Medios tradicionales tratan de “negacionistas” a quienes no adhieren a su desinformación respecto de la Pandemia

Anuncio

¿Quiénes son los verdaderos NEGACIONISTAS?

Desde hace unos años, los medios tradicionales de información han dado un fuerte giro hacia la “dictadura de la información”. Cambian conceptos, instalan el uso de nuevas palabras que crean realidad y de este modo manipulan a la población con un marcado sesgo cuyo objetivo es alinear a las personas tras un discurso único, basado en la falta de espíritu crítico que se obtiene solamente al poder acceder a diversas fuentes para contrastar la información que se recibe en cuanto a determinados asuntos.

Este tipo de medios controlados en su mayoría por un pequeño grupo de inversionistas en el mundo, ha arremetido esta mañana contra quienes no aceptan como verdad absoluta lo que ellos publican. Tildan a quienes no estén de acuerdo con la información que ellos proporcionan, de “negacionistas” y de “peligrosos desinformadores”. Todo esto bajo el amparo de farmacéuticas y Gobiernos involucrados en el multimillonario negocio de las vacunas para el Covid-19.

Esta mañana EFE envió una larga noticia a sus medios asociados, entre ellos algunos nacionales como Emol, que no dudaron en publicar los manipuladores conceptos generados desde esa agencia internacional que es propiedad del Gobierno socialista español.

En la información publicada, aseguran que existen organizaciones como “Médicos por la verdad” instaladas en numerosos países del orbe que se dedican a desinformar con “falacias y mentiras” acerca de la efectividad de las vacunas contra el Covid-19 y también acerca de las reales intenciones y efectividad que existen tras las medidas adoptadas para frenar los contagios.

Se refieren específicamente a la renuencia de comunidades científicas que no están de acuerdo con la forma en que se aplican cuarentenas y otras restricciones en muchos países y especialmente a la seguridad de las vacunas y a la falta de estudios clínicos en estos medicamentos, que pueden traer graves consecuencias futuras en las personas a quienes se les administra.

Esta embestida mediática contra quienes ponen  en duda estos aspectos relacionados con la vacunación se contradice totalmente con los informes de países como Reino Unido, Holanda, Noruega y otros que han suspendido la administración de algunas de estas vacunas por producir trombosis que han acabado con la vida de decenas de personas de todas las edades que han sido sometidas a su inoculación, dramático hecho que hasta ahora le da la razón a “Médicos por la verdad” en cuanto a la seguridad de estas vacunas, sobre todo en lo relacionado a la falta de estudios que puedan proporcionar seguridad a quienes las reciben.

Además, diversas organizaciones están denunciando que, la forma en que se establecen cuarentenas en varios países, está quebrando sus economías al desaparecer millones de puestos de trabajo, lo que ayuda al control estatal de las personas. Este hecho también es negado por la agencia EFE en su nota/denuncia, y por los periódicos y medios nacionales y extranjeros que la han publicado, a pesar de las evidencias que demuestran el empobrecimiento y alto nivel de endeudamiento internacional de los países que han elegido seguir al pie de la letra los mandatos de la ONU en este sentido.

Este alto nivel de endeudamiento en países empobrecidos y sin capacidad de producción solo conduce al sometimiento de las economías locales a las políticas internacionales de entes como el Fondo Monetario Internacional (FMI), parte de la ONU.

El negacionismo de EFE y de los medios informativos para aceptar la realidad de otras noticias que ellos publican referentes a las muertes que está provocando la vacunación masiva y a la precaria situación económica en que se encuentran los países sometidos a las cuarentenas, se hace cada día más evidente, haciéndose necesaria una denuncia masiva contra aquellos periodistas, medios y Gobiernos que nieguen los hechos concretos que están sucediendo en los países que no quieren establecer sus propias políticas de contención para el virus y que prefieren seguir al pie de la letra las órdenes de quienes los están financiando, como ocurre en el caso de Chile.

Comparte, difunde!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*