Movimiento Por el Buen Vivir de Chile inició el camino a las presidenciales con recolección de firmas para inscribir candidatura de Diego Ancalao

Anuncio

El movimiento Por el Buen Vivir de Chile inició el camino hacia las presidenciales con la campaña de recolección de firmas para inscribir la candidatura de su líder, Diego Ancalao Gavilán, quien está apoyado por indígenas de todo el país, comunidades y personas que buscan un liderazgo diferenciador basado en la renovación democrática, la búsqueda del bien común, el cuidado de las personas, las comunidades y la Naturaleza.

Diego Ancalao, profesor, intelectual, líder indígena y académico –representante de ambos mundos, el mapuche y el chileno, integrando la cultura ancestral de las primeras naciones que habitaron Chile con la cultura del Chile mestizo contemporánea– hace un llamado a todos los ciudadanos y ciudadanas del país a apoyar con su firma la primera candidatura mapuche a la presidencia, de manera de incluir la cosmovisión, filosofía y liderazgo indígena en el debate presidencial.

La candidatura presidencial independiente se consolidará con más de 35.000 firmas de patrocinio en el Servicio Electoral (SERVEL) con miras a las elecciones de noviembre, marcando un hito histórico al convertirse en la primera candidatura presidencial oficial de un mapuche.

“El pueblo de Chile tiene hoy la oportunidad de poder elegir a un presidente indígena, como expresión del reconocimiento a su diversidad y parte esencial de su identidad originaria. Nuestra candidatura es expresión fidedigna del conjunto de los excluidos y desea representar a quienes han sido marginados de la equidad y el desarrollo. Desde mi nacimiento he vivido la experiencia de la pobreza, la discriminación social y política, lo que me ha hecho comprender la importancia del respeto a la dignidad de las personas y la necesidad de alcanzar la igualdad, la justicia y la libertad tanto individual como social”, señala el también presidente de la Fundación Instituto de Desarrollo y Liderazgo Indígena, Diego Ancalao.

“El hecho que la bandera mapuche sea utilizada por chilenas y chilenos en las multitudinarias manifestaciones nos habla de una identificación con la causa de los excluidos y por ello con el movimiento Por el Buen Vivir de Chile. Esta candidatura representa las necesidades de todo Chile dentro de las normas del sistema democrático existente”, continúa Ancalao y agrega: “lo que queremos es transformar una cultura egoísta, individualista, consumista y avasalladora de la naturaleza que nos ha llevado a los fracasos ya conocidos, en una cultura más cercana a nuestra filosofía ancestral del Buen Vivir, basada en el diálogo respetuoso, la búsqueda de amplios consensos y la permanente instauración de la paz social”.

“De esta manera, no buscamos hacer política para el pueblo, sino representar al pueblo haciendo política. No pertenecemos a la casta política y económica dominante y a una forma de administrar el poder en beneficio de pocos; somos representantes de una nueva forma de hacer la buena política que todo Chile anhela”, continúa Ancalao. “Distintos grupos de poder han prometido resolver la desigualdad, la pobreza y la invisibilización de los más vulnerables y de los pueblos originarios; sin embargo, esto no se ha cumplido. Por el contrario, dichas diferencias que tanto nos duelen se han profundizado, quedando en evidencia aún más las brechas de Chile, lo que nos exige transformaciones de fondo”, declara Ancalao.

Respecto a su propuesta programática, el líder mapuche destaca que “está centrada en una nueva forma de entender a la persona, a la comunidad, a la naturaleza y al desarrollo, que proviene de una concepción ancestral de los pueblos originarios. A esa propuesta, que es mucho más un modo de vida que una concepción teórica, el pueblo mapuche la denomina el Kume Mongen o Buen Vivir. Se trata de la herencia de una forma de la existencia humana que ofrece una salida a los tiempos de crisis que atravesamos como país, manifestados en la degradación social, ambiental y ética que nos amenaza”.

“Gracias a nuestras raíces indígenas y la experiencia de una larga historia de trabajo comunitario, parlamentos paritarios, diálogo y escucha horizontal entre los integrantes de nuestras comunidades, y un profundo respeto por todas las manifestaciones de la naturaleza, seremos la voz de todos y todas quienes hoy no son escuchados, incluyendo también a nuestra fuente de salud y sustento: la madre naturaleza, promoviendo una verdadera integración y respeto por la riqueza multicultural y multidimensional que posee Chile y toda nuestra comunidad de vida. Caminaremos hacia la unidad en la diversidad”, finaliza.

Comparte, difunde!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*