Fundación en Los Lagos entrega canastas de alimentos a municipalidad de Puerto Octay

Fundación en Los Lagos entrega canastas de alimentos a municipalidad de Puerto Octay

Esta tarde la Fundación “Los Lagos en Acción” entregó canastas de alimentos a la Municipalidad de Puerto Octay.

La ayuda, será distribuida a familias que estén pasando por problemas económicos difíciles de abastecimiento, según lo confirmó la alcaldesa, María Elena Ojeda.

“Ha sido un día de bendiciones para la comuna, luego del aporte importante de “Semillas Llanquihue” con 1200 mallas de papá, y ahora esta noble fundación que servirá para ir en ayuda de la gente que lo necesita”, dijo la edil.

Por su parte, el presidente de la Fundación “Los Lagos en Acción”, Jorge García, señaló que se trata de una de las actividades que se está desarrollando en la región y tiene que ver con la contingencia. “Sin duda que hay mucha gente sin trabajo y eso significa que hay necesidades básicas, como la alimentación. Por eso, hemos querido contribuir con este aporte”, destacó García.

Activistas instalan barricadas y provocan disturbios en Osorno

Ayer martes un grupo de aproximadamente 15 personas intentaron tomarse el puente Chauracahuín, ubicado en la ciudad de Osorno. En la oportunidad, los agitadores instalaron barricadas interrumpiendo el tránsito en la estructura que une el sector de Franke con la zona de Rahue con calle Victoria.

De acuerdo a lo informado por El Conquistador Sur (Osorno), se trata de agitadores que protagonizaron las tomas ocurridas hace dos meses en la ciudad, y quien lidera al grupo es Nicole Huenante Molina. No se trata de pobladores ni pertenecen a los campamentos organizados, sino más bien corresponden a activistas.

Hace dos meses ocurrieron 21 tomas en la ciudad del sur,  y en todas ellas estaban estos mismos líderes al frente. En esa oportunidad se generaron violentos conflictos con Carabineros y con la Municipalidad de Osorno.

Las barricadas y desórdenes ocurridos durante este martes acabaron cuando llegó Fuerzas Especiales al lugar, despejando el área para reabrir el tránsito luego de aproximadamente dos horas de interrupción.

Cronología de la violencia en La Araucanía

La Araucanía está viviendo momentos duros, dramáticos, de hondo pesar, de temor, que han mantenido fracturada a la sociedad en la Región, reflejados en la crueldad con que se queman casas, se asaltan predios con animales vivos en su interior y también por los alevosos asesinatos de personas, como el matrimonio Luchsinger-Mackay, quienes fallecieron el año 2013 al interior de su casa ubicada en un fundo de la comuna de Vilcún, en la región de La Araucanía, a raíz de un ataque con armas de fuego y posterior incendio provocado por un número indeterminado de personas. En todos ellos afectando y violando los derechos humanos de quienes habitan en su territorio, cualquiera sea su raza, condición o situación económica. 

La década de los noventa marcó el recrudecimiento de la violencia en La Araucanía con la primera toma de fundos y ataques incendiarios y, a partir del año 2000, la tensión ha ido en aumento, sobre todo al analizar los casos de violencia indígena desde el retorno a la democracia, en los cuales se ha visto una tendencia alcista. 

Según un estudio realizado por Libertad y Desarrollo, que contabiliza todos los casos cubiertos en la prensa desde 1990 a 2012 (1.330 hasta junio de 2015), éstos se concentran especialmente en cortes de camino, incendios, actos violentos, hurtos, manifestaciones urbanas (violentas y pacíficas) y tomas de tierras que son reivindicadas por comunidades indígenas. La violencia en la IX Región es un fenómeno que ha ido recrudeciendo, con las conductas sistemáticas y organizadas de grupos violentistas, que atentan contra el estado de derecho y que han implicado serios daños contra la propiedad pública y privada. 

Según la indagatoria de LyD, mencionada precedentemente, estos acontecimientos, que en su mayoría son liderados por encapuchados, reflejan que “durante 2011 hubo un aumento de actos de violencia en relación con 2010”. Además, aseguran que el 51% de los casos corresponden a ataques “tanto a personas como a personal de Carabineros y daños materiales a la propiedad privada, como destrucción de plantaciones, cercos y puentes, seguido por los incendios (18%), tomas de terreno (12%), manifestaciones urbanas (9%), cortes de camino (8%), y finalmente, la comisión de hurtos (2%)”. 

En enero de 2013, en sesión especial, el Senado analizó la situación en La Araucanía y solicitó al Ejecutivo implementar medidas legislativas y administrativas, condenando de paso, todo acto de violencia en un Estado democrático. En esta sesión, el senador García Ruminot hizo un dramático resumen de los principales hechos de violencia que han ocurrido en la Araucanía y dijo que “entre los años 2008 y 2012 se han producido cerca de 800 delitos denunciados ante Carabineros y fiscales de La Araucanía con expresa connotación indígena: 31, el año 2008; 224, el año 2009; 107, el año 2010; 117, el año 2011; 287, el año 2012. Estadísticas que solo consideran hasta el 30 de noviembre. Por lo tanto, no son hechos aislados. Aquí hay violencia sistemática, atropello sistemático a los derechos humanos de los habitantes de La Araucanía”.

En la misma sesión, el Fiscal Nacional, manifestó las difíciles condiciones que deben enfrentar los fiscales en la zona y mencionó que muchas veces en las investigaciones es difícil hacer seguimientos de inteligencia por la rotación del personal policial. 

En julio 2014 la Multigremial de La Araucanía, desde 2009 expone un “Barómetro”, elaborado en base a las denuncias realizadas ante Carabineros y la Fiscalía, que mide las tipologías, intensidades y tendencias de la conflictividad en la zona, presenta un informe que indica que en las comunas de Ercilla y Angol se registra la mayor cantidad de delitos, tales como usurpación y atentados incendiarios. En el informe se indica que en la primera mitad del año 2014, en la Región de La Araucanía se registraron 106 denuncias formales -que están en manos de Carabineros y del Ministerio Público- por hechos de violencia como usurpación y amenazas, siendo los ataques incendiarios los que más se repiten. Según el estudio, entre 2008 y 2013 ha existido 1038 denuncias por hitos de violencia con connotación indígena, siendo el año 2012 el con más registros (309). El barómetro de conflictos con connotación indígena de enero-junio 2015 emitido por la misma Multigremial, indica que en La Araucanía existieron 152 hitos violentos denunciados en ese período, de los cuales 100 fueron en la Provincia de Malleco y 52 en la Provincia de Cautín. El desglose respectivo por comuna es el siguiente: Ercilla 49, Collipulli 30, Freire 15, Angol 12, Padre las Casas 9, Vilcún 7, Temuco 7, Galvarino 4, Lumaco 3, Victoria 3, Lautaro 3, Loncoche 3, Purén 2, Carahue 2, Curacautín, Villarrica y Gorbea 1. Además hubo 73 incendios con connotación indígena denunciados cuyo detalle es: 38 Bosques, 9 Siembras, 7 Camiones, 7 Casas, 6 Rastrojos, 3 Maquinaria forestal, 2 Galpones, 1 Maquinaria vial. 

A esa fecha, los actores más violentados eran los agricultores, les siguen las empresas forestales – transportistas y dueños de maquinaria agrícola. Un elemento adicional a considerar es que estos hechos de violencia tomaron otra característica; originalmente apuntaban a predios particulares de empresarios agrícolas de la zona, posteriormente fueron las empresas forestales el blanco de ataque, pero en los últimos meses de 2014 y principios de 2015, también ha afectado a pequeños parceleros, que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. Los afectados generalmente habitan sus tierras hace varias generaciones y han convivido con las comunidades mapuches colindantes sin problemas, estableciendo además vínculos laborales. A pesar de que el clima de violencia en la zona no es nuevo, sí lo es la intensidad y periodicidad con que estos hechos están ocurriendo. 

Según los datos del Catastro de Violencia Indígena elaborado por Libertad y Desarrollo es posible constatar que se generó un aumento de los actos de violencia desde el año 2014 al primer semestre de 2016, con la agravante de que los actos como tomas y expresiones de violencia extrema, definidos como aquellos en donde se genera una vulneración de la propiedad material, física y/o un daño moral a las personas a través del amedrentamiento, incrementaron su frecuencia, cuestión que va de la mano con un aumento en la percepción de vulnerabilidad y temor imperante en la región. 

La ocupación ilegal de terrenos en la Región de La Araucanía es uno de los elementos centrales que desatan y explican la violencia, como muestran los datos del Catastro de Violencia Indígena, de Libertad y Desarrollo que es un instrumento que desde 1990 permite visualizar en términos de tendencia los episodios de violencia desarrollados en La Araucanía, desde enero de 2014 a mayo de 2016 se han producido más de 45 tomas de terrenos, sin considerar que muchas veces éstas se ven acompañadas por robos, actos incendiarios -de los cuales se contabilizan 60 en el mismo período – , que también devienen en actos de violencia extrema, que desde enero de 2014 suman 98 episodios, de los cuales 38 sólo se produjeron entre enero y mayo de 2015. En múltiples casos las tomas o el enfrentamiento directo se produce en circunstancias de terrenos habitados por parceleros. 

La Confederación Nacional de Transporte de Carga (CNTC), con el objeto de visibilizar la situación de las víctimas de atentados incendiarios, indica que según los datos, desde el año 2006 a septiembre de 2015 alcanzan la cifra de 130 camiones quemados. La agudización en los niveles de violencia caracterizaron los más de veinte atentados ocurridos sólo en los primeros meses de 2016, lo que acrecentaron un proceso de deterioro del Estado de Derecho, además de profundizar la sensación de vulnerabilidad en gran parte de la ciudadanía. 

Según el documento Barómetro de conflictos con connotación indígena, emitido por la Multigremial de la Araucanía, del período enero a diciembre 2016, la violencia de connotación indígena presentó una cara no vista antes en Chile; atentados incendiarios contra iglesias, tanto de credo católico como evangélico, la agresión directa a trabajadores forestales y a conductores de camiones fue otro delito grave. A plena luz del día decenas de trabajadores fueron emboscados, maltratados físicamente, recibiendo disparos directos y a sus vehículos de transporte, dejándoles lesiones físicas y psicológicas. Ciento cinco (105) atentados incendiarios fueron denunciados el año 2016; 36 en la región del Bio Bio, 57 en La Araucanía y 12 en la región de Los Ríos. Se incendiaron y denunciaron entre diversos inmuebles y bienes, 19 iglesias, 35 camiones, importante cantidad de maquinaria forestal, infraestructura predial y maquinaria agrícola. Continúa exponiendo este documento que los delitos de mayor gravedad como lo son los incendios, atentados incendiarios y atentados explosivos se mantienen o aumentan en el año 2016, respecto a los años 2014 y 2015. 

De 80 denuncias en el año 2014, subieron a 119 en el año 2015 y se mantienen en el 2016 con 105 denuncias. Los actores mayormente violentados respecto a cantidad de denuncias realizadas en el año 2016 fueron los agricultores y comunidades religiosas en La Araucanía. Finalmente, el documento indica que respecto a ubicación geográfica, La Araucanía es la región con mayor cantidad de hitos violentos denunciados, siendo la Provincia de Malleco y la Comuna de Ercilla, las zonas con mayor presencia de violencia de este tipo. Cabe señalar que de las 32 comunas que conforman esta región en 20 de ellas hubo al menos un acto violento de connotación indígena perpetrado denunciado. 

Según el informe de 23 de enero de 2016 de la Comisión Asesora Presidencial de La Araucanía, se destaca la situación dramática de las víctimas de la violencia rural, optando por poner la reparación de las víctimas en primer lugar y que amerita medidas inmediatas. En su página 13 el informe expresa lo siguiente: “la violencia se ha convertido en un argumento injustificado para agrupaciones que no respetan ni el Estado de Derecho ni los más mínimos principios de derechos humanos, como lo manifiestan centenares de víctimas que no tienen ninguna vinculación respecto a perjuicios históricos cometidos por el Estado y sus autoridades”.

Dentro de las propuestas en materia de reparación de víctimas de la violencia en la región, esta Comisión Asesora Presidencial expone que, la violencia en La Araucanía ha alcanzado niveles que atormentan a la sociedad regional, especialmente en zonas rurales, generando inseguridad en la población, buscando la expulsión de casas y predios a sus habitantes, ocasionando enormes dificultades y, en algunos casos, imposibilitando el trabajo en paz, produciendo daños a las personas y sus bienes, privando de instrumentos de trabajo y transporte y afectando a quienes transitan por ciertas rutas regionales. Este nivel de violencia ha tenido a víctimas de diverso origen y condición social. Deja en claro que no son sólo víctimas de delitos comunes, sino de delitos que tienen una cierta prolongación en el tiempo y que constituyen una violencia con clara finalidad política, llevada a cabo por grupos violentistas organizados y que proclaman fines ideológicos. 

En su página 16, el informe propone, entre otras, las siguientes medidas: 

  • Creación de una comisión de reparación de víctimas de la violencia en La Araucanía. Estaría conformada por un equipo profesional y especializado para atender a las víctimas de violencia en la región. La comisión debería establecer los conceptos básicos, considerando indemnizaciones proporcionales por daños (lucro cesante y daño emergente) y daño moral, asistencia sicológica, beneficio de no pago de contribuciones en predios usurpados o que no pueden producir producto del conflicto, junto con fondos de arriendos y pensiones para los mismos. 
  • Dictar una ley que cree un fondo de reparación a las víctimas de violencia política en La Araucanía, cuya finalidad sería reparar la totalidad de los perjuicios (lucro cesante, daño emergente y daño moral) de las víctimas. 

Los resultados del Barómetro de conflictos de connotación indígena del año 2017 mostraron que la intensidad de la violencia de connotación indígena aumentó por el impacto social, político y económico de los actos realizados. Grupos organizados al margen de cualquier actitud pacífica y dialogante perpetraron durante todo el año atentados incendiarios, demostrando de manera permanente presencia y voluntad de ejercer – a través de la violencia política – grandes daños a diversos actores productivos y trabajadores, en las región del Bío Bío, Araucanía, y Los Ríos. Hubo 60 incendios denunciados en las tres regiones durante el 2017, donde se incendiaron un total de 89 camiones, afectando este año incluso a transportistas extranjeros (un uruguayo y un brasileño). 

En La Araucanía, hubo un aumento de denuncias respecto del año 2016, de 104 a 140 en el 2017. Se denunciaron 43 incendios/atentados incendiarios durante el año, quemando 55 camiones, 7 iglesias, infraestructura predial agrícola, maquinaria forestal, vial, viviendas, vehículos particulares, buses rurales, entre otros. Atacaron a comunidades religiosas rurales, quemando durante el 2017, 7 iglesias más. 

Se han denunciado desde el 2016 y 2017 un total de 28 iglesias quemadas (católicas y evangélicas). En La Araucanía reaparecieron, el 2017, denuncias de delitos “menos graves”; Usurpaciones, Daños y Amenazas. Se denunciaron 19 usurpaciones, en las comunas de Collipulli, Victoria y Labranza donde ingresaron ilegalmente hombres, mujeres y niños de comunidades indígenas que pararon faenas tanto forestales como agrícolas, haciendo salir a trabajadores de las mismas. Reaparecieron en La Araucanía denuncias de Amenazas, 22. Parceleros principalmente de las comunas de Ercilla, Angol y Los Sauces, denuncian hostigamiento de parte de dirigentes y personas violentas de comunidades mapuches del interior de la zona. De manera permanente son amenazados con el fin que se retiren de sus tierras, y familias mapuches puedan ocuparlas, bajo el pretexto de que son “tierras ancestrales indígenas”. Estos parceleros viven en condiciones de vulnerabilidad social, y son en su mayoría adultos mayores. Las amenazas son muy violentas generando situaciones de gran daño psicológico donde “el quedar en la calle sin nada” o “ser quemados como el matrimonio Luchsinger-Mackay” son parte de las amenazas constantemente mencionadas por los hostigadores. 

Según los resultados del Barómetro, en el transcurso de los primeros 90 días de 2018, hubo 40 denuncias de hitos violentos con connotación indígena y ya no sólo en tres regiones del sur de Chile, sino que se expandió a la región de Los Lagos, donde hubo tres atentados incendiarios denunciados en el mes de enero 2018. En La Araucanía, especialmente en localidades de las Comunas de Ercilla, Angol y Collipulli siguen presentes los robos con violencia e intimidación y las Amenazas, por parte de encapuchados armados en zonas con comunidades mapuches, y dirigidos a vecinos/as parceleros no mapuches y a trabajadores de distintos ámbitos productivos (agrícola, forestal, construcción, de telecomunicaciones, transporte público). 

El miedo y temor es parte del diario vivir de familias mapuches y no mapuches en ciertas localidades identificadas hace años en torno a la violencia de connotación indígena. Maltrato físico y serias secuelas psicológicas quedan en los trabajadores directa e indirectamente atacados, incluso secuestrados como ocurrió en el mes de marzo en la comuna de Collipulli, Región de La Araucanía, sector aledaño a comunidades indígenas, donde encapuchados asaltaron y robaron a 5 trabajadores en una faena forestal, les apuntaron con armas, les amarraron las manos, les sacaron su calzado, les taparon el rostro y los subieron a una camioneta hacia un bosque. 

La visita del Papa Francisco I, la presión de salida de la cárcel para realizar un “acto religioso” del condenado en la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay, Celestino Córdova, la presión sobre el juicio contra los hermanos Trangol imputados y condenados por incendio de iglesia, la muerte de Camilo Catrillanca al interior de la comunidad Temucuicui en procedimiento policial tras robo de vehículo a docentes rurales, fueron parte de los móviles por los que se perpetraron 124 atentados incendiarios en las regiones del Bío Bío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos durante el año 2018, según el Barómetro de Conflictos con Connotación Indígena que realiza la Multigremial de La Araucanía.

El estudio evidenció un aumento en un 107% respecto a los atentados incendiarios del año 2017 (60).  En el año 2018 según lo establecido en las denuncias se quemaron en las cuatro regiones: 57 camiones, 16 viviendas, 15 iglesias más, 10 galpones, 4 cabañas de veraneo, 3 helicópteros, 3 centros de eventos turísticos, 3 bosques, 2 colegios rurales, una sala cuna al interior de una comunidad indígena, un centro de  rehabilitación, dependencias de oficina de buses, una ruca, dependencias de un servicentro en la ciudad de Ercilla, dependencias escolares y de servicio de salud, maquinaria forestal, maquinaria agrícola, maquinaria vial.

Los meses de julio y noviembre del 2018 fueron los que concentraron la mayor violencia en el año, pues la presión pública hacia el Gobierno ejercida simultáneamente por grupos organizados en distintas comunas de las regiones del Bio Bio y La Araucanía, generaron en el mes de noviembre, post muerte de Camilo Catrillanca, un clima donde atentados incendiarios, amenazas, cortes de rutas y de accesos a distintas ciudades, sumaron la más alta cifra de denuncias de hitos violentos con connotación indígena en los 10 años que se realiza el Barómetro por parte de la Multigremial de La Araucanía.

Durante el año 2018 se debió incorporar a las estadísticas del Barómetro, la Región de Los Lagos, ya que se comenzaron a perpetrar ataques incendiarios a contratistas forestales y viales en tres comunas de la Provincia de Osorno. Se evidenció un aumento de un 88% en el número de denuncias realizadas respecto al año 2017, es decir, de 170 se pasó a 319 en el año 2018.

Asimismo, 28 tipos de actores fueron violentados cuantitativamente;  agricultores y pequeños parceleros fueron los mayormente violentados, contratistas y trabajadores forestales, de la construcción, del sector vial, de telecomunicaciones, de transporte público,  empresas privadas, comunidades religiosas católicas y evangélicas, comunidades educativas, transportistas, funcionarios públicos diversos, policías (Carabineros y PDI), municipios, sufrieron incendios, usurpaciones, robos, amenazas, intimidación con armas de fuego, entre otros delitos. Todo esto en 35 comunas del sur del país.

El conflicto, sobre todo en La Araucanía, fue en franca alza cuantitativa y escaló la violencia produciendo un clima de inseguridad en la ciudadanía especialmente a partir de finales del año 2018.

Según la cuenta pública de la Fiscalía Regional de La Araucanía, en violencia rural, durante el año 2019 ingresaron a la Fiscalía de Alta Complejidad de La Araucanía 65 casos por delitos de mayor connotación (atentados incendiarios, ataques con armas de fuego contra Carabineros o ataques a particulares que dejaron a personas heridas), 16 más que en 2018, lo que representa un incremento de un 33%. En el período observamos un aumento significativo en otros delitos asociados al fenómeno de violencia rural, específicamente el de usurpación sin violencia hacia las personas. De 132 denuncias en 2018 pasamos a 290 en 2019, 158 casos más, lo que representa un alza de un 119%. Estos delitos son castigados sólo con multa, no con penas privativas de libertad, y la ley no permite la detención en flagrancia del infractor, sino sólo su citación, situación que ha abierto un debate en cuando a la necesidad de realizar precisamente alguna modificación legislativa

En la persecución penal de estos ilícitos, durante 2019 un total de 22 personas fueron condenadas por delitos de incendio, robo con intimidación, infracción a la Ley de Armas, receptación o usurpación violenta. Destaca la condena de Jorge Cayupán Ñiripil a cuatro años y un día de presidio efectivo por porte ilegal de arma de fuego, hecho registrado en octubre de 2018, en el sector Muco, de Lautaro y el veredicto condenatorio obtenido por la Fiscalía de Alta Complejidad en contra de Daniel Canío Tralcal por un ataque incendiario que en 2018 afectó maquinaria forestal en la comuna de Lautaro, en el que resultó herido al enfrentarse con Carabineros.

Con el propósito de fortalecer la persecución penal en el ámbito de los delitos relacionados con la violencia rural durante 2019, la Fiscalía de Alta Complejidad lideró dos líneas de trabajo: La primera fue un programa de capacitación al personal de Fuerzas Especiales de Carabineros que participa en procedimientos asociados a violencia rural, a fin de mejorar sus competencias en el tratamiento de evidencias y resguardo del sitio del suceso, entre otros. La segunda fue una capacitación por parte de analistas de la Unidad de Análisis Criminal de la Fiscalía a detectives y carabineros de la Unidad de Coordinación Estratégica Macrozona Sur, que funciona al alero de la Subsecretaría del Interior, con el objetivo de incorporar herramientas y metodología de análisis criminal en las estrategias para enfrentar la violencia rural. 

La cuenta pública de la Fiscalía Regional de La Araucanía concluye que en materia de protección a víctimas, actualmente se encuentran vigentes un total de 352 medidas de protección de alta o mediana intensidad, además de otras 74 medidas de intensidad baja, que corresponden a contactos prioritarios con carabineros. En paralelo en el periodo la Fiscalía mantuvo permanentes reuniones con las distintas agrupaciones que representan a las víctimas de la violencia rural para escuchar sus planteamientos, informarles los mecanismos y medidas que implementa la Fiscalía para su protección, además de indicarles los avances en términos generales que mantienen sus investigaciones.

Libertad y Desarrollo llevó a cabo la Encuesta Identidad y Opinión de los Mapuche en La Araucanía, de tipo presencial a hombres y mujeres de La Araucanía que se consideran pertenecientes al pueblo mapuche, en la cual se abordaron temas de Estado y política, cultura e identidad, situación socioeconómica, tierras y vida política. Es interesante consignar que según los resultados de la encuesta de julio de 2019, el 83% de los mapuche cree que las acciones violentas de algunos grupos para recuperar sus tierras no son legítimas y el 94% cree que ello ha afectado su imagen.

Según el Barómetro de conflictos con connotación indígena, confeccionado por Multigremial de La Araucanía, en regiones Bío Bío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos, que considera denuncias ante Fiscalías o Carabineros, durante el año 2019 concluye que es evidente la similitud cuantitativa de los delitos perpetrados, denunciados en cada Región entre 2018 y 2019, período en el cual, la cantidad de incendios/ataques incendiarios perpetrados en las 4 regiones, prácticamente es la misma, 124 v/s 121. Las usurpaciones aumentan drásticamente en La Araucanía y aparecen denuncias al respecto en la Región de Los Lagos, además, en La Araucanía en 21 de las 34 comunas se cometen actos violentos con connotación indígena.

Durante el año 2020, pese a estallido social y luego a las consecuencias de la pandemia mundial, la violencia rural no da tregua y continúa con su escalada de terror, una muestra de ello son los siguientes atentados: 

Viernes 03 enero de 2020  Queman camión en la comuna de Collipulli, a la altura del kilómetro 23 de la ruta hacia la localidad de Curaco.

Martes 07 enero de 2020  13 son los vehículos dañados  en Los Sauces en dirección a la cordillera de Nahuelbuta, cerca del sector de Miraflores.

Sábado 18  enero  de   2020  8   máquinas  que  se  ocupan en  faenas forestales y agrícolas resultaron destruidas en el fundo Santa Clara.

Miércoles 22 enero de 2020  Cinco Camiones quemados en el sector Faja Pemulemu, en el fundo Santa Domingo Collipulli.

Viernes 03 enero de 2020  Queman camión en la comuna de Collipulli, a la altura del kilómetro 23 de la ruta hacia la localidad de Curaco.

Martes 07 enero de 2020  13 los vehículos dañados  en Los Sauces en dirección a la cordillera de Nahuelbuta, cerca del sector de Miraflores.

Sábado 18  enero  de   2020  8   máquinas  que  se  ocupan en  faenas forestales   y agrícolas resultaron destruidas en el fundo Santa Clara.

Miércoles 22 enero de 2020  Otros cinco Camiones destruidos en el sector Faja Pemulemu, en el fundo Santo Domingo Collipulli.

09 de febrero, queman   dos  camiones  en la ruta  que une  Victoria  y Traiguén, Al momento del ataque uno de los conductores, que descansaba al interior del camión, resultó con un porcentaje de su cuerpo quemado tras el ataque. Días después, este chofer fallecería producto de las heridas recibidas en este ataque terrorista, convirtiéndose en una víctima inocente de la violencia rural que asola las regiones del sur de Chile.

13 de marzo, quema de cinco camiones al interior de un fundo de la localidad de Mininco.

11 de marzo dos máquinas forestales fueron incendiadas en predio ubicado a la altura del kilómetro 12 de la ruta Cholchol a Temuco.

El 13 de abril, en uno de los hechos más graves, una treintena de personas encapuchadas con armamento de alto calibre, ocuparon la ruta que une Cañete-Tirúa controlándola totalmente, registrándose fuerte tiroteo en la zona y el tránsito suspendido, ya que detonaron un automóvil a la entrada del puente LLeulleu.

Esta es la cronología de los hechos más relevantes que describen cómo la violencia se ha tomado parte del Sur de Chile transformándolo en una zona que pareciera no encontrarse dentro del Estado de Chile.

Las autoridades, a pesar de algunos esfuerzos aislados y no constantes para intentar tomar control en la Región, han sido ampliamente sobrepasadas y los grupos de guerrilleros y terroristas actúan con total impunidad, tal como sucedió en Colombia con las Farc.

Mientras el Gobierno no declare abiertamente la zona como tomada por el terrorismo y actúe en consecuencia utilizando el poder militar para frenar la violencia en la zona, los hechos vividos en las últimas décadas comenzarán a aparecer cada vez con mayor frecuencia más al sur del territorio, tal como ya está sucediendo en Los Ríos y la zona norte de Los Lagos.

 

Campaña de “Casa del Rechazo” en Los Lagos entregará 150 canastas de alimentos a necesitados

La “Casa del Rechazo” en la Región de Los Lagos efectuó una campaña de apoyo para las familias más necesitadas de la Región, bajo el lema “La Causa Somos Todos”.

El Jefe Regional del movimiento, Jorge García M.,  señaló que  “el país no lo está pasando bien. La crisis de salud nos tiene prácticamente paralizados y, muchas personas de todos los espectros sociales que han perdido sus fuentes laborales, como consecuencia, se están empobreciendo, llegando al extremo incluso a no tener que comer en sus casas”.

Esta es la razón que motivó el inicio de esta campaña de apoyo para recolección de alimentos, que ha estado entregando muy buenos resultados. A menos de dos días de haber iniciado los llamados a la comunidad para que respondan con sus aportes, el principal resultado ha sido la sensibilización respecto de un tema crítico en la Región donde existen muchas familias vulnerables. Hasta el momento los particulares han donado cerca de 150 canastas familiares que serán repartidas en igual número de familias, sobre todo aquellas en las que ya se ha detectado la necesidad de alimentos en Los Lagos, para ayudarles a sobrellevar una etapa difícil en lo económico dentro del país.

Jorge García expresa el sentido de la campaña en el siguiente audio proporcionado a La Vereda:

El personero señaló que, si bien el objetivo del movimiento que dirige es rechazar tajantemente una nueva Constitución Política, la contingencia ha desviado su atención hacia otras preocupaciones. La causa y la motivación actualmente es la contingencia que se vive, cuando muchos compatriotas están sufriendo en carne propia los embates de la cesantía que agrava las posibilidades de resolver necesidades básicas como la alimentación.

Luego finalizó agradeciendo “a cada una de las personas de buen corazón, que de manera voluntaria, apenas iniciamos esta campaña, nos llamaron y se hicieron parte de esta noble causa con un tremendo espíritu de solidaridad”.

Consultadas algunas de las personas que están participando con aportes a esta campaña, manifiestan que en la medida de las posibilidades repetirán las donaciones a las mismas familias, y ojalá a muchas otras, mientras estemos en la peor parte de esta crisis y el país pueda regresar a la normalidad. Del mismo modo, hacen un llamado a las demás regiones a que repliquen esta iniciativa, ya que a lo  largo de Chile son miles de familias las que no lo están pasando bien.

Vecinos de Ensenada bloquean carretera y crean barrera sanitaria

Vecinos de la localidad de Ensenada, en la región de Los Lagos, esta mañana desde las 7:30am decidieron bloquear con sus vehículos la ruta 225v que une la turística zona con Puerto Varas.

Ensenada pertenece a la comuna de Puerto Varas, y los habitantes de estas zonas rurales reclaman que el alcalde Ramón Bahamonde Cea ha hecho oídos sordos a cada una de las solicitudes de los dirigentes y juntas de vecinos, manteniendo abierto el libre tránsito sin ningún tipo de control sanitario, a pesar del explosivo aumento de contagiados por el Covid-19 en la región.

En Ensenada no se registra ningún caso comprobado aun, y lo que busca esta movilización es precisamente mantener la zona libre del virus, aunque la  tarea, de acuerdo a dirigentes vecinales, se está haciendo difícil pues todos los días ingresan cientos de vehículos con turistas sin ningún tipo de control. Por ello los propietarios de cabañas turísticas están negando los arriendos mientras dure la pandemia, principalmente porque existe un gran porcentaje de habitantes de esta localidad que corresponden a adultos mayores que se convertirían en personas de alto riesgo en caso de que los contagios llegaran a masificarse en un área hasta ahora libre de coronavirus.

Cabe mencionar que Carabineros ha estado efectuando en los anteriores días algunos controles, aunque dentro de sus atribuciones no puede impedir el libre desplazamiento si no existe una instrucción emanada desde las autoridades superiores. En esta oportunidad, llegaron algunas patrullas policiales quienes están apoyando la acción gracias a las medidas emanadas desde el Gobierno Central que prohíben el traslado a segundas viviendas durante Semana Santa.

La movilización de las personas que se hicieron presentes en el lugar desde tempranas horas de este sábado busca crear conciencia en quienes no hacen caso a los llamados de las autoridades para quedarse en casa y no trasladarse a lugares turísticos ni segundas viviendas, y por otro lado a las propias autoridades para que ejerciendo su liderazgo tomen acción en defensa de los ciudadanos que esperan de ellos medidas concretas para impedir un contagio dramático del Covid-19.

A las 9 de la mañana los vecinos que colocaron la barrera en el kilómetro 28,5 de la ruta 225v han impedido el paso de por lo menos 30 vehículos que “se dirigían a turistear”, forzándolos a devolverse hacia la ciudad de Puerto Varas y Puerto Montt, desde donde provenían. Por otro lado, a los vehículos de residentes, buses de transporte público o proveedores de mercadería, los están sanitizando con recursos propios para que puedan continuar su viaje.

Cerca de las 9:30am, por recomendación de Carabineros la acción se trasladó a la zona de la capilla de Río Pescado (km 15 Ruta 225v) para poder tener mayor espacio para los controles que está realizando Carabineros a los automovilistas y, pasado el mediodía del sábado la barrera se trasladará al sector El Tepu, en el km. 37 de la misma ruta para continuar con el control.

IMÁGENES REGISTRADAS DE LA ACCIÓN VECINAL:

Osorno y Chillán entran en cuarentena. 12 comunas del país con esta restricción.

Debido al constante aumento en los casos comprobados de coronavirus en Osorno y Chillán, las autoridades han decretado cuarentena total para ambas ciudades a partir de mañana Lunes a las 22:00 horas.

“En la ciudad de Chillán se va a decretar cuarentena total desde el día de mañana a las 22 horas y también mantener el cordón sanitario que se encuentra hoy día en la ciudad. Esto debido a la situación epidemiológica que hemos visto principalmente aumentando” señaló la subsecretaria de Salud Pública Paula Daza esta mañana.

Mientras tanto, en Los Lagos se decidió aplicar la misma medida para la ciudad de Osorno, ya que ésta es la que presenta la mayor tasa de contagios en la región. Además se dispone de un cordón sanitario en los acceso a la ciudad.

En ambas ciudades la restricción de desplazamiento comienza a regir a partir del lunes a las 22:00.

De este modo, ya son 12 las comunas que se encontrarán en cuarentena: Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, Providencia, Santiago, Ñuñoa, Independencia, Padre Las Casas, Temuco, Isla de Pascua y ahora Osorno y Chillán.

Entrevista a Jorge García desde Los Lagos: “El Presidente lo está haciendo bien”

Hoy tenemos a Jorge García, Jefe Territorial de la Casa del Rechazo para la región de Los Lagos.

En esta entrevista telefónica, nos da su opinión acerca de cuál es la visión que tiene acerca de la gestión del Presidente Sebastián Piñera frente a la crisis sanitaria que vive el país, y también nos habla sobre cómo está enfrentando la situación la oposición en el Congreso.

Una entrevista imperdible, con visión humana de los hechos.

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol