Cómo China realiza inversiones estratégicas en Chile

Anuncio

 

Mientras en otros países protegen las industrias estratégicas, principalmente aquellas que entregan los servicios básicos, la electricidad y las telecomunicaciones, el relajo de las autoridades chilenas ha permitido un rápido avance del Partido Comunista chino en su adquisición y control. 

Llama mucho la atención que nuestro país sea tan poco previsor. Explico estas primeras palabras. En muchas partes del mundo los países son muy cuidadosos con sus recursos, en particular aquellos que son considerados estratégicos. Hace un tiempo Australia no permitió que una empresa de China invirtiera una cantidad de miles de millones de dólares en algunas empresas en ese país, la razón de negar esa interesante inversión era que ambas empresas son consideradas estratégicas, la negación de no permitir esa inversión tuvo una violenta respuesta del país asiático y una serie de medidas arancelarias que afectaron las exportaciones de Australia hacia China que es el principal socio comercial. El gobierno australiano a partir de junio de 2019, endureció las normas que rigen las inversiones extranjeras en el país para impedir que se realicen aquellas que podrían suponer un riesgo para la seguridad nacional, una medida que fue percibida como un intento de limitar la influencia creciente de China en el país, este hecho generó las represalias del gobierno chino.

En otras palabras los australianos son cuidadosos de su seguridad y velan por sus intereses, aunque esto le signifique perder unos cuanto miles de millones en inversiones futuras.

En nuestro país hace unos meses, los chinos invirtieron en el litio, compraron acciones que le permiten participar en la extracción y comercialización del litio, ahora compraron acciones que le permiten controlar la transmisión y distribución de energía eléctrica del país, Chilquinta y CGE, es decir dejaron en manos de una potencia extranjera un área muy sensible de cualquier país. Nuestras autoridades, comenzando por el presidente del país nada hicieron para demorar esto e investigar lo que ello significa, ahora estamos dependiendo de los chinos, la influencia económica les otorga una posición de privilegio, esto puede ir contra nuestros intereses. Ellos han invertido mucho en Latinoamérica, existen muchos países que están endeudados, y han tenido que entregar algunas zonas a la administración China. El ejemplo lo vemos con nuestros vecinos del este (ver historia de base China en Neuquén, Argentina), el hecho les hace perder independencia. Hace pocos días una autoridad política en Chile recordó que existe un decreto que prohíbe el corte de suministros básicos a los deudores en esta situación de Pandemia, un representante de la empresa China que adquirió Chilquinta planteó que eso debería estudiarse. Esto es un ejemplo de cómo Chile lentamente está perdiendo libertad de acción, espero que no llegue la oportunidad que tengamos que pedir autorización a los chinos para realizar algunas modificaciones en nuestro sistema político o económico o si aceptamos inversiones de otros interesados, les recuerdo lo ocurrido con Paraguay, ellos reconocen la existencia de Taiwán como nación independiente lo que les ha producido más de algún contratiempo con los chinos.

Nuestras autoridades no han sido prolijas con las inversiones chinas, sólo les interesa lo que ganarán algunos personajes con esas inversiones. Se debería imitar el cuidado que tienen los australianos, pero creo que para algunos que están en estos momentos en el poder político les atrae la idea de tener sus negocios particulares, descuidando y desprotegiendo a nuestro país y sus ciudadanos, la visión futuro ahora no importa, es lo inmediato lo primordial.

Patricio González
Profesor de Historia y Geografía.

Comparte, difunde!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*