de la Unión Demócrata Independiente (UDI) y de tres sucursales de bancos. Eduardo Olmedo Prado, experto en georradares, afirma “Sin las medidas de prevención correspondientes, era evidente que algo así sucedería. Hoy en día los delincuentes tienen mecanismos más sofisticados para robar, por lo que los bancos deben estar mejor preparados”. 

 

Un extraño accidente ocurrido el pasado lunes 8 de febrero, dejó al descubierto un misterioso túnel en pleno centro de Concepción. El hecho ocurrió luego de que, durante la mañana, un camión recolector de basura quedara atrapado en un socavón. “Curiosamente, el forado apareció muy cerca de tres bancos, lo que deja muy clara cuál era la intención que tenían los responsables”, explica Eduardo Olmedo, experto en georradares.

 

Tras el curioso hecho, luego de que el camión fuera retirado de la calle Angol, según relató el alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz, personal de Carabineros en conjunto con la empresa sanitaria Essbio, encontraron al interior del socavón una serie de herramientas como palas, picotas, martillos y linternas.

 

Según lo relatado por testigos cercanos al suceso, antes de la aparición del forado cercano a una sede parlamentaria de la UDI y a las sucursales de los bancos BBVA, Scotiabank e International, durante los días previos se escucharon varios ruidos subterráneos, similares a los que se producen al cavar y picar terrenos sólidos.

 

La gestación del túnel

A través de la investigación de Carabineros, se determinó que el origen del túnel estuvo a unos 40 metros de la sucursal bancaria más cercana, es decir, en una vivienda en donde normalmente se arriendan piezas. Por el momento, se desconoce quiénes eran los arrendatarios de ese espacio.

 

En cuanto a las características de la construcción hallada, se trata de un túnel con aproximadamente un metro y medio de profundidad, que alcanzó a avanzar unos 20 metros desde su punto de origen, ocasionando finalmente un socavón frente a la sede de la senadora Jacqueline van Rysselberghe (UDI) en la calle Angol, entre las calles O’Higgins y San Martín.

 

Para Eduardo Olmedo Prado, esta situación era algo que se veía venir. “Sin las medidas de prevención correspondientes, era evidente que algo así podría ocurrir. Hoy en día los delincuentes tienen mecanismos más elaborados para robar, por lo que los bancos deben estar mejor preparados”, afirma.

 

Prevención de estos delitos

Según explica Eduardo Olmedo, quien ha estudiado por años estos túneles, en Chile han ocurrido varios casos así en lo que va del siglo. Uno de los primeros que se tuvo registro ocurrió en 2003, cuando se detuvieron a ocho personas implicadas en la construcción de un túnel que llegaba a la bóveda de la sucursal de BCI en la calle Apoquindo.

 

Sin embargo, antes del último ocurrido en Concepción, en mayo del año pasado, se descubrió un sofisticado túnel de 42 metros de largo ubicado en el Barrio Industrial de la ciudad de Talca, que llevaba directamente a la bóveda de la empresa de valores Brinks.

 

“Las empresas tienen que invertir en más y mejores métodos de prevención. Los túneles llevan tiempo en construirse, por lo tanto, la prevención se puede lograr con una buena estrategia. En este caso, creo que la utilización de georradares resultaría bastante útil, ya que son aparatos que pueden ver lo que hay bajo varios metros de profundidad, sin la necesidad de cavar ningún agujero. Pensar en un sondeo semestral o anual que utilice este tipo de tecnología, no sería algo para nada descabellado pensando en los beneficios y los costos a evitar”, concluye Eduardo Olmedo Prado.

 

Comparte, difunde!
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol