Coronavirus: Una oposición destructiva

Anuncio

La crisis sanitaria que vive el mundo entero y que ya ha dejado 198 personas muertas en Chile, haría pensar que las prioridades del mundo político estarían alineadas con el objetivo de superar esta crisis con la menor cantidad de víctimas posible.

En países como Portugal la oposición declara públicamente que su único fin en este momento es trabajar junto al Gobierno para intentar superar de la mejor forma estos dramáticos momentos para la salud de sus compatriotas,  declaraciones que se hacen uniformes en cientos de países del mundo que, estando afectados por el Covid-19, han comprendido que la única forma de cuidar a los habitantes es aunar todos los esfuerzos y dejar completamente de lado las mezquindades de la política pequeña.

En Chile en cambio se vive una situación completamente contraria al espíritu que reina en otras naciones. A pesar de los buenos resultados logrados gracias a los esfuerzos del trabajo conjunto entre los diferentes ministerios, y que han sido destacados y aplaudidos tanto por la OMS como por las autoridades de otros países como Estados Unidos que enviará representantes para aprender cómo lo ha hecho Chile para la contención de los contagios, la oposición, mayoritariamente de izquierda, se encuentra empeñada en descalificar las acciones y los resultados del Gobierno.

En un discurso cuya línea no ha variado desde el inicio de la pandemia en nuestro país, personeros y congresistas del Partido Comunista y del Frente Amplio, más integrantes de otros partidos de oposición, insisten a diario en contradecir las cifras proporcionadas por el Minsal y promover campañas públicas de desprestigio contra el Gobierno y el Ministro de Salud, Jaime Mañalich. Otro elemento que como ciudadanos debemos considerar es la reunión del Grupo de Puebla convocada por la izquierda chilena, donde mandatarios y ex mandatarios extranjeros alentaron a la izquierda chilena a trabajar con “todas las herramientas disponibles para recuperar el poder”. No es lo que la gente espera.

El comportamiento de los políticos no ha estado a la altura de lo que los chilenos esperan de ellos. En situaciones de crisis es cuando se aprende quiénes son los que están ocupando un escaño por Chile y los chilenos, y quienes se encuentran en el poder solamente para sus intereses personales y partidistas, sin que les importe realmente lo que le ocurre al país y los ciudadanos.

Hoy se encuentran enfocados en realizar a como de lugar un plebiscito que ellos mismos impusieron. No les importa que la fecha establecida esté en medio de lo que se estima será uno de los periodos de mayores contagios en el país. Su objetivo es obtener el poder, no realizar una consulta democrática.

Diversos parlamentarios, sobre todo en la Cámara de Diputados, dedican su día entero a publicar frases contra el Gobierno. No se les ha visto aportando absolutamente nada en cuanto a la crisis sanitaria, sino solamente emitiendo descalificaciones y menoscabando el trabajo de quienes sí están dedicados por completo a la tarea de contener la crisis de la mejor forma posible.

Se esperaría de parte de todos los parlamentarios un apoyo transversal y la instalación de mesas de trabajo para aportar con ideas y colaborar, pero nada de eso ha sucedido. La oposición sigue considerando al Gobierno como a un adversario, alguien a quien hay que derrotar y destruir su imagen pública. No les importa que ocurran más muertes o que los índices de contagio se disparen a niveles como los vividos por Italia, España o Estados Unidos. De hecho una situación así, luego de analizar sus declaraciones, pareciera servirles para “la causa”. Así se manifiesta al leer las declaraciones de la presidenta del Colegio Médico o el del Colegio de Profesores, ambos militantes del Partido Comunista.

Tal como lo graficó la contraportada de The Clinic hace unos días, el aporte de la oposición para superar el coronavirus es una hoja en blanco.

Una vez que como país hayamos superado los chilenos deberemos sentarnos a analizar si es esta la oposición que necesita nuestra democracia y, si muchos de los actuales parlamentarios deben seguir ocupando escaños que ellos mismos han demostrado que no merecen por representarse solamente a ellos mismos, y no a los chilenos en momentos de crisis.

 

Comparte, difunde!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*