Trabajando desde casa, no todo son ventajas

Anuncio

La pandemia, la cuarentena y el miedo a ser contagiados adelantaron lo que muchos empleadores no querían que llegara: el teletrabajo. Es una realidad que tuvo que instalarse a la fuerza para la mayoría de las labores que no requieren atender público y, representa muchas ventajas no solo para los propios trabajadores sino también para las empresas que, de mantener una estructura así en el futuro, podrán ver disminuidos sus costos de forma importante además de generar un “ambiente laboral” que antes parecía negativo para la productividad pero que ha demostrado en estas semanas que sí funciona.

El temor de las empresas frente a la realidad del “home-office” siempre fue que las personas se relajaran demasiado y no alcanzaran las metas propuestas. Sin embargo los motivos de fuerza mayor provocados por la crisis sanitaria les han obligado a adoptar  esta medida de emergencia que cambia por completo el concepto de empresa y también las relaciones laborales.

Los resultados hasta ahora han sido sorprendentes para muchos, la productividad de las personas no disminuye y en muchos casos se ha tratado de un incentivo para mejorar, dado que los trabajadores se han esmerado en demostrar que este concepto sí funciona y puede ser positivo para ambas partes.

El nivel de compromiso que se consigue con el teletrabajo es mayor al obtenido con el desempeño presencial, y esto se explica porque quienes están trabajando desde sus hogares necesitan demostrar a su empleador que son responsables. De este modo se forma la percepción que el sistema sí funciona y que es un incentivo para desarrollar mayor productividad, de la mano de la innovación. Por supuesto también influye el factor “riesgo”, los trabajadores saben que, de no cumplir, pueden ser despedidos u obligados a regresar a sus puestos presenciales.

Es muy probable que muchos de quienes han tenido que, obligadamente trabajar desde sus casas estas semanas, tengan la opción de seguir haciéndolo algunos días al mes ya que han podido demostrar resultados positivos y no merma su desempeño. En otros casos las empresas ya estarán considerando tener una planta de trabajadores exclusiva por medio de teletrabajo, lo que ayudará a reducir costos.

El teletrabajo es positivo en muchos otros aspectos. Disminuye la congestión vial, costo y tiempos de transporte, y esos puntos ya son suficientes para considerar entregar una mejor calidad de vida al trabajador.

Es difícil que luego de esta experiencia los empresarios no consideren el trabajo a distancia como una fórmula positiva para la empresa y los trabajadores.

Los problemas en casa

Existen de todos modos inconvenientes técnicos y culturales que falta por resolver para que el teletrabajo funcione de forma óptima.

En cuanto a los aspectos técnicos, se debe contar con una conexión estable a Internet, que en muchos casos no se da por motivos geográficos o mala elección de la compañía proveedora. El 4G sin embargo puede ser una solución y las compañías de telcomunicaciones en todo el mundo ya han capturado esta necesidad y comienzan a ofrecer planes colectivos a los empleadores para poder entregar conexiones de buena calidad a quienes se desempeñan desde sus hogares.

También es necesario contar con computadores y los conocimientos suficientes para conectarse en videoconferencias con el resto del equipo de trabajo, clientes, proveedores, etc. Este aspecto se puede resolver con inversiones mínimas de parte del empleador, proporcionando los computadores y capacitación adecuada a quienes poseen menos habilidades en el ámbito técnico. De cualquier modo esta inversión siempre significará menos que mantener puestos de trabajo presenciales, con la infraestructura y espacio necesarios para albergar a todos los trabajadores.

En el aspecto cultural sí se producen ciertas problemáticas que llevará más tiempo resolver.

Nuestros hogares por lo general no están preparados para este sistema de vida, y pasarán algunos años para que se comiencen a acomodar a la posibilidad de instalarse en casa con un escritorio, computador y papeles para desarrollar las tareas relacionadas con el trabajo.

Aunque no son solamente los espacios los que pueden provocar inconvenientes. Muchas veces a la familia, acostumbrada a tener un padre, una madre, o hermanos que trabajan, saliendo temprano y regresando durante la tarde, le cuesta aceptar que ahora, al tenerlos prácticamente todo el día en casa, están “trabajando”.

El nivel de molestias, de distracciones y de interrupciones a veces puede llegar a niveles límite que hagan repensar a algunas personas la conveniencia de regresar a la oficina para poder avanzar en sus trabajos. Estar redactando un documento importante que requiere plena concentración no es tarea fácil cuando entra el/la cónyuge pidiendo ayuda para controlar a los niños que se están portando mal. O, el hijo que trabaja, necesita también el espacio acomodado como escritorio o Home Office al mismo tiempo que sus dos padres.

Los beneficios que supone el teletrabajo para la calidad de vida de las personas son muchos, y éstas ventajas son las que lograrán que los espacios en casa se acomoden para poder desarrollar las actividades en un ambiente adecuado. Sólo falta la “luz roja” con el cartel “Estoy trabajando, no interrumpir” en la puerta para  que la familia comience a entender que esa persona que está sentada en el escritorio frente al computador no está participando en un videojuego y que se debe respetar el ambiente de trabajo que se ha adecuado en casa, para conveniencia de todos.

Comparte, difunde!
Anuncio
PUMA - La Serie
Palabras clave del artículo: , , , ,
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol