Plebiscito del 26 de Abril ¿Qué habría sucedido?

Anuncio

Para el domingo 26 de Abril estaba programada inicialmente la realización de un plebiscito para que la ciudadanía decidiera si deseaba o no una nueva Constitución y, en caso de ser positiva la respuesta, qué método elegiría (Convención Mixta o Convención Constituyente).

A este evento creado por los políticos aun contra lo que dicta la Constitución del Estado, estaban invitados a participar todos los chilenos en un proceso inédito que buscaba redactar una nueva carta magna, proceso impuesto y diseñado por los propios políticos que en lugar de trabajar con las herramientas disponibles para buscar soluciones a las demandas ciudadanas, optaron por el camino más complicado y caro, además de incierto en sus resultados y consecuencias para el país y su futuro.

El proceso en sí se impuso en medio de la peor época social vivida en el país, cuando miles de activistas de izquierda salían a las calles a saquear, destruir, incendiar propiedad pública y privada, sistemas de transporte, y atacar a Carabineros a diario instalando además en el colectivo que Carabineros es el enemigo del pueblo y un gran represor violento contra manifestantes pacíficos.

La idea de manifestantes pacíficos fue respaldada por la mayoría de la prensa que se empecinó en ocultar los actos de violencia de una primera línea desquiciada y compuesta en su mayoría por delincuentes con prontuario, quienes recibirían pagos cuyos orígenes aún despiertan dudas.

Esta violencia descontrolada, sobre la cual el Gobierno había perdido completamente el control y cualquier posibilidad de calmar los ánimos para permitir que la sociedad entera pudiese retornar a una normalidad que la gran mayoría anhelaba, se detuvo solamente porque llegó al escenario un poderoso enemigo para todos: el coronavirus.

La pandemia que se hizo presente a principios de Marzo, 5 meses luego de haberse desarrollado una verdadera guerra civil en diversos puntos estratégicos de las principales ciudades del país, se encargó de regresar a manifestantes, a la prensa, al INDH y a delincuentes a sus hogares, y finalmente todo se calmó. Pero ¿Qué hubiese pasado si la pandemia no aparecía?

26 de Abril sin Covid-19

Luego de observar el comportamiento de las cúpulas de izquierda, las mismas que crearon y convocaron el estallido de violencia a partir del 18 de Octubre de 2019, hay que colocar por lo menos en duda que el plebiscito se habría desarrollado. Recordemos que en Marzo esta izquierda había convocado al Grupo de Puebla a una reunión que luego, por la presión social reinante, no pudieron realizar. Sin embargo el Grupo de Puebla sí se reunió el 24 de Abril, de forma virtual. A la jornada asistieron muchos participantes de la izquierda chilena, además de personajes de la izquierda latinoamericana y española.

Entre ellos destacó la intervención del presidente argentino, quien incitó a los chilenos a obtener el poder y actuar rápido para ello, utilizando todas las herramientas al alcance incluyendo la movilización del “pueblo”. Claramente se trata de incitación a la violencia valiéndose de la ciudadanía engañada para obtener sus fines y conseguir derrocar al presidente electo para secuestrar el poder.

Todo iba bien hasta la llegada del inesperado Covid-19, un convidado de piedra que aguó todo el plan, como denominó Nicolás Maduro o Florencia Jackson lo que estaba ocurriendo en Chile, de la mano de muchas organizaciones chilenas partiendo por la “Mesa de Unidad Social”.

El país literalmente se paralizó. Varias semanas después comienzan a intervenir los integrantes de la primera línea y varios políticos con videos y declaraciones llamando a un “Estallido 2.0” y profiriendo sendas amenazas tanto a la población como al Gobierno y a Carabineros, advirtiendo que “lo vivido antes fue sólo un anticipo de lo que vendrá después”. Amenazas de muerte contra el Presidente de la República, su Ministro de Salud, Carabineros y sus familias, y contra todo quien se interpusiera en su camino.

En este escenario ¿Se habría desarrollado el plebiscito? ¿Habríamos llegado en pie, como país democrático, a las urnas un 26 de Abril?

Lo más probable es que no. Y así lo temían no solo los que estaban por el rechazo hacia este proceso. También existían políticos de la misma izquierda que estaban poniendo en duda que Chile podría estar en condiciones de celebrar cualquier tipo de elección democrática dado el nivel de violencia imperante en las calles, donde lanzar bombas molotov a Carabineros se había convertido prácticamente en un deporte y la prensa celebraba a los “manifestantes pacíficos”  y demonizaba a las fuerzas de orden por impedir que continuaran destruyendo todo, actuando absolutamente fuera de todo marco civilizado y democrático.

En esta realidad, hay que poner en duda que hubiésemos llegado a esta fecha para celebrar un plebiscito. Lo más probable es que ante el clima de división existente y la izquierdización del Gobierno que se transformó en un mero espectador dejando de garantizar los derechos de las personas, la paz y la seguridad, para cuidar y justificar a los violentistas, terroristas y delincuentes, el 26 de Abril sería una fecha en la que muchos estaríamos parapetados en nuestras casas, muchos armados protegiendo a nuestras familias ante cualquier posible ataque y muchos otros habrían simplemente arrancado de un país gobernado por la violencia y el peligro creados por una izquierda decidida a lo que sea para obtener un poder que no alcanzaron en las urnas.

¿Cuáles habrían sido los resultados?

En el mejor de los escenarios, a pesar de todo lo que vivía el país en esos momentos trágicos para la democracia, existían probabilidades menores de que se realizara el plebiscito. Con la violencia reinante no sería democrático, ya que muchas personas optarían por no ir a votar ante el riesgo de ser agredidos violentamente por una delincuencia desatada y sin control que ya era dueña de las calles y una policía amarrada de manos por las autoridades.

Por lo tanto los resultados que hubiésemos conocido de desarrollarse el plebiscito este 26 de Abril, serían muy diferentes a los que muestran actualmente las redes sociales en diferentes encuestas que circularon este domingo, preguntando cómo habríamos votado. Hoy las masas ya se han “olvidado” lo que vivía Chile hace apenas 50 días atrás, y la percepción de la violencia es que se trataba apenas de “un pequeño grupo sin importancia”.

Veamos cuáles serían los resultados, si el plebiscito dependiera de estas encuestas. Tomaremos las más representativas por cantidad de votos sin importar de qué sector provienen sus creadores, para saber qué opina la ciudadanía acerca de la idea de crear una nueva Constitución.

Resultados en Redes Sociales

Los siguientes son los resultados de las encuestas Online a nuestro alcance, con corte a las 20:00 del domingo, eligiendo a las once primeras encuestas que aparecen en la sección “destacados del día” en Twitter:

Resultados

Tomando estos resultados que parecen representativos de lo que se vivió durante la jornada en las redes sociales, el resultado final es:

TOTAL VOTOS: 275.333

Apruebo: 117.539 VOTOS, 42.68%
Rechazo: 157.794 VOTOS, 57.32%

Las reacciones de la izquierda ante estos resultados que comenzaron a manifestarse a tempranas horas del domingo fueron violentas, refiriéndose en duros términos a quienes votaban e impulsaban el rechazo que obtuvo un rotundo y contundente triunfo frente a un “apruebo” débil impulsado por una izquierda que hace uso intensivo de las redes sociales, que sólo deja instalada una duda: ¿Quiénes quieren realmente una nueva Constitución en Chile?

Comparte, difunde!
Anuncio
PUMA - La Serie
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol