¿Ingresos insuficientes? Economía Colaborativa como vía de solución

La definición de economía colaborativa es que se trata de un modelo de negocios en el que los servicios pasan a ser considerados bienes de intercambio. Como ejemplo básico, alguien que ofrece un servicio determinado puede perfectamente intercambiar su labor por un bien o servicio que le proporcione la otra parte, en pago.

Esa corresponde a la definición técnica propia de tiempos normales en los que el modelo de economía linear funciona y no se hace necesario recurrir al ingenio y nuevas fórmulas para suplir las necesidades de miles de familias que han visto mermados sus ingresos en forma significativa.

En Chile, la economía colaborativa puede transformarse en un modelo que permite generar ingresos suficientes para las familias. Ésta línea de trabajo es un modelo basado en la colaboración y la ayuda mutua, y se puede aplicar perfectamente para la realidad que se vive en el país. Sólo hace falta tener las ganas de salir adelante, y dedicar el tiempo suficiente para diseñar un producto o servicio que puede estar necesitando el resto de la comunidad. Las redes de contacto y las redes sociales harán el resto del trabajo para que cualquier emprendimiento que cuente con el producto adecuado, pueda surgir y crecer.

Anuncio

Los hábitos de vida indudablemente han cambiado en el mundo, y Chile no es la excepción. Así, hoy es común realizar las compras en línea. Por la pandemia muchos preferimos no realizar compras presenciales, lo que ha permitido que cientos de pequeños emprendimientos familiares comiencen a aparecer y tener éxito.

Alimentos, abastecimiento de productos de supermercado, frutas y verduras, quesos, pastelería, huevos, pescado, congelados, trámites presenciales, vestuario, electrónica, artículos de ferretería, servicios de logística. Son algunos de los ejemplos de emprendimientos nacidos bajo el alero de las cuarentenas, que han comenzado, la mayoría, buscando satisfacer la demanda más cercana (familia, vecindario, comuna o ciudad) y luego comienzan a expandirse en la medida que la demanda crece y se viraliza la conveniencia de comprar esos productos en lugar de buscarlos en el mercado tradicional.

La clave para que un negocio familiar con características de colaborativo crezca y prospere, está en las redes de contacto, o el adecuado uso de las redes sociales. Hoy decenas de micro emprendimientos personales y familiares aumentan sus ventas día a día gracias a sus publicaciones en Instagram, donde los propios usuarios de esa red viralizan orgánicamente la conveniencia de comprarle a tal persona.

No importa la idea de producto que tengas en mente, si el bien cubre una necesidad, tendrá clientes. Lo que sí importa, es evaluar los costos reales que tendrá entregar ese producto entregado en la puerta del comprador, porque así como hoy los consumidores seleccionan y compran sus productos en línea, han aprendido que una de las ventajas es que los recibirán en su hogar.

El manejo de costos no debería ser un problema si se comparan con los que tiene una empresa que trabaja bajo el modelo de economía linear. Obviamente los costos de trabajar desde casa son mucho menores. Se necesita menos espacio físico, en la mayoría de los casos no se requiere contratar otras personas, las cuentas de servicios se comparten con el consumo de la casa, etc.

En este modelo de negocios lo que le entrega ventajas comparativas geniales para el surgimiento de nuevos emprendedores es justamente el control de costos más bajos, y la creación de una red de contactos que no solamente permite vender, sino que varias personas más obtendrán beneficios al comenzar tu emprendimiento. Por ejemplo, si decides vender tortas a domicilio, necesitarás alguien que desarrolle tu página Web (esencial para el éxito de tu negocio), y probablemente un contador que por un precio módico mensual te libere de la carga administrativa. Además, una vez que el negocio “agarre vuelo”, no tendrás tiempo para ir a dejar las tortas a tus clientes, por lo que requerirás de alguien que haga los repartos por ti. A eso suma la compra de insumos, que perfectamente puedes llegar a un acuerdo con algún almacén de barrio para que te tenga los productos que necesites y te proporcione un precio preferencial. Finalmente no solo tú te beneficiarás, estarás creando una cadena de trabajo e ingresos para muchas personas. Todos participantes de la economía colaborativa.

Probablemente no ganarás lo mismo que obtenías con un sueldo fijo mensual en la empresa en que trabajabas pero, los costos tampoco serán los mismos y usualmente la suma y resta será favorable para ti y tu familia.

Qué necesitas para emprender

Lo primero es la idea del producto o línea de productos. Si se trata de distribuir algo que otros hacen, la tarea es un poco más sencilla, aunque los márgenes de utilidad no serán muy amplios porque estarás compitiendo con decenas de otras personas que ofrecen lo mismo y el precio final estará regulado por la oferta/demanda.

Lo recomendable es crear tu propio producto, o servicio. Si se trata de un servicio, por ejemplo eres contador o publicista, busca a tus clientes en las propias redes sociales. Cuando veas que la señora Marta está ofreciendo tortas a domicilio, ofrécele tus servicios.

Cuando se trata de bienes, sobre todo aquellos producidos por ti, el trabajo es un poco más intenso pero no te quepa ninguna duda: también los resultados son gratificantes.

Lo esencial para iniciar un emprendimiento basado en la economía colaborativa, es contar con los siguientes elementos:

  • Un producto que tenga demanda en el mercado
  • Una página Web
  • Redes de contacto (familia, vecinos, etc.)
  • Comenzar a usar las redes sociales para ofrecer el producto (o servicio)
  • Un sistema logístico (reparto) que funcione
  • Alternativas en la forma de pago para tus clientes

¿Suena complicado o inalcanzable? No lo es. Veamos en detalles cada uno de estos puntos.

Producto – Si no tienes una especialidad o habilidad que siempre te hayan alabado y que puedas convertir en negocio, como por ejemplo las personas que cocinan mejor que un restaurante italiano, sólo tienes que observar qué necesidades aun no se encuentran cubiertas en el mercado, o lo están parcial o insuficientemente. Conversa con tus cercanos, tu familia y tus amigos. Ideas sobrarán y sólo es asunto de tomar “coraje” y comenzar a desarrollar. Hoy tu auto pasa parado la mayor parte de la semana ¿Por qué no sacarle provecho para comenzar a repartir tus propios productos? Lo primero que hay que dejar atrás en este tiempo, es el falso orgullo o la vergüenza ¡Hasta los actores más conocidos están vendiendo huevos y queso a domicilio!

Página Web – ¿Suena complicado? Lo más seguro es que no tengas idea cómo crear tu propia página Web, pero para eso está el sobrino que sí sabe, o el hijo de la vecina ¿verdad? Este paso es fundamental para el éxito de tu emprendimiento porque es donde llegarán los clientes a elegir los productos que te comprarán, realizar el pago en línea o “seleccionar el color” y la hora y fecha en que desean recibir los productos. Si no tienes capital para pagar este trabajo de diseño y puesta en marcha a una empresa, puedes pactar el pago en dos o tres cuotas con una persona cercana que esté dispuesta a ayudarte con esta tarea.

De acuerdo a la línea de negocios que tengas, en muchos casos será necesario que tu página Web cuente con un carro de compras y sistema de pago Online. En el último punto hablaremos de ello y las alternativas disponibles.

Redes de Contacto – La mayoría de los negocios que trabajan con economía colaborativa, han comenzado “pequeñitos”, atendiendo necesidades de su propia familia y amigos, y expandiéndose luego al vecindario, y luego a los amigos de los amigos y de los vecinos.

No temas ofrecer tus productos a las personas más cercanas y pedirles que te ayuden a promocionarlos, el boca a boca siempre ha sido y será la mejor publicidad para cualquier marca.

Redes Sociales – El uso adecuado de redes sociales es esencial para la propagación de tu mensaje y el aumento de tus ventas. Crea tu marca dándole un aspecto atractivo, fresco y novedoso, y comienza a subir fotos de tus productos principalmente a Instagram. El trabajo en redes sociales puede parecer muchas veces tedioso, o podrías no entender qué publicar. Otras veces observarás que tus publicaciones no obtienen los resultados esperados, o que no aumenta la cantidad de seguidores.

Lo primero que debes hacer es pedirle directamente a todos tus contactos que sigan tu cuenta y la promocionen entre sus propios contactos. Si aun así no obtienes resultados, será la hora de acudir nuevamente al hijo de tu vecina o a tu sobrino, ese que vive pegado a las redes sociales. Pregúntale cómo hacerlo. Su experiencia diaria en Instagram le ha entregado a ese adolescente mucha más experiencia en redes sociales que la que tiene el mejor de los publicistas y sabrá qué pega y qué no. Analicen juntos tu producto o servicio, y busquen ejemplos de la competencia o productos similares para ver cuál estrategia están utilizando.

Te puedo asegurar que, aunque pueda parecer tedioso estar elaborando, analizando estrategias y publicando constantemente en las redes sociales, estas se convertirán en un muy corto plazo en tu principal canal de ventas.

Logística – Generalmente la compra de los insumos que necesitarás deberás hacerla tú mismo en el vehículo de la casa. También las entregas, por lo menos al principio. Es importante que se cumplan estrictamente los horarios e instrucciones de entrega que ha proporcionado el cliente a la hora de la compra. Un buen producto pierde todo su valor cuando el servicio que lo acompaña es malo. Haz siempre todo lo que esté a tu alcance para cumplir o mantenerte en contacto con el comprador si surge algún inconveniente, pero hazle sentir que para ti, para tu negocio, él es lo más importante.

Cuando ya comiences a verte superado, llegará la hora de buscar un servicio de entregas que efectúe esa labor y te libere para la producción. Nuevamente podrás acudir al hijo de la vecina o al sobrino que tiene una moto o el auto de su casa parado ahí, sin uso. De este modo estarás aumentando el círculo de la economía colaborativa, dando empleo a otras personas que se comenzarán a sumar a tu emprendimiento como piezas clave para su funcionamiento.

Y si, tal como espero que te vaya, tu negocio crece tanto que necesitas un servicio profesional de entregas, siempre podrás recurrir a los ya conocidos servicios de courrier nacional que realizan entregas tanto en tu ciudad como en el resto del país. Para eso están Chilexpress y Starken, que han mostrado funcionar bastante bien en tiempos de alta demanda como los actuales. Los costos no son tan elevados y, además tienen incluso servicio de retiro a domicilio, lo que te ahorraría el tiempo que requieres para ir a dejar los paquetes al servicio de encomiendas.

Alternativas de Pago –  Probablemente el sistema que mejor te acomoda es el pago en efectivo, pero debes considerar que muchas personas no están saliendo de sus casas y su único medio de pago disponible será con tarjetas de crédito o débito. También puedes ofrecer pago mediante transferencia, pero cuando decides cobrar contra entrega, la mejor forma de asegurarte será contar con un POS para realizar la transacción en el mismo momento en que el cliente recibe tu producto.

Transbank es la alternativa más conocida para cobrar con tarjetas, aunque tiene el inconveniente de que cada transacción debe ser contabilizada en tus libros de compra/venta y puede en muchos casos aumentar la carga administrativa de tu negocio. Cuando la empresa adquiere un tamaño considerable, se trata indudablemente de la mejor alternativa, y al mismo tiempo la que menos comisiones cobra por transacción, aunque debes considerar que el uso de la máquina de Transbank tiene un costo mensual por arriendo, lo que sube tus costos administrativos.

Existe una alternativa hoy, se trata del POS proporcionado por Banco Estado para cobrar directamente con tarjetas de crédito y débito. La máquina tiene un costo por única vez de $ 39.000 y sus comisiones por transacción son casi tan bajas como las de Transbank. La comisión a la fecha de publicación de este artículo, es de 2,90% + IVA por transacción, pero no cobran arriendo por la máquina ni otros costos fijos por lo que esa comisión no es tan diferente a la de Transbank (dependiendo del volumen de ventas). Una vez que adquieras la máquina en compraqui.cl, te la envían a domicilio sin costo por el despacho y podrás comenzar a vender con tarjetas de forma presencial. Tu dinero (descontando las comisiones) es luego transferido por BancoEstado a tu cuenta corriente, vista o cuenta RUT.

También puedes cobrar directamente desde tu sitio Web, utilizando Webpay (servicio de Transbank) o Flow, que es una plataforma similar a Webpay pero que además de utilizar Webpay, acepta otros tipos de pago en línea y tarjetas de casas comerciales. La comisión que cobra Flow es de 2,89% + IVA, y los pagos de tus ventas Online los recibirás 24 horas después en tu cuenta corriente, vista o cuenta RUT. La ventaja de este sistema es que tiene integración con varios carros de compra gratuitos o puedes crear botones de compras para tu Web, sin necesidad de un carro de compras (aquí probablemente vas a necesitar la ayuda nuevamente del hijo de tu vecina o tu sobrino).

Te invitamos a ver el programa Ocho en Punto, donde junto al emprendedor Sergio Zapata Peterman, en la emisión del 21 de Julio analizamos todas estas y más alternativas para entrar a los negocios en este modelo de Economía Colaborativa.

Si tiene cualquier duda o necesitas ayuda para alguna de las etapas comentadas, o quieres aportar con otras herramientas o ideas, te invitamos a comentar abajo para compartir con el resto  de nuestra comunidad.

Comparte, difunde!
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol