Necesito refugio, me persiguen por ser heterosexual

Columna de Izkio Redhat

Esta mañana, para distraerme mientras tomaba mi primer café, abrí el sitio Web de Emol para enterarme de todas esas cosas que poco de interés tienen. Sin embargo hubo una nota que me llamó la atención, y aun no termino de digerirla a pesar que el café se acabó hace largos minutos.

El artículo en cuestión lleva el largo título “Glosario LGTBI: Las palabras y precisiones lingüísticas que debes conocer para hablar sobre diversidad sexual”.

Luego de darle un vistazo por encima y leer los comentarios de lectores que acompañaban a tan “interesante” desarrollo del periodista a cargo de la misma, volví para leer la nota ya completa encontrándome con un diccionario propio, elaborado por la comunidad LGTB+ (las variaciones son infinitas) para imponernos a los heterosexuales la obligación de hablar en su idioma o, ser satanizados por pertenecer a la “heteronorma” de la heterosexualidad. Es decir, ser tratados de intolerantes, retrógrados y violentistas sexuales por ser hombre o mujer.

Anuncio

Todo esto con motivo del gigantesco escenario que se está construyendo en plena Plaza Baquedano para que esas comunidades celebren, en plena pandemia,  el “mes del orgullo LGTB+”. Para quienes no lo saben, la Intendencia de la Región Metropolitana rechazó este acto, sin embargo el Jefe de la Defensa Nacional Región Metropolitana, General de Ejército Carlos Ricotti, autorizó a la Fundación Iguales a llevar a cabo el acto.

No estoy seguro en qué momento ocurrió todo esto. El Gobierno nos tiene a todos confinados en nuestras casas, manteniendo dos metros de distancia entre nosotros cuando tenemos que ir a un supermercado (con salvoconducto), y con mascarillas para evitar ser contagiados, o contagiar. Sin embargo, se da autorización a un colectivo de movimientos sexuales para realizar su acto del “orgullo” en pleno centro de Santiago, donde los trabajadores que levantan la plataforma no portan siquiera mascarillas.

Ok, ya nos estamos acostumbrando. Si no son los gay, trans y otra amplia gama de desviaciones (entiéndase por desviación todo aquello que no se ajusta estrictamente a la norma; Lo aclaro para no ser ametrallado y colgado en la plaza pública), lo han sido los izquierdistas, los políticos populistas y el propio Gobierno que vienen pretendiendo desde hace años normalizar todo aquello que no es normal ni aceptable. Hablo de corrupción principalmente, niños, para que no queden dudas.

Pero regresemos. Ahora es parte de la aceptación obligatoria, conocer el vocabulario LGTB para no ser tildados de homófobos. Porque tengamos claro que hoy los heterosexuales somos vistos como sujetos sospechosos. Hay un gran grupo de activistas en pelota en las calles,  ONG’s, institutos como el INDH y jueces atentos a que no usemos mal una palabra, un concepto. Si criticamos o nos “equivocamos”, ¡A la horca!.

Lo que yo me pregunto, e imagino represento a todos aquellos que no son parte de un colectivo LGTB ¿Por qué se celebra el “mes del orgullo LGTB”? No me cabe duda que si propusiera celebrar el “mes del orgullo heterosexual”, ya tendría que comenzar a buscar refugio en algún país musulmán, uno de esos sultanatos donde estos movimientos y las feministas no critican ni visitan. Porque de tolerantes, los del LGTB no tienen nada cuando se trata de explicar por qué un país entero tiene que bailar a su ritmo, a pesar de no gustarnos esa música.

En fin, esto es parte de los cientos de errores que ha cometido este Gobierno, que se rinde ante las minorías para perjudicar a las mayorías. O en pocas palabras, el país y la ciudadanía les importa una alcayota.

Izkio Redhat

Comparte, difunde!
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol