La Constitución de la multiplicación de los panes

por José Francisco Cuevas V.

Este viernes 9 de Octubre, nuevamente destruyeron propiedad pública y privada. Ayer quemaron 15 camiones en Angol y la violencia sigue creciendo día a día.  Lamentablemente el actual gobierno es incapaz de garantizar la seguridad y el orden. Ante este escenario con crisis económica, social, política y sanitaria (covid-19) nos daremos el lujo de ir a un Plebiscito, para votar si cambiamos o no nuestra Carta Magna.

Acá quiero dar unos datos para que sepan que si la educación estatal es pésima y la salud estatal otro desastre, no es culpa de la Constitución y menos por falta de recursos. Qué también tengan claro que la señora Juanita, ni usted y ningún independiente será asambleísta. Serán los mismos políticos de siempre, blindados por los partidos políticos.

En el caso de Fonasa, el Estado gasta por persona $659.000 al año; es decir, podríamos todos tener Isapre (no el mejor plan pero sí uno suficientemente bueno) pero una atención bastante más digna, sí y sólo si se hicieran las transferencias directas a las familias y no monopolizaran la salud de los más pobres. ¿El problema es la Constitución?

En educación, el Mineduc tiene un presupuesto de 16 mil millones de dólares que alcanzaría para los 3.8 millones de estudiantes (del sistema público y privado), niños desde 4 hasta jóvenes de18 años, dónde sus padres podrían tener $307.000 mensuales para cada niño por 10 meses.
¿Es culpa de la Constitución o los políticos? Saque sus conclusiones.

Ahora, nos invitan a votar ‘Apruebo’ y hacer una ‘casa de todos’, lo cual es una falacia. Por el contrario, seremos esclavos de los políticos. Además, esta invitación es a punta de pistola, o se vota Apruebo o queman y destruyen nuevamente el país.

Es interesante analizar al votante del Apruebo y sus representantes.

El votante del Apruebo no ha leído la actual Constitución, cree que la Constitución le resolverá sus problemas, le dará casa a quién no tiene, trabajo al cesante, le subirá el sueldo, al gordo lo hará flaco y al bajo lo hará alto. Será la Constitución de la multiplicación de los panes, las pensiones se van a triplicar, la educación estatal será de excelencia y los hospitales mejores que cualquier clínica privada. Es decir, un paraíso terrenal.

El representante del Apruebo, es el típico caso del Abogado Atria, habla de la educación estatal pero sus hijos los educa en los colegios privados más caros de Chile. Van a las clínicas y tienen Isapre, pero defienden Fonasa. Critican a las AFP, pero tienen grotescos ahorros en APV, es decir, son travestis morales.

Votar Rechazo, tampoco es una tremenda opción, no deberíamos ir a un Plebiscito, pero es la alternativa para no caer en semejante estupidez de partir de cero con los políticos más ineptos y corruptos de la historia. Y esperar años por soluciones que sólo se necesitan legislando y liberando recursos.

Y por último, encuentro insólito que la UDI y RN se cuelguen del Rechazo, si ellos mismos nos metieron en este Plebiscito.

Vote como quiera pero después es sin llorar, y cambiar algo tan importante como la Constitución tendrá costos y hay que estar dispuestos a asumirlos.

José Francisco Cuevas V.

Comparte, difunde!
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol