Columna: 2,5% de impuestos es nada ¿Por qué no aplicar 10% de una vez?

Columna de Sebastián Cristi

Ayer diputados de oposición, principalmente de esa izquierda tapizada de expertos economistas que reciben señales de luz desde el universo para iluminar a todos los economistas del mundo, ingresaron a discusión su tan anhelado impuesto del 2,5% para las personas que posean más de 22 millones de dólares de patrimonio.

La explicación para tan brillante iniciativa, es que “servirá para financiar rentas básicas de emergencia” para familias afectadas por la pandemia.

La genial idea cuenta con el respaldo de connotados parlamentarios como los diputados Gabriel Ascencio (DC), Karol Cariola (PC) , Giorgio Jackson (RD), Daniel Núñez (PC), Luis Rocafull (PS), Alejandra Sepúlveda (FRVS), Alexis Sepúlveda (PR), Raúl Soto (PPD), Camila Vallejo (PC) y Esteban Velásquez (FRVS). Claro que para muchos aspectos seguramente se hicieron asesorar por otros aun más expertos que ellos en materia tributaria y económica, también de esos partidos políticos que han aportado tanto al progreso del país.

Anuncio

Dicen que se trata de un “impuesto único”, que será aplicado por una sola vez a los “super-ricos”, como ellos han denominado a todos aquellos que ganan… más que ellos. Claro que, como ya conocemos a nuestros astutos legisladores, el impuesto será aplicado una y otra vez para diferentes situaciones. Yo les recomendaría seguir en la segunda patita con un 5%, o mejor aún un 10%. Así nos aseguramos de poder extraer el máximo posible de esas fortunas que no les pertenecen, pero a las que quieren echarle mano a como de lugar.

Aunque se trata en la práctica de una doble tributación para los afectados, los impulsores de la iniciativa se veían felices, rebosantes en  el Congreso al explicar que este impuestito permitiría “allegar recursos al Fisco por US$6.500 millones”.

Luego de leer tan docta propuesta que busca quitar a los ricos para entregar por una vez a los más necesitados un monto que a duras penas salvará 15 días de alimentos para esas familias, se pasó por mi cabeza una idea loca: ¿Qué pasaría si estas lumbreras de la economía se salen con la suya?

Bueno, yo no poseo 22 millones de dólares. No creo tener ni el 0.1% de ese monto como patrimonio, pero si los tuviera y apareciera de pronto el fisco a decirme que entregue 550 mil dólares de mis bienes en los siguientes 30 días, tal como proponen estos niños de bien, no me quedaría más que hacerlo. Aunque probablemente, nuevamente si fuera dueño de un monto como ese, generado con trabajo, esfuerzo y sacrificio, y haber pagado todos mis impuestos sobre ese patrimonio año tras año, comenzaría a pensar en alternativas. Nadie gana o mantiene una fortuna así simplemente con los intereses por renta, se requiere trabajar y dar trabajo.

Lo que pasa es que en mi ignorancia en materia económica y tributaria no me atrevería a cuestionar siquiera la super idea para castigar a los super ricos. Pero, que me vuelvan a aplicar impuestos sobre un monto por el cual ya tributé, y con gran generosidad al Estado, me haría sospechar que esto se comienza a poner mucho más negro de los grisaseo que ya se encontraba y, que tal como le ha pasado a otros “super-ricos” de países vecinos, dentro de poco vendrán por ese 5%, 10% o probablemente más.

Las personas que poseen fortunas de esa envergadura o superiores, generan empleo. Esos empleos son su aporte para combatir la pobreza, la inequidad y el asistencialismo estatal. El empleo proporciona dignidad a las personas. Aunque la palabra dignidad ha sido bien manoseada últimamente y algunos creen que se trata de tener para comer, les informo con pesar que están equivocados porque dignidad es la cualidad de las personas que les hacen valer como tales sin permitir ser humillados o degradados. Recibir “bonos” y no trabajo, es indigno. Ser sujeto de asistencialismo estatal y no de condiciones que les permitan generar sus propios ingresos, es indigno.

Regresemos. Los únicos que poseen patrimonios del nivel que se pretende gravar, son algunos empresarios. Usualmente, a mayor patrimonio, más empleos generan.

Sin embargo los hiper super diputados con macro dotación de inteligencia y conocimientos tributarios y económicos que presentaron el proyecto, probablemente tienen diseñada una fórmula en la que el empleo no es necesario para suplir las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad. Y es que esos empleos son esclavizadores y sin duda la gente vive mejor con bonos. Además, no importa asustar a quienes invierten y generan empleos: sus impuestos, según desprendo de tan genial iniciativa, tampoco son necesarios. Porque, si yo fuera castigado de esa forma por parte de parlamentarios que estarán ahí por corto tiempo más, sin duda que estaría analizando qué tanto me conviene reinvertir dentro de Chile y seguir creciendo y generando más empleos ya que de seguro ante cualquier evento me van a volver a aplicar otro doble impuesto, y otro más y otro más, además del riesgo de que lleguen las anunciadas expropiaciones si se llegara a aprobar el plebiscito. Recordemos que varios parlamentarios ya están repartiendo generosamente las propiedades y patrimonio de quienes tienen más, en su proyecto de Constitución.

Ante todos esos riesgos ¿seguiría invirtiendo en Chile? Podrán llamarme poco patriota, que no soy solidario, atacarme por no tener empatía con nuestros inteligentes diputados. Pero, si he llegado a reunir un patrimonio de esa magnitud, no estoy tan claro que esté dispuesto a perderlo todo y dejar de generar impuestos y empleos por ideas geniales de nuestros queridos y respaldados parlamentarios.

Leo y vuelvo a leer los nombres de cada una de estas estrellas de la economía, las finanzas y sigo pensando que, algo deben haber pensado para evitar que esto pase y los empresarios se mantengan contentos, generando empleo e impuestos, sin escapar de esta maravilla hacia otros países como Perú, que prefieren incentivar el progreso y el empleo en lugar de castigar a quienes levantan la economía de los países. Porque después de todo ellos están ahí para hacer crecer al país y entregar mejores condiciones de vida a los ciudadanos ¿o no?

Sebastián Cristi

Comparte, difunde!
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol