VIDEOS | La izquierda ataca en Estados Unidos

VIDEOS | La izquierda ataca en Estados Unidos

La muerte de George Floyd, responsabilidad de un procedimiento policial donde existió uso excesivo de la fuerza, se ha transformado en el detonante para una masa de latinoamericanos y afroamericanos que, incentivados por los gritos de revolución de la izquierda mundial, han intentado replicar la violencia que se impuso en Chile a partir del 18 de Octubre de 2019.

En la práctica, George Floyd es el “Catrillanca” norteamericano. El policía causante de su muerte se encuentra arrestado desde el viernes, sin embargo los gritos en las calles de varios estados norteamericanos, acompañados por sendas protestas con carteles, barricadas, saqueos e incendios, rezan “Justicia para Floyd”. Justicia que ya se está aplicando desde el mismo momento en el que ocurrieron los hechos. Entonces ¿Qué pasó realmente?

Ocurrió lo mismo que pasó en Chile. Ocurrió un detonante, una torpeza o un propósito por parte de un policía, y es la justicia quien determinar qué sucedió y aplicar las penas que correspondan. Así es como debe suceder en cualquier país civilizado, donde sus leyes se respeten y hagan respetar. Pero a partir de ese momento la izquierda vio una oportunidad única para introducir su ya ultra conocida estrategia del engaño, haciendo creer a miles de ciudadanos -principalmente afroamericanos y latinos inmigrantes- que “el Estado es un opresor y asesino”. Tal como lo hicieron en Venezuela años atrás, y hace unos meses en Chile.

Esa izquierda encontró eco inmediato en súbditos que se encuentran en el poder en los estados gobernados por activistas “demócratas”, quienes son el símil a nuestra izquierda. Encendidas declaraciones de estos personajes, respaldados por una prensa ávida de noticias en torno al caos, incentivaron a delincuentes y anarquistas a salir a las calles a saquear, incendiar, atacar a la policía con bombas molotov y gritar, cínicamente, “Justicia para Floyd”.

No se explica cómo el robo de televisores, carteras Louis Vuitton y electrodomésticos al por mayor, el incendio de las tiendas, supermercados, la destrucción de infraestructura pública y privada, el ataque a policías y destrucción y daño a monumentos históricos, podrían entregar “justicia para Floyd”.

Sin embargo los delincuentes y violentistas olvidan que se encuentran en Estados Unidos, un país que su presidente prometió que “jamás será socialista”. En los próximos días veremos de qué está hecho Donald Trump y cómo detendrá esta intentona que ha hecho la izquierda para sublevar a las masas, con el afán de imponer su fracasada ideología en un país que recibió a esa misma masa de violentistas con los brazos abiertos.

La siguiente es la galería de videos que registran los actos de todos aquellos que gritan “Justicia para Floyd”.

Los chilenos ¿Entienden lo que se viene para el país?

Indudablemente el COVID-19 está impactando fuertemente al mundo y Chile no está exento de los efectos inmediatos y futuros que golpearán fuertemente los bolsillos de la ciudadanía.

Las cifras económicas que ya se comienzan a observar respecto del primer trimestre, comienzan a mostrar la “punta del iceberg” con aumento en el desempleo, cierres de Pymes, inactividad por parte de los independientes… Esto indudablemente nos lleva a preguntarnos qué pasará en el segundo semestre del presente año, donde se prevén caídas importantes en la actividad de hasta 10% en algunas estimaciones de economistas locales. Las medidas que el Gobierno ha estado tomando para enfrentar esta crisis tienen un horizonte de alrededor de 90 días, asumiendo que en ese período la crisis sanitaria debiera ir en franco declive pero ¿en qué situación estaremos para ese entonces?

Con la proyección de caídas importantes en la actividad, con un proceso plebiscitario en plena actividad, tendremos indudablemente la continuación de las demandas sociales, quizás aún más exacerbadas que para el periodo 18/Oct – Febrero, y de acuerdo con los anuncios de una oposición jamás complaciente, con expresiones aun más violentas.

Solamente miremos el panorama: Chile y el mundo en recesión, alto desempleo, el Estado más endeudado, miles de Pymes desaparecidas y con mayores y nuevas demandas sociales que las que generaron el estallido de octubre 2019.

Sin ser pesimistas, debemos ser realistas: tendremos problemas.

Hoy estamos todos enfocados en contener la crisis sanitaria, el Estado dedicado a utilizar todos los recursos disponibles y endeudándose para contener la pandemia que implica salvar vidas humanas, pero ¿tendremos la capacidad para reconstruir sobre los escombros que quedarán, con demandas sociales pendientes?

El chileno que se ha expresado desde octubre por demandas insatisfechas, el que ha destruido, saqueado y enfrentado a la autoridad con violencia ¿será capaz de entender la situación que se nos viene en el segundo semestre? Analizando el comportamiento de las turbas ¿existe alguna posibilidad que los violentistas depongan su actitud y apoyen la reconstrucción del país?

Todo indica que en el segundo semestre de este año, tendremos problemas importantes: Alta cesantía, caída importante en la actividad, recesión mundial, demandas insatisfechas. Es el caldo de cultivo perfecto para la violencia, el saqueo, el irrespeto a las autoridades de orden y seguridad. Todo amplificado en relación a lo ya vivido en los meses anteriores, debido a nuevas carencias que indudablemente se presentarán.

El COVID-19 nos ha hecho a todos volcar nuestra atención hacia lo urgente.Pero el problema político y social en Chile no ha sido resuelto. Sólo nos encontramos dentro de una nebulosa que ha colocado en una peligrosa e incierta pausa la realidad País, provocando que cuando la crisis sanitaria vaya en declive generará más demandas con un Estado mucho más pobre e incapaz de responder.

No deberíamos esperar dos o tres meses para comenzar a trabajar. Debemos generar desde ya acciones que unan más a los chilenos hacia el bien común ¿seremos capaces?

Jaime Cristi A.

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol