28 noviembre 2021

Primera línea: Un peligro latente para Chile a pesar del Covid-19

Anuncio

La izquierda ha comenzado a viralizar diversos videos y gráficas en las redes sociales, en plena pandemia y cuando más arrecia la cantidad de contagiados en Chile elevando la curva de contagios peligrosamente con aumentos cercanos al 20% diario, y a esta fecha con 73 fallecidos en una época en que las cuarentenas y otras medidas de excepción mantiene en sus hogares a un porcentaje importante de la población mientras en otras comunas la normativa es más relajada debido a la menor cantidad de contagios presentados hasta la fecha.

Hoy el equipo de La Vereda se concentró en un video en específico. En este material audiovisual de factura semi-profesional muestra a un grupo de unos 15 antisociales de la Primera Línea realizando un trabajo de limpieza con líquidos en una estación (no identificada) del Metro de Santiago. Limpian pasamanos, asientos, torniquetes y otros elementos de los carros y de los andenes con paños y líquidos, mientras van relatando su “preocupación por el pueblo” e indicando que el Gobierno no hace nada por este pueblo, pero ellos sí.

No llegan sólo a este límite, lo traspasan en todas sus formas posibles, culpando al Presidente Piñera (a quien obviamente no nombran con ese respeto en el video) de que “el pueblo” ha sido abandonado por las autoridades y que ellos son su única salvación tanto contra el coronavirus como contra el sistema neoliberal que los oprime, y que ya llegará el momento en el que cobrarán la cuenta a Sebastián Piñera por “todo lo que le está haciendo al pueblo” (llama la atención la cantidad de veces que utilizan este término).

Todo el relato y la representación que realizan como si estuvieran sanitizando las estaciones de metro, que son sanitizadas constantemente por personal de Metro y los carros también al finalizar cada recorrido, transcurre con una canción de Los Prisioneros de fondo.

Al avanzar un poco en el video que dura alrededor de 4 minutos, comienzan las entrevistas a “pasajeros” para preguntar por su opinión acerca de lo que ellos están haciendo para ayudar “al pueblo”. Estas personas curiosamente responden con un discurso ideologizado en el que alientan a los primera línea para que regresen a “dignidad” (Plaza Italia) usando términos y sentencias propios de la izquierda más extrema, esa misma izquierda a la que pertenece este grupo de delincuentes.

El objetivo obvio del video, así como de varias gráficas circulantes en Twitter y Facebook, es intentar limpiar la imagen de este grupo de desadaptados que hasta fines de Febrero destruyeron todo lo que estuvo a su alcance, incluyendo el propio Metro y buses del Transantiago y dejaron cesantes a casi 500.000 personas.  Sin embargo no se trata de un blanqueo de imagen honesto. Amenazan en el mismo discurso con regresar aun más violentos y decididos a enfrentar a la policía y al Gobierno y,  retomar la Plaza Baquedano, a la que ellos equívocamente llaman “dignidad”.

Cuando el 18 de Octubre comenzaron los disturbios, destrucción del Metro, incendios, saqueos y todo tipo de desmanes violentos atacando además a Carabineros para dejar miles de ellos heridos de diversa consideración, el Gobierno estaba enterado de esta escalada de insurrección que se venía. Habían sido informados casi con dos meses de anticipación por la ANI, e hicieron caso omiso encontrándose a contar de ese momento con un escenario absolutamente fuera de control que quebrantaba todas las leyes de orden público y de libertad de los ciudadanos. El Gobierno no fue capaz de reaccionar con firmeza ese día ni los días, semanas y meses siguientes.

Luego apareció la pandemia por el Covid-19 que está azotando y en plena expansión en todo el territorio nacional, obligando al Estado a realizar esfuerzos extraordinarios basados en deuda para poder atender la cantidad de frentes que debe atacar al mismo tiempo para evitar que esto se transforme en una crisis que, de no ser manejada de forma inteligente, también podría escaparse de control provocando el colapso de todo el sistema de salud del país. Hasta el momento el ministro de salud Jaime Mañalich ha sido felicitado por autoridades de salud del extranjero por el extraordinario manejo que se ha hecho en Chile para contener la expansión de los contagios.

Dentro de las medidas para enfrentar el coronavirus, se han aplicado cuarentenas, toque de queda y existe además prohibición de reunirse más de 50 personas en un mismo lugar además de la recomendación de distanciamiento social de al menos un metro con otras personas. Estas medidas provocaron que los delincuentes que tenían secuestrada la Plaza Baquedano no pudieran regresar al lugar y la violencia contra Carabineros disminuyó de forma notoria. “Sólo” se han registrado esporádicos ataques a comisarías con bombas molotov y armas de fuego durante este periodo de falsa calma.

Sin embargo lo que pudiera parecer un alto al fuego por parte de esta mal llamada “primera línea” no es tal. Lo que han estado haciendo estos inadaptados es reorganizarse y comenzar a realizar acciones como los ataques a las comisarías mencionados, así como se está estudiando por parte de las policías su participación en diferentes atentados y robos al aeropuerto, cajeros automáticos y sucursales bancarias. Se sospecha que esta “primera línea”, dirigida por articuladores políticos, estaría buscando financiamiento para continuar con la violencia contra los chilenos y los bienes públicos y privados una vez se apacigüe la embestida del Covid-19 en el país.

Y es que el discurso en estos materiales audiovisuales es claro, no es necesario deducir nada pues ellos mismos amenazan desde los videos a la policía, al ministro de salud y al propio presidente de la República con regresar con más violencia, para “satisfacer las demandas del pueblo”.

El Gobierno de Sebastián Piñera ya se equivocó a partir del 18 de Octubre al intentar solucionar todo por medio del diálogo ¿Ocurrirá lo mismo esta vez? Es de esperar que el mandatario haya aprendido la lección y actúe con todas las herramientas de las que dispone constitucionalmente para encarcelar definitivamente a delincuentes que creen ser los salvadores del “pueblo”, pero que finalmente no son más que eso: delincuentes de primera línea.

Comparte, difunde!
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol