30 julio 2021

Chilenos se dejan seducir con cantos de sirena para escribir la nueva Constitución

Anuncio

En un increíble resultado que favorece a la izquierda en la mayoría de los casos, la votación por convencionales constituyentes en Chile obtuvo una amplia mayoría que supera los dos tercios necesarios para poder redactar los artículos de la nueva Carta Magna a su antojo sin ningún tipo de freno.

A pesar de los llamados efectuados a votar utilizando la sensatez, los electores chilenos optaron por colocar en este importante cargo a candidatos conocidos por su rol en televisión, farándula y, en muchos casos también por ofrecer soluciones populistas de toda índole, la mayoría de ellas correspondientes a objetivos que no se deben encontrar dentro de una Constitución política. Entre las ofertas varios de los electos prometieron, entre otras ofertas populistas, casa propia para todos, internet gratis en todo Chile, solicitar la renuncia del Presidente de la República, eliminar el Banco Central  como ente autónomo, terminar con la propiedad privada y las AFP, la concentración de riquezas, más impuestos al patrimonio, abrir las fronteras, prohibir más de una vivienda por persona, cambiar la bandera de Chile, etc.

El hecho concreto es que más del 80% de los convencionales constituyentes elegidos no tiene conocimientos ni experiencia en temas constitucionales ni tampoco formación profesional relacionada con asuntos legales, económicos o sociales.

En este escenario en el que reina el populismo, queda por ver cómo se pondrán de acuerdo los diferentes actores para redactar esta nueva Constitución. El proceso comienza por definir las normas que los regirán, y en esta primera etapa podría verse entrampado todo el proceso pues una amplia mayoría de los seleccionados por medio de la votación de ayer, apuestan por otorgar a la convención constituyente poderes más allá de los que se le asignaron, llegando en muchos casos a plantear la necesidad de que este nuevo órgano se transforme en plenipotenciario. Es decir, que estará por sobre los tres poderes del Estado.

En caso de que esa idea prospere, y ahora que la izquierda cuenta con amplia mayoría dentro de la convención es muy probable que así sea,  estaremos frente a un ente que no solamente tendría que redactar una nueva Constitución, sino además legislará e impedirá que las iniciativas de Ley tramitadas por el Congreso y el Gobierno avancen.

La democracia en Chile a contar de este momento se enfrenta a un grave riesgo de quiebre institucional y certeza jurídica y económica, gracias a la falta de compromiso de los chilenos con nuestro país.

Comparte, difunde!
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol