Giro de la Economía y Nuevo Orden Mundial

Anuncio

Jaime Mañalich, ministro de salud en Chile, señaló hace algunos días que “todas las agencias financieras mundiales están trabajando en esto, porque efectivamente la recesión mundial que va a afectar al planeta después o en los meses que vienen, va a generar hambre, falta de acceso a medicamentos y los riesgos que eso implica”.

Estas declaraciones se dan en el marco del informe proporcionado por la autoridad chilena a la OMS, en representación de todos los países de la región latonoamericana.

De acuerdo a diversos referentes estamos hablando de una “nueva economía mundial” que nace por efecto del Covid-19 y la crisis traerá cambios profundos en la forma en que se manejan los aspectos económicos de las naciones y transformaciones económicas no solo a Chile, sino al mundo entero.

Mientras algunos economistas plantean que los cambios no serán permanentes, que no se trata de un nuevo orden mundial, otros consideran que las economías se transformarán en subsidistas totales. Ya sucedió así con Estados Unidos para la crisis de 1929 y a la Unión Europea le tocó luego jugar de la misma forma, subsidiando países completos. Ya se vio en medio de esta misma crisis sanitaria, cuando el Gobierno norteamericano tuvo que intervenir en la industria de petróleo para evitar que sucumbiera, hace sólo una semana.

Los líderes del planeta exponen hoy que hay que hacer revisiones al globalismo. Se coloca como ejemplo a Estados Unidos, que plantea que la producción estratégica debe producirse dentro del país y no confiarla a mercados externos. De este modo las tendencias proteccionistas que ya venían haciendo ruido desde hace varios años, hoy van tomando mucho mayor fuerza.

Tampoco se ve un organismo que lleve la batuta en materia de organización y medidas para enfrentar las materias económicas frente a una pandemia que avanza lentamente en todo el mundo y, además no aparece en escena nadie que parezca dispuesto a asumir esa responsabilidad. Tampoco la cuestionada ONU se encuentra en condiciones de representar al resto del mundo en este aspecto, pues sus intenciones siempre han estado orientadas a asumir un papel relevante en una globalización extrema que conduzca a un gran “Gobierno Mundial”. Esta alternativa de la ONU ha demostrado ser la causa principal de grandes problemas para los países, sobre todo aquellos del tercer mundo o en vías de desarrollo.

El intervencionismo en los mercados, como se ha visto esta última semana en Estados Unidos con el petróleo, aumentará porque ya no se dependerá 100% de lo que ocurra en los mercados externos, sino de lo que el país es capaz de producir por sí mismo. Chile por ejemplo, debería tender a producir cobre elaborado y no limitarse a enviar a China el producto en bruto.

El problema que se dará con el proteccionismo, y motivo por el que algunos economistas esperan que no se intensifique a niveles extremos, será la falta de multilateralismo que llevaría a disminuir drásticamente el intercambio comercial entre países. Cuando se produce un efecto en ese sentido, el probable resultado será que existirán países que no están en condiciones de producir por sí solos muchos bienes, y para obtenerlos requieren de las importaciones. Sin ellas un gran porcentaje de la población mundial no tendría acceso a medicamentos, tecnología y productos de otras industrias consideradas esenciales para la calidad de vida y funcionamiento de una nación.

Otros referentes apuntan a que la economía se transformará en un proceso más colaborativo. Gracias a las experiencias que se están adquiriendo producto del distanciamiento social, las fronteras cerradas y las cuarentenas, las personas están aprendiendo a trabajar a distancia y poco a poco las empresas y la industria en general comienza a observar que muchas funciones tienen excelentes resultados con este sistema de trabajo no presencial.

Existen muchas áreas que sufrirán cambios radicales, como por ejemplo el turismo que probablemente ya no será prioridad para muchas personas que están aprendiendo a valorar de forma mucho más importante las relaciones más cercanas y lo propio, lo que pertenece a sus naciones. Este nuevo comportamiento social repercutirá en muchas industrias que hoy dependen de los viajes, como el transporte aeronáutico, la hotelería y muy probablemente la industria gastronómica que se verán muy afectados por la reducción de los visitantes. Se trata de una nueva forma de vida, el coronavirus

El Covid-19 cambiará para siempre la forma en que nos relacionamos, realizamos negocios, producimos, vivimos y nos comunicamos. También se convertirá en el gatillante de una nueva forma de percibir el mundo en todos los sentidos, y las economías locales tenderán a protegerse más para evitar colapsar cuando una potencia mundial o un país vecino tengan problemas.

Pero también existirá mayor colaboración, como está sucediendo en este momento entre los laboratorios que trabajan aceleradamente para producir una vacuna y/o medicamentos para combatir el virus. Porque finamente lo que le importa a los Gobiernos, a las industrias, comercios y a las personas, es estar bien. Para conseguir ese estado de bienestar, la colaboración es un factor fundamental que la humanidad parece comenzar a, finalmente, comprender.

Comparte, difunde!
Anuncio
PUMA - La Serie
Palabras clave del artículo: , , , , ,
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol