El Chile de hoy mirado desde afuera

Paul Sfeir
Periodista de la Oficina de Comunicaciones del
Departamento de Estado de EEUU para Cuba y el Caribe – OCB
Para La Vereda

Estimados lectores de La Vereda,

A partir de este primer encuentro, intentaré contarles cómo vemos a nuestro Chile desde el extranjero, desde EEUU, en un ejercicio que busca ser un complemento para generar a Uds. una idea de panorama mas amplio sobre la realidad de nuestra nación.

Anuncio

Hace un par de días, fue publicado en redes sociales un video del que se identifica como autor un elemento o agrupación autonombrada “colectivo matapacos”.  Un despliegue de tecnología audiovisual que trae a la memoria la forma en que la agrupación terrorista Estado Islámico (ISIS – EI) promocionaba sus actos criminales e invitaba a las mentes febriles pero débiles de jóvenes en todo el mundo, a integrarse a esa despiadada facción terrorista para una doble función; cometer asesinatos de forma impune y ser la carne de cañón que encubriera  y protegiera a los jerarcas de ese colectivo criminal.

Este video no busca algo muy diferente; atraer a jóvenes a conspirar y delinquir. Intentar agruparlos también en forma de carne de cañón para defender a una élite de jerarcas que se están beneficiando económicamente de romper un orden establecido (la República) para que la fortuna de unos pase a manos de otros: nada nuevo… Esto, debo hacer énfasis, no significa que la migración de las fortunas de vencedores a vencidos vaya a desparramar algo de mejoras a los estratos menos beneficiados. El reclamo (histórico y legítimo por cierto) de los menos afortunados continuará, como en Cuba, Venezuela o Nicaragua.

A la concepción del nuevo orden regional que traen estos intentos de demolición del Estado en Chile, debemos agregar la nueva triada que reinicia sus actuaciones en América Latina; Cuba/Venezuela/Irán. Tres países con regímenes sancionados debido a las características opresoras sobre sus propios pueblos, expansionistas (al intentar subvertir el orden en otras naciones) y sus acciones narco-terroristas que están actuando en todo el sub continente.

La intromisión de células terroristas (inicialmente) en el sur del país (y ahora en todo Chile) con el fin de adiestrar en técnicas de ataque y uso de explosivos a los pueblos indígenas para la “resistencia” por parte de agrupaciones narco-terroristas como FARC y los colectivos venezolanos, o el accionar documentado por organismos de seguridad y defensa del país de individuos nacionales y extranjeros en las calles de Chile, destruyendo propiedad de todos los ciudadanos, tanto la pública como la privada, son mas carga para una democracia que viene herida desde el 18 de octubre del 2019. Pero esto no comenzó ahí.

Hace algún tiempo, un grupo de elementos de esos que son “inconvenientes” para cualquier institución  seria de la sociedad, realizaron un desfalco en una de las estructuras mas sólidas de la nación; Carabineros de Chile. Desde ese momento, los medios de comunicación (quiero pensar que casi todos sin querer), comenzaron una campaña de descrédito monumental sobre la institución y  surtió el efecto esperado por los actuales subversivos; que las personas les perdieran el respeto a quienes por tantos años han sido un puntal de la nación y el Estado en términos de seguridad interna. Ahí comenzó el golpe de estado a la decencia en Chile.

El video en cuestión es la prolongación de una incitación al odio y a la violencia y sin duda constituye la continuación de la obra de destrucción que obedece a la orden de seguir manteniendo a la sociedad civil enfrentada con las instituciones de la República para desestabilizarla.

Estamos en medio de un proceso conspirativo que usa la subversión a su favor; un movimiento muy bien planeado y financiado (con dinero empapado de sangre) y que se vale de los eternos engañados que creen que de verdad recibirán algo gratis en su vida.

Pienso que una pandemia no puede ser el “ministro de seguridad nacional” mas eficiente que tenga un gobierno. Creo que es momento de tomar muy en serio la premisa de que la democracia es el único sistema que tiene los mecanismos para destruirse a si mismo, y es muy probable que los verdaderos demócratas de Chile no estén queriendo ver ese detalle.

Comparte, difunde!
(nos reservamos el derecho de moderar los comentarios. Todo comentario expresado con respeto es muy bienvenido)
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol