Liderazgo de un Ministro en Tiempos de Crisis

Anuncio
Columna de Patricio Ramirez S.

Este artículo no pretende ser un tratado de liderazgo, ya que existe una vasta literatura, si no busca más que nada, encasillar en el tipo de liderazgo que ejerce el actual ministro de Salud Jaime Mañalich Muxi en la crisis de la pandemia del coronavirus COVID-19 en nuestro país.

Partimos por indicar que no existe una definición universal de liderazgo debido a la complejidad de los distintos tipos de liderazgos que se requieren, de acuerdo a la situación organizacional y ambiental que se necesite.

Una definición más de cátedra sería, “Liderazgo es el proceso de influencia entre líderes y seguidores para lograr los objetivos de la organización por medio del cambio”.

No toda autoridad es líder, ni todo líder es autoridad.

Analizando el caso del Ministro Mañalich podemos establecer que existe una afiliación grupal formal, pues es el encargado del área de salud del actual Gobierno de Chile y como tal tiene seguidores, los que corresponden a todas las organizaciones que están cubriendo el área de salud sean fiscales o particulares, dado el estado de excepción constitucional que estamos viviendo.

Existe un liderazgo compartido, en el sentido que vemos claramente a tres autoridades sanitarias interactuando con el público, como es la subsecretaria de Salud Pública Paula Daza Narbona y el subsecretario de Redes Asistenciales Arturo Zúñiga Jory, funcionarios que antes de la crisis apenas conocíamos.

Es necesario establecer que sí existe una gran influencia del líder sobre esos subsecretarios, pues no se han visto opiniones opuestas, razón por lo cual se presume que se comparten objetivos comunes.

La influencia tiene que ver también con la capacidad de un líder para comunicar ideas, lograr su aceptación y motivar a los seguidores para que los apoyen e implementen por medio del cambio. Al respecto observamos que en general los especialistas en epidemiología, virología y salud pública, comparten la ruta que ha señalado el ministro, teniendo conciencia que la “cuarentena total” es la solución física de la enfermedad, pero entendiendo a la vez que conforme a la OMS (Organización Mundial de la Salud) “La salud es un estado perfecto (completo) bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad”.

La influencia de un líder, también incluye poder, política y negociación, el cual es ratificado por la última encuesta CADEM donde a la pregunta ¿Quién es el ministro o ministra más influyente del gabinete? Las respuestas señalan al ministro de Salud Jaime Mañalich, quién puntea con un 30%, subiendo nada menos que 21 puntos, pues en la consulta del 21 de febrero aparecía con un 9%.

Los líderes efectivos influyen en sus seguidores para cumplir objetivos compartidos, si en un principio fue como lo señala la misión del Ministerio, era “construir un modelo de salud sobre la base de una atención primaria fortalecida e integrada, que pone al paciente en el centro, …”, este objetivo ha sido cambiado por lo que parece ser, en combatir la pandemia del coronavirus, específicamente el COVID-19 y minimizar sus efectos.

Otra de las características de un líder es producir un cambio, por eso a pesar que el término “nueva normalidad” fue creado en Austria y difundido por la OMS, el que efectivamente se produzca un cambio es la consumación del liderazgo y lo que hace al mismo tiempo que esta aseveración, sea objeto de críticas.

Una última característica en la amplia definición de liderazgo, es la conducción de las personas a través de las relaciones, y es aquí donde pareciera que el Ministro queda al debe, ya que ha tenido fricciones con personeros de todos los colores políticos, perdiéndose tiempo valioso en limar asperezas fruto de la propia problemática que se produce en situaciones límites, donde tanto los conductores, como conducidos están aprendiendo en el camino.

La literatura también sugiere varios estilos de liderazgo como son:

Liderazgo sin Autoridad: Es aquella persona que sin tener un título formal que lo acredite como un superior jerárquico, tiene la autoridad espiritual, valórica, intelectual o de otro estilo, que logra influenciar sobre un grupo importante en una organización.

Liderazgo Laissez-Faire: Es el liderazgo que se caracteriza por la alta libertad de acción que el superior entrega; denotando ausencia de asignación de tareas y de dirección, al cual David Fischman denomina también el “Líder ausente”.

Liderazgo Transaccional: Estilo que obedece a un intercambio de compromisos, tareas, metas, promesas y favores entre jefes y subalternos. Muchas veces ocurre entre vendedores y supervisores.

Liderazgo Transformacional: Estilo en el cual el líder con su acción y ejemplo lleva a los subordinados a renunciar a sus legítimos intereses, en beneficio de la misión o tarea. Este tipo de liderazgo es el que concita más adhesión y permanencia en el tiempo, dándose en esferas políticas, empresariales, religiosas, etc.

Liderazgo Autoritario: Estilo que se caracteriza por la escasa participación de asesores y subordinados a las decisiones.

La verdad que no conocemos la dinámica que se da dentro del núcleo cercano al Ministro, pero si sabemos que él era partidario que los escolares permanecieran en clase algunos días más con el fin de vacunarlos contra la influenza, pues el nivel de contagio no era tan importante que pudiera expandir la enfermedad. No obstante lo anterior, aquí vemos el caso donde un líder de un área específica, tiene que subordinar su visión a un liderazgo jerárquico superior, pues muchas veces, mientras más alto se está en el nivel de una jerarquía, más antecedentes se tienen y la visión se va convirtiendo en más global.

La literatura señala que el estilo de liderazgo autoritario corresponde tanto a personas de fuerte personalidad, de gran competencia personal, de alta confianza en si mismo, lo que calza perfectamente con la impresión que se tiene del Ministro.

Los antecedentes señalan que pudiendo parecer inadecuado este tipo de liderazgo, en caso de guerra o ante emergencias, es la alternativa más indicada, ya que pese a las críticas constante que se pueden ver afectos, mantienen el rumbo que se han trazado, no perdiéndose en cabildeos o negociando acuerdos políticamente correctos, que ponen el foco en los actores del problema y no en su pronta solución.

Liderazgo de Rango Completo: Algunos autores le llaman también “Liderazgo Situacional” pues es una combinación de estilos que las circunstancias aconsejen y demanden.

En este caso podemos señalar con los pocos antecedentes personales que tenemos, que el ministro Mañalich, antes de la crisis, no era el ministro ni más popular, ni más influyente, razón por lo cual se estima que podría no ser un líder de rango completo, faltando algunas competencias que con coaching, mentores (coaching y mentoring no es lo mismo), asesores comunicacionales u otros pueden adquirirse.

En este punto debemos diferenciar lo que son los atributos y las competencias. Los atributos van más con las personas, es decir viene en el ethos personal y hasta profesional (eso hace por ejemplo que un médico pueda ser abortista o no), mientras las competencias son habilidades que se van adquiriendo a lo largo de los años, tanto por la historia de vida personal o por formación académica.

Así también existen diferentes áreas de liderazgo como son:

Área Personal: Es el conocimiento de sí mismo que tiene cada persona y entra en el ámbito del autodesarrollo para ser un mejor líder. Aquí entra la clásica pregunta si se nace líder o se hace, y mi respuesta es la misma, “ambas”, pues en los dos casos hay técnicas que se puede adquirir para ser un mejor líder.

Área Directa: Es el ámbito que realiza una autoridad con sus colaboradores directos. En esta parte debemos aclarar, que los estilos de liderazgos, se pueden dar en forma distinta según cada área y en el caso particular del ministro Mañalich, sólo sus asesores directos nos podrían entregar luces de cómo es su desempeño.

Área Organizacional: Es el ámbito donde se impacta a través de políticas organizacionales y directivas que van guiando a una organización. Este tipo de política a veces va influyendo en el mejor o peor ambiente laboral que se va produciendo.

Este es el área que situamos al ministro Mañalich, donde la falta o a la vez la implementación de sus políticas, ya sea de procedimientos sanitarios o la cuarentena va produciendo complicaciones tanto con políticos de gobierno y especialmente de oposición.

Área Estratégica: Es el ámbito donde se implantan políticas que van a tener resultado en un largo plazo y es tan indirecto y lejano, que no sentimos su impacto en lo inmediato. Esta dimensión de alguna manera lo tenía el ministro Mañalich antes que la pandemia del COVID-19 llegara a nuestro país.

Finalmente se puede establecer que conforme a los componentes de la definición de liderazgo, que es líderes-seguidores, influencia, cambio, personas y objetivos organizacionales, si tenemos una autoridad con liderazgo, quien bajo las circunstancias actuales, está realizando en el área organizacional un liderazgo autoritario que es justamente el que se requiere en una situación tan excepcional de pandemia.

Últimamente su exposición a la luz pública, ha hecho que se conozca su origen de clase media, haber sido formado en la educación pública4 y el hecho mismo de ser él y su esposa enfermos crónicos, puede hacerlo más cercano a la gente, esto, más su declaración “Estar a cargo de la salud de Chile, es una tarea muy pesada sobre hombros muy débiles”, abre las puertas para que si en el área personal desarrolla ciertas competencias, nos encontremos ad portas de un liderazgo transformacional.

Patricio Ramírez Sepúlveda
Profesor de Liderazgo

Comparte, difunde!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*