Justicia determina que nunca existió un “Centro de Torturas” en Metro Baquedano

Anuncio

Tras intensas investigaciones, la PDI informó que descarta completamente la acusación efectuada por diversos medios de comunicación y dirigentes políticos acerca de un supuesto “centro de torturas” al interior de la estación Baquedano del Metro de Santiago durante el inicio del estallido de violencia ocurrido a partir del 18 de Octubre.

Tras estos antecedentes, la Fiscalía Oriente informó del resultado de las indagatorias y solicitó el sobreseimiento definitivo de la investigación.

La denuncia se efectuó principalmente por medio de las redes sociales de partidos, parlamentarios y usuarios de izquierda, quienes acusaban la existencia de un supuesto centro de torturas al interior de Metro Baquedano, que se habría creado a raíz de los hechos de violencia que ocurrían al exterior de este lugar. A raíz de estas denuncias, se hizo presente en la estación personal del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), funcionarios de la PDI y dos jueces, quienes comprobaron in situ que no existían pruebas que ampararan los rumores que circulaban por las redes sociales.

Aun así, las indagatorias continuaron por parte de la PDI para despejar toda duda en torno a este caso ya que existía un estudiante que dijo haber sido detenido por Carabineros y al ser conducido al supuesto centro de torturas vio a personas sometidas a tortura y pidiendo auxilio.

Luego de varios meses no hubo nuevos antecedentes en esta investigación, hasta el miércoles recién pasado cuando la Policía de Investigaciones entregó el informe final que descarta la veracidad de todos los rumores y también de las acusaciones efectuadas por el estudiante. Con estos antecedentes en mano, el Ministerio Público solicitó la audiencia  de sobreseimiento definitivo del caso, la que quedó fijada para el 15 de Junio.

Origen de la denuncia

De acuerdo a lo que nos relata Luis Cortés, dirigente sindical del metro, la génesis de esta denuncia probablemente ocurre en otro lugar, esos mismos días. Se trata del caso de un detenido que fue llevado al casino del personal dentro de la estación Metro Universidad de Chile el mismo 18 de Octubre, para ser sometido a control de identidad mientras la gente estaba siendo evacuada hacia los buses de apoyo en el exterior. En el trayecto, al pasar frente a uno de los locales comerciales que se encuentran dentro de esa estación, una vendedora salió del interior gritándole al joven que le dijera su nombre, a lo que él le respondió con su nombre y apellido. Cabe mencionar que esta es una estrategia muy utilizada por activistas de izquierda que usan todo tipo de códigos para instalar la idea de que lo que está ocurriendo en determinado momento es ilegal, como ya lo vimos en diversas escenas durante el estallido de violencia ocurrido hace unos meses.

En su rol de funcionario de Metro, Cortés decidió seguir el procedimiento grabando con su teléfono lo que ocurría, dado que la medida se estaba aplicando al interior de las instalaciones del ferrocarril subterráneo y debía asegurarse que todo se ajustara al protocolo establecido para estos casos. Al interior del casino, de acuerdo a lo que nos relata, “se encontraban también otras funcionarias de Metro en su hora de colación, quienes fueron testigos de la correcta aplicación de los protocolos aunque también estaba grabando y objetaron que yo lo hiciera, preguntando mi nombre y cargo e intentando impedir que me mantuviera dentro del recinto”.

Según señala Luis Cortés, “estas muchachas que se encontraban en el casino dijeron luego que yo le abrí las puertas del lugar a Carabineros para que ellos torturaran a este joven”.

Una vez consultados los antecedentes del detenido, este fue trasladado en un tren de metro para llevarlo a la 60º Comisaría, donde luego fue dejado en libertad. Esta persona no era de Santiago, por lo que viajó a Arica, su ciudad de origen, desde donde inició la campaña por redes sociales denunciando que habría sido torturado por Carabineros mientras se encontraba dentro de la estación de Metro, acusaciones que no tienen ningún fundamento ni prueba al existir grabaciones que avalan el correcto procedimiento de Carabineros en ese momento.

Días después, en una reunión en la que se encontraban varios representantes de diversos sindicatos y el subgerente de Realciones Laborales de Metro, el dirigente sindical Eric Campos se dirigió al ejecutivo de la empresa diciéndole “tú sabes que hubo tortura, así es, hubo tortura en Baquedano”, relata Cortés. Ante esta afirmación por parte de Campos, Luis Cortés nos relata que “no sé con qué intención lo habrá hecho, probablemente para que yo ‘picara un poquito con ese tema’, y le digo ‘Eric, si es verdad lo que tú estás diciendo debieras mostrar las imágenes, para yo salir a condenar estos actos que no corresponden. Una cosa es que yo apoye a la Institución de Carabineros, y otra es que cuando ellos se salen del protocolo, no los voy a apoyar. Para eso está la justicia” señaló.

El dirigente nos señala que planteó en la misma reunión que “todos los representantes y dirigentes, para tranquilidad del personal de Metro deberíamos ir a ese lugar y verificar in situ, y me responden que todo eso se encuentra en manos de la justicia y, que al estar en manos de la justicia no puede ser intervenido”.

Al no existir respuesta al emplazamiento hecho a Campos, “le pregunté a don Alejandro Lagos, subgerente de relaciones laborales, por las imágenes solicitadas con la supuesta tortura que se ejerció en Baquedano, imágenes inexistentes”.

Cortés finaliza su relato asegurando que, “lamentablemente cuando un dirigente dice algo, hay mucha gente que no se informa y cree”.

 

Comparte, difunde!
Anuncio
PUMA - La Serie
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol