Fiestas y karaokes amenizaron la noche en Santiago en plena crisis

Anuncio

El día de ayer viernes la autoridad sanitaria decretó el cierre de pubs, bares, restaurantes, cines y teatros además de todo lugar en el que se congreguen personas y que pueda convertirse en un foco de contagio para el Coronavirus, incluidos los eventos deportivos privados.

A esto se sumó la cuarentena municipal decretada por sus alcaldes para las comunas de Vitacura, Las Condes y La Reina.

Sin embargo, a pesar del claro sentido que tienen estas medidas para impulsar a las personas a quedarse en sus hogares y no salir a hacer vida social arriesgando el contagio o la transmisión del mismo a otras personas, el comportamiento de miles de santiaguinos ha sido absolutamente irresponsable.

Ayer denunciamos en La Vereda la salida masiva de familias completas que en lugar de mantenerse en sus casas y evitar todo tipo de contacto social, eligieron desplazarse hacia las playas del litoral central y también hacia la zona centro norte del país.

A las 11 de la noche comenzamos a recibir denuncias en nuestro whatsapp advirtiendo que se comenzaba a escuchar música y gritos propios de una fiesta en diversos sectores de la zona oriente de Santiago, ante lo cual se llamó a Seguridad Ciudadana que acudió a poner fin a esas reuniones. A pesar de ello las fiestas se reactivaban una y otra vez en diferentes puntos, escuchándose la música y en algunos casos sesiones de karaoke que alertaban a las personas indicando que muchos de sus vecinos actúan con absoluta inconsciencia acerca de las consecuencias que sobrevendrán luego de estos actos absolutamente irresponsables para con la comunidad.

Los jóvenes no se han dado cuenta de la gravedad de la pandemia al creerse inmunes, o considerarlo “un simple resfrío”. A pesar que se registran miles de casos de entre 20 y 35 años en el mundo con más de 100 fallecidos en ese rango etario, el problema mayor es justamente creer que al no presentar síntomas, o tenerlos muy leves, no será problema. Olvidan a todas las personas que están y estarán cerca de ellos en los siguientes 14 días, quienes pueden incluso morir en los casos más extremos debido a lo que creen es una simple fiesta entre amigos.

Se trata de un comportamiento irresponsable y egoísta, tal como el de las familias que decidieron irse a la playa, que sigue centrado en sí mismo sin importar lo que suceda a los demás. Se trata de una generación completa de jóvenes que, creyéndose superiores y únicos, jamás han medido las consecuencias de sus actos y por lo que estamos observando en muchos casos aun no han cedido terreno a la humildad y el nuevo sentido de sociedad que se abre con la aparición de la pandemia. Una sociedad en la que debemos interiorizar que, si mi vecino está bien, yo estaré bien.

El Ministro de Salud Jaime Mañalich también se muestra preocupado por este comportamiento por parte de un sector de la sociedad, señalando que “estamos viendo con enorme preocupación que mucha gente entiende esto como un periodo de vacaciones y están concurriendo a sus segundas viviendas, llevando el riesgo de infección a localidades que tienen poca infraestructura sanitaria para soportar un brote epidémico“.

627 fallecidos sólo ayer viernes en Italia

Lo cierto es que de seguir con un comportamiento tan grave como el que están mostrando personas que se supone se encuentran informadas de la gravedad de la pandemia y de las medidas que se deben tomar por cada uno, forzarán a establecer una cuarentena total. Probablemente sea bueno mostrarle a esas personas las cifras de contagio y mortalidad que se viven actualmente en Italia y España, ambos países cuyos habitantes mostraron un comportamiento exactamente igual al que hoy exhibe este grupo de chilenos.

Sólo ayer viernes en Italia fallecieron 627 personas por el Covid-19 ¿Cuántas personas esperan que fallezcan en Chile para que estos “compatriotas” se enteren de la gravedad de su comportamiento?

Comparte, difunde!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*