Experto entrega consejos para superar el “síndrome de la cabaña” o miedo a salir de casa

Experto entrega consejos para superar el “síndrome de la cabaña” o miedo a salir de casa

  • El fin de la cuarentena traerá consigo algunos trastornos porque las personas acostumbradas por tantos meses a estar confinadas justamente para protegerse del coronavirus, no querrán volver a su anterior vida ante el miedo a contagiarse o sufrir otras externalidades negativas.

 

En algunos sectores de la Región Metropolitana las personas llevan más de cuatro meses viviendo el confinamiento físico en sus hogares desde que se instauraron las cuarentenas por el Covid-19 en marzo. Actualmente, de acuerdo a lo que ha declarado el Ministerio de Salud, se empiezan a ver mejores cifras con respecto a los contagiados, fallecidos y otras variables y, además, se han dado a conocer los preparativos para el desconfinamiento de las comunas y ciudades, en el contexto del plan “Paso a paso”.

 

Pese a que no hay fechas por el momento, las personas ya están empezando a imaginar y planificar cómo será su vida después del desconfinamiento. Algunas de ellas están muy alegres y esperanzadas, mientras que otras se encuentran con miedo a salir de sus hogares ya que han encontrado en sus casas el mejor refugio para pasar la cuarentena. En este contexto, habrá personas que en vez de disfrutar el retorno a la calle, los lugares públicos, las plazas y los paseos, sentirán gran temor o rechazo a la idea de salir al exterior. A este fenómeno se le conoce en la psicología como el “síndrome de la cabaña”.

 

De acuerdo a los expertos, estas manifestaciones que son similares a las crisis de pánico son habituales en personas que han pasado mucho tiempo en situaciones de aislamiento. Para conocer más del tema le preguntamos al especialista Horacio Llovet, socio fundador de Nawaiam, empresa especializada en gamificación e inteligencia artificial para recursos humanos, para que nos explique los detalles de esta patología que se puede generar por el confinamiento al que se ha estado expuesto por la pandemia.

 

En el síndrome de la cabaña las personas experimentan el miedo de volver al entorno exterior, aquél en el que antes las personas realizaban actividades diarias y cotidianas (salir a la calle, relacionarse con diferentes personas conocidas o desconocidas, hacer trámites, entre otros). “Esto no se presenta como una enfermedad o trastorno psicológico, sino como síntomas referidos al espectro ansioso de las personas. Este síndrome puede presentarse generalmente en personas que se aíslan por largos períodos de tiempo, que se encuentran solos/as y que tienen una tendencia hacia la ansiedad”, explicó el ejecutivo de Nawaiam.

 

El experto añadió que las personas ante situaciones desconocidas suelen armar rutinas para poder enfrentarlas. Las prácticas de aislamiento excesivo ante el coronavirus sostenidas en el tiempo permiten sentir un mayor control que podría ser percibido como natural y traer efectos adversos, por ejemplo, el miedo a salir a las calles.

 

Algunos de los consejos que entregó Llovet apuntan a evitar la sobreexposición a información, debido a que puede contribuir a alimentar el pensamiento negativo y generar mayor ansiedad. No perder el contacto social y volver de forma paulatina a reencontrarnos con personas conocidas son parte también de las recomendaciones.

 

De igual forma, el licenciado en RRHH sugirió salir, pero sin forzarse, es decir, hacerlo de manera gradual para ir acostumbrando nuevamente al cerebro a sentir seguridad y rechazar el temor. Según el experto, realizar actividades que nos gratifiquen es una buena acción ya que esto genera mayor motivación.

 

Por último, el especialista recomendó reconocer el miedo y asumir que el riesgo existe. Tener conciencia de ello es importante para no llegar a la ansiedad o temor extremo. De todas maneras, para Llovet es recomendable solicitar ayuda y orientación de un profesional de la psicología en caso de no poder afrontar la situación actual.

¿Ingresos insuficientes? Economía Colaborativa como vía de solución

La definición de economía colaborativa es que se trata de un modelo de negocios en el que los servicios pasan a ser considerados bienes de intercambio. Como ejemplo básico, alguien que ofrece un servicio determinado puede perfectamente intercambiar su labor por un bien o servicio que le proporcione la otra parte, en pago.

Esa corresponde a la definición técnica propia de tiempos normales en los que el modelo de economía linear funciona y no se hace necesario recurrir al ingenio y nuevas fórmulas para suplir las necesidades de miles de familias que han visto mermados sus ingresos en forma significativa.

En Chile, la economía colaborativa puede transformarse en un modelo que permite generar ingresos suficientes para las familias. Ésta línea de trabajo es un modelo basado en la colaboración y la ayuda mutua, y se puede aplicar perfectamente para la realidad que se vive en el país. Sólo hace falta tener las ganas de salir adelante, y dedicar el tiempo suficiente para diseñar un producto o servicio que puede estar necesitando el resto de la comunidad. Las redes de contacto y las redes sociales harán el resto del trabajo para que cualquier emprendimiento que cuente con el producto adecuado, pueda surgir y crecer.

Los hábitos de vida indudablemente han cambiado en el mundo, y Chile no es la excepción. Así, hoy es común realizar las compras en línea. Por la pandemia muchos preferimos no realizar compras presenciales, lo que ha permitido que cientos de pequeños emprendimientos familiares comiencen a aparecer y tener éxito.

Alimentos, abastecimiento de productos de supermercado, frutas y verduras, quesos, pastelería, huevos, pescado, congelados, trámites presenciales, vestuario, electrónica, artículos de ferretería, servicios de logística. Son algunos de los ejemplos de emprendimientos nacidos bajo el alero de las cuarentenas, que han comenzado, la mayoría, buscando satisfacer la demanda más cercana (familia, vecindario, comuna o ciudad) y luego comienzan a expandirse en la medida que la demanda crece y se viraliza la conveniencia de comprar esos productos en lugar de buscarlos en el mercado tradicional.

La clave para que un negocio familiar con características de colaborativo crezca y prospere, está en las redes de contacto, o el adecuado uso de las redes sociales. Hoy decenas de micro emprendimientos personales y familiares aumentan sus ventas día a día gracias a sus publicaciones en Instagram, donde los propios usuarios de esa red viralizan orgánicamente la conveniencia de comprarle a tal persona.

No importa la idea de producto que tengas en mente, si el bien cubre una necesidad, tendrá clientes. Lo que sí importa, es evaluar los costos reales que tendrá entregar ese producto entregado en la puerta del comprador, porque así como hoy los consumidores seleccionan y compran sus productos en línea, han aprendido que una de las ventajas es que los recibirán en su hogar.

El manejo de costos no debería ser un problema si se comparan con los que tiene una empresa que trabaja bajo el modelo de economía linear. Obviamente los costos de trabajar desde casa son mucho menores. Se necesita menos espacio físico, en la mayoría de los casos no se requiere contratar otras personas, las cuentas de servicios se comparten con el consumo de la casa, etc.

En este modelo de negocios lo que le entrega ventajas comparativas geniales para el surgimiento de nuevos emprendedores es justamente el control de costos más bajos, y la creación de una red de contactos que no solamente permite vender, sino que varias personas más obtendrán beneficios al comenzar tu emprendimiento. Por ejemplo, si decides vender tortas a domicilio, necesitarás alguien que desarrolle tu página Web (esencial para el éxito de tu negocio), y probablemente un contador que por un precio módico mensual te libere de la carga administrativa. Además, una vez que el negocio “agarre vuelo”, no tendrás tiempo para ir a dejar las tortas a tus clientes, por lo que requerirás de alguien que haga los repartos por ti. A eso suma la compra de insumos, que perfectamente puedes llegar a un acuerdo con algún almacén de barrio para que te tenga los productos que necesites y te proporcione un precio preferencial. Finalmente no solo tú te beneficiarás, estarás creando una cadena de trabajo e ingresos para muchas personas. Todos participantes de la economía colaborativa.

Probablemente no ganarás lo mismo que obtenías con un sueldo fijo mensual en la empresa en que trabajabas pero, los costos tampoco serán los mismos y usualmente la suma y resta será favorable para ti y tu familia.

Qué necesitas para emprender

Lo primero es la idea del producto o línea de productos. Si se trata de distribuir algo que otros hacen, la tarea es un poco más sencilla, aunque los márgenes de utilidad no serán muy amplios porque estarás compitiendo con decenas de otras personas que ofrecen lo mismo y el precio final estará regulado por la oferta/demanda.

Lo recomendable es crear tu propio producto, o servicio. Si se trata de un servicio, por ejemplo eres contador o publicista, busca a tus clientes en las propias redes sociales. Cuando veas que la señora Marta está ofreciendo tortas a domicilio, ofrécele tus servicios.

Cuando se trata de bienes, sobre todo aquellos producidos por ti, el trabajo es un poco más intenso pero no te quepa ninguna duda: también los resultados son gratificantes.

Lo esencial para iniciar un emprendimiento basado en la economía colaborativa, es contar con los siguientes elementos:

  • Un producto que tenga demanda en el mercado
  • Una página Web
  • Redes de contacto (familia, vecinos, etc.)
  • Comenzar a usar las redes sociales para ofrecer el producto (o servicio)
  • Un sistema logístico (reparto) que funcione
  • Alternativas en la forma de pago para tus clientes

¿Suena complicado o inalcanzable? No lo es. Veamos en detalles cada uno de estos puntos.

Producto – Si no tienes una especialidad o habilidad que siempre te hayan alabado y que puedas convertir en negocio, como por ejemplo las personas que cocinan mejor que un restaurante italiano, sólo tienes que observar qué necesidades aun no se encuentran cubiertas en el mercado, o lo están parcial o insuficientemente. Conversa con tus cercanos, tu familia y tus amigos. Ideas sobrarán y sólo es asunto de tomar “coraje” y comenzar a desarrollar. Hoy tu auto pasa parado la mayor parte de la semana ¿Por qué no sacarle provecho para comenzar a repartir tus propios productos? Lo primero que hay que dejar atrás en este tiempo, es el falso orgullo o la vergüenza ¡Hasta los actores más conocidos están vendiendo huevos y queso a domicilio!

Página Web – ¿Suena complicado? Lo más seguro es que no tengas idea cómo crear tu propia página Web, pero para eso está el sobrino que sí sabe, o el hijo de la vecina ¿verdad? Este paso es fundamental para el éxito de tu emprendimiento porque es donde llegarán los clientes a elegir los productos que te comprarán, realizar el pago en línea o “seleccionar el color” y la hora y fecha en que desean recibir los productos. Si no tienes capital para pagar este trabajo de diseño y puesta en marcha a una empresa, puedes pactar el pago en dos o tres cuotas con una persona cercana que esté dispuesta a ayudarte con esta tarea.

De acuerdo a la línea de negocios que tengas, en muchos casos será necesario que tu página Web cuente con un carro de compras y sistema de pago Online. En el último punto hablaremos de ello y las alternativas disponibles.

Redes de Contacto – La mayoría de los negocios que trabajan con economía colaborativa, han comenzado “pequeñitos”, atendiendo necesidades de su propia familia y amigos, y expandiéndose luego al vecindario, y luego a los amigos de los amigos y de los vecinos.

No temas ofrecer tus productos a las personas más cercanas y pedirles que te ayuden a promocionarlos, el boca a boca siempre ha sido y será la mejor publicidad para cualquier marca.

Redes Sociales – El uso adecuado de redes sociales es esencial para la propagación de tu mensaje y el aumento de tus ventas. Crea tu marca dándole un aspecto atractivo, fresco y novedoso, y comienza a subir fotos de tus productos principalmente a Instagram. El trabajo en redes sociales puede parecer muchas veces tedioso, o podrías no entender qué publicar. Otras veces observarás que tus publicaciones no obtienen los resultados esperados, o que no aumenta la cantidad de seguidores.

Lo primero que debes hacer es pedirle directamente a todos tus contactos que sigan tu cuenta y la promocionen entre sus propios contactos. Si aun así no obtienes resultados, será la hora de acudir nuevamente al hijo de tu vecina o a tu sobrino, ese que vive pegado a las redes sociales. Pregúntale cómo hacerlo. Su experiencia diaria en Instagram le ha entregado a ese adolescente mucha más experiencia en redes sociales que la que tiene el mejor de los publicistas y sabrá qué pega y qué no. Analicen juntos tu producto o servicio, y busquen ejemplos de la competencia o productos similares para ver cuál estrategia están utilizando.

Te puedo asegurar que, aunque pueda parecer tedioso estar elaborando, analizando estrategias y publicando constantemente en las redes sociales, estas se convertirán en un muy corto plazo en tu principal canal de ventas.

Logística – Generalmente la compra de los insumos que necesitarás deberás hacerla tú mismo en el vehículo de la casa. También las entregas, por lo menos al principio. Es importante que se cumplan estrictamente los horarios e instrucciones de entrega que ha proporcionado el cliente a la hora de la compra. Un buen producto pierde todo su valor cuando el servicio que lo acompaña es malo. Haz siempre todo lo que esté a tu alcance para cumplir o mantenerte en contacto con el comprador si surge algún inconveniente, pero hazle sentir que para ti, para tu negocio, él es lo más importante.

Cuando ya comiences a verte superado, llegará la hora de buscar un servicio de entregas que efectúe esa labor y te libere para la producción. Nuevamente podrás acudir al hijo de la vecina o al sobrino que tiene una moto o el auto de su casa parado ahí, sin uso. De este modo estarás aumentando el círculo de la economía colaborativa, dando empleo a otras personas que se comenzarán a sumar a tu emprendimiento como piezas clave para su funcionamiento.

Y si, tal como espero que te vaya, tu negocio crece tanto que necesitas un servicio profesional de entregas, siempre podrás recurrir a los ya conocidos servicios de courrier nacional que realizan entregas tanto en tu ciudad como en el resto del país. Para eso están Chilexpress y Starken, que han mostrado funcionar bastante bien en tiempos de alta demanda como los actuales. Los costos no son tan elevados y, además tienen incluso servicio de retiro a domicilio, lo que te ahorraría el tiempo que requieres para ir a dejar los paquetes al servicio de encomiendas.

Alternativas de Pago –  Probablemente el sistema que mejor te acomoda es el pago en efectivo, pero debes considerar que muchas personas no están saliendo de sus casas y su único medio de pago disponible será con tarjetas de crédito o débito. También puedes ofrecer pago mediante transferencia, pero cuando decides cobrar contra entrega, la mejor forma de asegurarte será contar con un POS para realizar la transacción en el mismo momento en que el cliente recibe tu producto.

Transbank es la alternativa más conocida para cobrar con tarjetas, aunque tiene el inconveniente de que cada transacción debe ser contabilizada en tus libros de compra/venta y puede en muchos casos aumentar la carga administrativa de tu negocio. Cuando la empresa adquiere un tamaño considerable, se trata indudablemente de la mejor alternativa, y al mismo tiempo la que menos comisiones cobra por transacción, aunque debes considerar que el uso de la máquina de Transbank tiene un costo mensual por arriendo, lo que sube tus costos administrativos.

Existe una alternativa hoy, se trata del POS proporcionado por Banco Estado para cobrar directamente con tarjetas de crédito y débito. La máquina tiene un costo por única vez de $ 39.000 y sus comisiones por transacción son casi tan bajas como las de Transbank. La comisión a la fecha de publicación de este artículo, es de 2,90% + IVA por transacción, pero no cobran arriendo por la máquina ni otros costos fijos por lo que esa comisión no es tan diferente a la de Transbank (dependiendo del volumen de ventas). Una vez que adquieras la máquina en compraqui.cl, te la envían a domicilio sin costo por el despacho y podrás comenzar a vender con tarjetas de forma presencial. Tu dinero (descontando las comisiones) es luego transferido por BancoEstado a tu cuenta corriente, vista o cuenta RUT.

También puedes cobrar directamente desde tu sitio Web, utilizando Webpay (servicio de Transbank) o Flow, que es una plataforma similar a Webpay pero que además de utilizar Webpay, acepta otros tipos de pago en línea y tarjetas de casas comerciales. La comisión que cobra Flow es de 2,89% + IVA, y los pagos de tus ventas Online los recibirás 24 horas después en tu cuenta corriente, vista o cuenta RUT. La ventaja de este sistema es que tiene integración con varios carros de compra gratuitos o puedes crear botones de compras para tu Web, sin necesidad de un carro de compras (aquí probablemente vas a necesitar la ayuda nuevamente del hijo de tu vecina o tu sobrino).

Te invitamos a ver el programa Ocho en Punto, donde junto al emprendedor Sergio Zapata Peterman, en la emisión del 21 de Julio analizamos todas estas y más alternativas para entrar a los negocios en este modelo de Economía Colaborativa.

Si tiene cualquier duda o necesitas ayuda para alguna de las etapas comentadas, o quieres aportar con otras herramientas o ideas, te invitamos a comentar abajo para compartir con el resto  de nuestra comunidad.

¿Cómo está cambiando la manera en que las empresas envían dinero al extranjero durante la pandemia?

  • Las medianas y grandes compañías están buscando fórmulas más económicas, menos engorrosas y sin contacto físico, lo cual es posible gracias a la tecnología que juega un rol fundamental.

 

La pandemia impuso varios desafíos en nuestro país, los más conocidos son a nivel sanitario y su impacto en la economía y el empleo. De igual forma, las empresas que realizan importaciones se han visto bastante afectadas por la desaceleración económica generada por la pandemia del Covid-19 en Chile, ya que en los primeros seis meses de 2020 las importaciones chilenas sumaron US$ 28.094 millones, acumulando una caída del 19% en relación a igual período del año 2019.

 

Al contrario, el envío de remesas alcanzó su mayor nivel desde que hay registros. Se estima que durante 2019 se llegó a los US$ 1.919 millones, mostrando un alza de 26% con respecto a 2018. En un plazo de tres años, estas transferencias internacionales de personas subieron 148%, pasando de US$ 774 millones a los US$ 1.919 millones.

 

Muchas compañías que envían dinero al extranjero para hacer negocios, debido a sus importaciones han tenido que buscar alternativas más económicas para realizar sus remesas que tradicionalmente se efectuaban a través de la banca. Estas operaciones son fundamentales y pieza esencial para el funcionamiento de sus operaciones.

 

“La gran mayoría de las entidades hace sus remesas a través de bancos o corredoras y para esto deben firmar una serie de documentos, y pagar los costos que tiene cada una de estas transacciones: un spread por la compra de dólares o euros (o la divisa que requieren enviar), además de un costo de Swift (transferencia internacional enviada por la red internacional SWIFT, uno de los sistemas de comunicación financiera más grandes del mundo). Ambos cobros varían de acuerdo a la capacidad de negociación de cada empresa. También en el proceso existen comisiones que cobran los bancos que reciben esos fondos para depositar a sus clientes, las cuales cambian dependiendo del país y del banco”, explicó Jaime Donoso, Head of Business de Global66.com.

 

Además, de acuerdo al experto, hay un costo de tiempo en llenar no sólo la documentación requerida, sino también la necesidad de contactar al banco para la compra de divisas que permite realizar las transferencias y otros trámites burocráticos.

 

Para beneficio de sus usuarios, este mercado se está volviendo cada vez más moderno y competitivo, sobre todo, en tiempos de pandemia, cuando las empresas requieren abaratar sus costos operacionales al máximo. En esa línea, iniciativas como Global66.com destacan por su sello innovador.

 

“Global66.com es 100% digital; es decir, se logra realizar una transferencia desde la casa, la oficina o el lugar en que se encuentre el solicitante. No se requiere cotizar, ni mandar más documentación que cuando se conformó como cliente, los costos son claros y muy convenientes. El cliente tiene en nuestra plataforma toda la información de cuánto le costará realizar su transferencia, no hay descuentos ni comisiones de intermediarios por lo que tendrá claro el monto que le llegará al destinatario. Más de 300 empresas han depositado su confianza en nosotros y, de hecho, ya estamos transfiriendo más de US$ 150 millones al año”, comentó Donoso.

 

“Estoy convencido que en el futuro esta industria tendrá un desarrollo muy importante en nuestro país, debido a que las empresas contarán con una alternativa distinta a la banca y cada vez buscarán mayores eficiencias y rapidez en sus operaciones”, concluyó el ejecutivo.

¿Cómo está cambiando la manera en que las empresas envían dinero al extranjero durante la pandemia?

  • Las medianas y grandes compañías están buscando fórmulas más económicas, menos engorrosas y sin contacto físico, lo cual es posible gracias a la tecnología que juega un rol fundamental.

 

La pandemia impuso varios desafíos en nuestro país, los más conocidos son a nivel sanitario y su impacto en la economía y el empleo. De igual forma, las empresas que realizan importaciones se han visto bastante afectadas por la desaceleración económica generada por la pandemia del Covid-19 en Chile, ya que en los primeros seis meses de 2020 las importaciones chilenas sumaron US$ 28.094 millones, acumulando una caída del 19% en relación a igual período del año 2019.

 

Al contrario, el envío de remesas alcanzó su mayor nivel desde que hay registros. Se estima que durante 2019 se llegó a los US$ 1.919 millones, mostrando un alza de 26% con respecto a 2018. En un plazo de tres años, estas transferencias internacionales de personas subieron 148%, pasando de US$ 774 millones a los US$ 1.919 millones.

 

Muchas compañías que envían dinero al extranjero para hacer negocios, debido a sus importaciones han tenido que buscar alternativas más económicas para realizar sus remesas que tradicionalmente se efectuaban a través de la banca. Estas operaciones son fundamentales y pieza esencial para el funcionamiento de sus operaciones.

 

“La gran mayoría de las entidades hace sus remesas a través de bancos o corredoras y para esto deben firmar una serie de documentos, y pagar los costos que tiene cada una de estas transacciones: un spread por la compra de dólares o euros (o la divisa que requieren enviar), además de un costo de Swift (transferencia internacional enviada por la red internacional SWIFT, uno de los sistemas de comunicación financiera más grandes del mundo). Ambos cobros varían de acuerdo a la capacidad de negociación de cada empresa. También en el proceso existen comisiones que cobran los bancos que reciben esos fondos para depositar a sus clientes, las cuales cambian dependiendo del país y del banco”, explicó Jaime Donoso, Head of Business de Global66.com.

 

Además, de acuerdo al experto, hay un costo de tiempo en llenar no sólo la documentación requerida, sino también la necesidad de contactar al banco para la compra de divisas que permite realizar las transferencias y otros trámites burocráticos.

 

Para beneficio de sus usuarios, este mercado se está volviendo cada vez más moderno y competitivo, sobre todo, en tiempos de pandemia, cuando las empresas requieren abaratar sus costos operacionales al máximo. En esa línea, iniciativas como Global66.com destacan por su sello innovador.

 

“Global66.com es 100% digital; es decir, se logra realizar una transferencia desde la casa, la oficina o el lugar en que se encuentre el solicitante. No se requiere cotizar, ni mandar más documentación que cuando se conformó como cliente, los costos son claros y muy convenientes. El cliente tiene en nuestra plataforma toda la información de cuánto le costará realizar su transferencia, no hay descuentos ni comisiones de intermediarios por lo que tendrá claro el monto que le llegará al destinatario. Más de 300 empresas han depositado su confianza en nosotros y, de hecho, ya estamos transfiriendo más de US$ 150 millones al año”, comentó Donoso.

 

“Estoy convencido que en el futuro esta industria tendrá un desarrollo muy importante en nuestro país, debido a que las empresas contarán con una alternativa distinta a la banca y cada vez buscarán mayores eficiencias y rapidez en sus operaciones”, concluyó el ejecutivo.

 

 

Eduardo Olmedo Prado: 7 ideas de negocios para emprender en Chile

Eduardo Olmedo Prado es un hombre de negocios. Su carrera lo ha llevado a liderar el área comercial de diversas iniciativas, hoy con dos de ellas a su cargo. Le preguntamos, según su experiencia, su perspectiva sobre cómo emprender en Chile.

 

El escenario actual sin duda ha cambiado el panorama en cuanto a ideas de negocios para emprendedores. Tanto en el país como a nivel mundial, nuevos desafíos se han instaurado, a la vez que nuevas oportunidades para quienes quieren emprender.

 

Eduardo Olmedo Prado es director ejecutivo de Vía Solution y GeoRed, dos compañías de rubros disímiles, pero que entregan soluciones con tecnología de punta. Este es su presente, pero ha trabajado constantemente con distintas sociedades innovadoras en diversas ideas de negocios para emprender en Chile, a lo largo de su trayectoria. No siempre es fácil aterrizar estas nociones de emprendimiento para dar el salto y mostrarse al mercado. Nos entrega su visión sobre lo más efectivo para emprender según los tiempos.

 

Los rubros para emprender más codiciados

“Todo lo relacionado con el cuidado personal no perderá temporalidad. Hoy vemos lo necesarias que son iniciativas que fomenten el autocuidado, la confianza y la tranquilidad. Encontrar un negocio que permita reforzar el ánimo es una gran oportunidad, sobre todo para estos tiempos”, comenta Eduardo Olmedo Prado.

 

Otra de las ideas de negocios para emprendedores favoritas según el experto son las panaderías o pizzerías gourmet. “Todos aman las masas, en especial con la cuarentena, se ha podido apreciar cómo todo negocio vinculado a la comida tiene versatilidad. Hay que elegir una línea de productos y proveedores de calidad para lanzarse; siempre habrá público”, agrega.

 

Enfocarse en las mascotas es una gran iniciativa. Los animales son una parte esencial de muchas familias chilenas, por lo que desde su alimentación, hasta vestimenta u otros accesorios son vitales para sus dueños. “Ofrecer productos para mascotas es una gran idea de negocio que no muchos indagan”, comenta Eduardo Olmedo Prado. Agrega: “Esta idea tiene mucho potencial ya que hoy en día todo se puede hacer por redes sociales. Y esto aplica para diversos rubros”.

 

El experto además indica que hoy existen más de 1 millón 900 microemprendedores en el país, pero pocos se han dedicado a profundizar el área de los videojuegos en la que Chile ha logrado destacarse y tener potencial productivo. La tecnología y el entretenimiento “pueden traspasar fronteras”, señala Eduardo Olmedo Prado.

 

El área de los servicios

 

“En medio de la pandemia, los formatos se han tenido que adaptar, y se ha probado la efectividad de las clases y talleres en línea es una idea de negocio especial para emprendedores”, menciona Eduardo Olmedo Prado. El hecho de que hoy podamos entregar conocimientos a distancia, a través de un computador, siendo capaces de administrar el propio tiempo es una solución que quedará para la posteridad. Una de las soluciones más prácticas del encierro puede crecer mucho con un buen desarrollo.

 

Por otra parte, vemos la necesidad, tanto por el contexto como por la ajetreada vida de los chilenos que “cada vez tienen menos tiempo”, que los servicios a domicilio aparecen como una verdadera solución. Según Eduardo Olmedo Prado, cualquier expertise llevada a la puerta de la casa será rentable. “Servicios como la gasfitería, peluquería, limpieza de áreas comunes, entrega de alimentos, siempre serán esenciales. Y eso que a estos ejemplos se les puede sumar una larga lista de posibilidades.

 

Finalmente, “Si consideramos que la alimentación y las formas de consumo apuntan cada vez más a ser más responsables con el medioambiente, los nuevos hábitos alimenticios se presentan como una excelente idea de negocio para emprender en Chile”, cuenta Eduardo Olmedo Prado.

 

“El nicho correspondiente a la comida vegana o sin gluten ─o de cualquier tendencia que busque lo saludable específicamente para personas con otra alimentación─ ha adquirido fuerza y no decaerá”, dice.

 

Para Eduardo Olmedo Prado, cada uno de estos siete puntos abre otras posibilidades. Según su experiencia enfatiza en que hay que entender qué es lo que está cambiando, cómo podemos adaptarnos y con qué lecciones podemos avanzar a través de este 2020 lleno de cambios.

 

Para emprender y llevar a cabo una idea de negocio, es muy importante encontrar el atributo que te permita destacar. Con eso sólo basta tomar el impulso inicial y adentrarse en el camino del emprendimiento.

 

Consejos para rentabilizar una inversión a través de los créditos hipotecarios

  • Los bienes raíces siguen siendo una alternativa rentable y segura para generar ingresos a través de la renta inmobiliaria, que puede optimizarse con el refinanciamiento de la propiedad en momentos en que las tasas están muy bajas y al parecer seguirán en esa tendencia, según Portalinversionista.com.

 

En los tiempos actuales con una pandemia que parece no haber llegado a su peak, se ve complicado comprar una vivienda y cumplir el sueño de la casa propia, no obstante, la tasas siguen estando convenientes de acuerdo a los expertos y respecto de otros países del continente. Las tasas de los créditos hipotecarios se encuentran cerca del 3%, por lo que las personas pueden evaluar -dependiendo de su capacidad de ahorro- la opción de comprar un departamento o casa.

 

En este contexto, el apalancamiento es uno de los conceptos financieros clave para invertir en el mercado de las propiedades residenciales. Consiste en el uso de varios instrumentos financieros o capital prestado, para adquirir un activo de un valor mayor al capital invertido. En palabras simples, es el uso de deuda -como un crédito hipotecario- para aumentar el rendimiento potencial de una inversión que puede ser un departamento o casa, el que irá aumentando su plusvalía con el paso del tiempo y en caso de ser destinado para renta generará una ganancia adicional que será la diferencia entre el pago del dividendo y el cobro del arriendo.

 

“Al momento de pedir un crédito hipotecario es clave pagar por el activo una tasa y un pie bajo porque mucho más rentable será esa inversión, tanto si es para vivir en el inmueble o si es para destinarlo a renta. El sistema financiero funciona como una palanca en la compra de activos y la idea es que esos activos generen un flujo de ingresos para ir pagándolo”, explicó Cristián Lecaros, CEO de Portalinversionista.com.

 

“La otra opción es refinanciar el crédito que se tiene con el banco para generar un ahorro al tener un dividendo más económico a fin de mes, así como el pago de una tasa de interés menor. En términos simples, esto significa que el dinero que me presta el banco es más barato, lo que por ende si tomé un crédito hipotecario a una tasa del 6% y ahora esta baja a un 2,5% o 3% podría pagar una menor cuota mensual de la hipoteca al mismo plazo que tenía ese préstamo”, señaló el especialista.

 

Esta alternativa, según Lecaros, se puede convertir en la mejor manera de acortar la deuda cuando se es dueño de varias propiedades y lograr por ejemplo un ahorro de millones de pesos gracias a la posibilidad de renegociar con el banco los créditos hipotecarios.

 

Portabilidad financiera y baja de tasas

La nueva normativa de portabilidad financiera es positiva para el especialista ya que el costo de mover un crédito hipotecario entre una institución financiera y otra va a bajar considerablemente, es decir, el costo de trámites como la inscripción en el Conservador de Bienes Raíces, la tasación o impuestos será más barato.

 

Puso como ejemplo que hoy refinanciar un crédito hipotecario de 1.000 UF implica un costo aproximado de $700.000. La portabilidad bajará dicho valor en un 60%, a $280.000 aproximadamente.

 

Además, Lecaros proyectó que a futuro las tasas de los bancos deberían tender a descender en un escenario en que el Banco Central ha mantenido la Tasa de Política Monetaria al 0,5%, siendo uno de los niveles más bajos en la historia.

 

“De acuerdo a mi punto de vista, las tasas de los créditos hipotecarios deberían ir disminuyendo por la entrada en vigencia de la portabilidad financiera y por la importancia que juega el financiamiento en el desarrollo de la construcción, que es un motor para reactivar la economía y uno de los sectores productivos más relevantes en el país”, concluyó.

El boom de las remesas virtuales en tiempos de Covid-19

 

  • Muchas personas están ayudando a sus familias que se encuentran en otros países, a través de las remesas. Cada día aumentan las opciones para que el costo de enviar dinero al extranjero sea más económico y conveniente a través de plataformas online.

 

Se entiende que el concepto de remesas tiene relación con el dinero que trabajadores migrantes -que no viven en su país de origen y que fueron a buscar mejores oportunidades de vida en otras latitudes- envían periódicamente a sus naciones de origen para satisfacer las necesidades económicas de sus familiares o seres queridos. El Banco Mundial estimó que el flujo de remesas mundial alcanzó en 2019 los USD 554.000 millones, y los cinco principales países receptores o destinos de remesas fueron la India (USD 83,1 mil millones), China (USD 68,4 mil millones), México (USD 38,5 mil millones), Filipinas (USD 35,2 mil millones) y Egipto (USD 26,8 mil millones).

 

Se estima que en Latinoamérica esta pujante industria de las remesas crece a tasas cercanas al 10% al año. En Chile, de acuerdo a los actores de este sector, las transferencias que realizan las personas naturales representan más de USD 2 billones anualmente.

 

En nuestro país las personas extranjeras generalmente recurrían a agencias físicas (como Western Union o MoneyGram ubicadas en las principales ciudades de Chile) sagradamente cada quince días, semanal o mensualmente a enviar sus aportes económicos. Antes de la crisis sanitaria, era normal ver grandes aglomeraciones fuera de estas oficinas de remesas en las comunas en que viven más inmigrantes como Santiago o Estación Central. Hasta hace poco se seguían viendo estas postales, pero esta vez los usuarios portaban mascarillas e intentaban mantener más de un metro de distancia entre uno y otro.

 

Por otro lado, “las empresas que tienen que mandar dinero al extranjero generalmente realizan estas transacciones a través de un banco que tiene un costo muy caro, ya que se paga un Swift (transferencia internacional enviada por la red internacional SWIFT, uno de los sistemas de comunicación financiera más grandes del mundo) que puede llegar hasta los USD 70, independiente del monto que se envíe (sistema permite a los bancos el intercambio de datos sobre las transferencias, el estado de la cuenta, entre otros) y un spread (por el valor del tipo de cambio donde el dólar es la moneda oficial en todo el mundo). Las grandes compañías pueden negociar el tipo de cambio con las mesas de dinero de los bancos, mientras que las de menor tamaño no tienen esa alternativa, además, tienen que firmar papeles y por lo general es un proceso bien engorroso”, explicó Tomás Bercovich, co-fundador y CEO de Global66.com.

 

Claramente, a raíz de la pandemia del Covid-19, tanto empresas como personas han tenido que buscar alternativas online o sin contacto físico para realizar estas operaciones monetarias, por lo que la tecnología e innovación han sido un aliado fundamental para seguir realizando estos trámites vitales para la subsistencia de sus negocios o emprendimientos y familias, respectivamente.

 

Dentro de este contexto surgen empresas Fintech locales que se están dedicando al tema de las remesas como es el caso de Global66.com, para que cualquier empresa o persona pueda realizar estas transacciones internacionales sin moverse de su hogar, de forma más sencilla y con menores costos que las alternativas tradicionales ya mencionadas. Por ejemplo, los montos que se cobran en esta empresa parten desde un 0,6% del total del dinero enviado y en promedio son un 2,5% versus las tarifas de la industria que bordean el 7%. Global66.com cuenta con más de 300 clientes empresas y 15.000 personas que realizan transferencias cada mes, totalizando más de USD 150 millones al año.

Cobre al alza por temor a huelgas en mineras chilenas

Tras el pronunciamiento de los mineros del yacimiento Zaldivar (Antofagasta), en cuya votación decidieron iniciar una huelga a contar del miércoles 15 de Julio, el precio del metal rojo se disparó subiendo un 3,52%.

De este modo, el valor del cobre cerró en US$ 2,9687 la libra contado “grado A” en la bolsa de metales de Londres. Este corresponde al valor más alto del metal desde el 5 de Marzo, cuando se cotizó en US$ 2,9726.

El temor a que se repitan paralizaciones como la de Zaldivar en Chile debido a los efectos de la pandemia, despidos y suspensiones de operaciones, podría seguir empujando al alza el valor del commodity.

 

Matar las AFP: Ignorancia, Desidia o Maldad

Enrique Romo

Recientes eventos en el circo de tres anillos llamado Congreso de la República, han dejado en claro que el país se debate entre dos dimensiones: una ignorancia profunda que se escuda detrás de una emoción muy fuerte, generalmente llamada envidia-odio; y, por otra parte, la desidia y perversidad de grupos humanos que parecen moverse al ritmo de la canción de los Rolling Stones: “Simpatía por el Diablo”.

El tema de las pensiones es, para decir lo menos, un asunto complejo, por lo que se presta para ser un detonante de estos extremos de la ignorancia, la desidia y la maldad; componentes centrales en la motivación y el comportamiento humano.

Sin virtud, sin verdad es difícil hincarle el diente a un tema complejo. En tales materias, la historia es la única ciencia: lo que otros han hecho y ha fracasado, no se debe repetir…. a menos que se decrete que todo es relativo y que no hay verdades absolutas. Esa es la base de la desidia y la ignorancia, un subjetivismo que se come la cola con argumentos circulares, contradicciones, e incoherencias y que… en algún momento termina por partirse la cara contra el poste que siempre estuvo ahí, pero que se argumentaba que su existencia era cuestión de opinión.

En este planeta, el valor se crea de un solo modo: a través de los intercambios entre personas y grupos. Esto es una verdad absoluta, claro está considerando la fuerza de la gravedad como dato logístico fundamental. Otra verdad absoluta es que, si los intercambios son libres, se crea no solo valor, sino que también se mejora a la sociedad entera, que pasa a ser sólida y estable. La tercera verdad absoluta es que, si se elimina la libertad, la sociedad pasa a ser tentativa e inestable. La historia lo demuestra y lo documenta con lujo de detalles…a menos que queramos “reconstruir esa historia” con museos de la memoria que son un monumento a la “senilidad social”.

Hay una cuarta verdad absoluta y es que el ser humano expresa una perversidad infinita que en el pasado se interpretaba como el trabajo del demonio, sembrando confusión, equivoco, mentiras y engaños. La realidad es obviada y reinventada de acuerdo con una imaginación febril por lo que, como en el caso de Shakespeare en las brujas de Macbeth, “lo bueno es vil y lo vil es bueno”.

Cuando por años no se ha enseñado en las escuelas públicas que el valor se crea en intercambios libres, sino que por esquemas de “robo” por parte de los poderosos, cuando se cuestiona la riqueza por ser “sucia” y no la base de la civilización, no es sorprendente que las personas se empecinen en insistir que un sistema complejo de pensiones basado en el ahorro personal es injusto, y disfuncional. No se repara en que los sistemas del pasado no funcionaban, empobrecían progresivamente. Había toda clase de inequidades: mi propio padre forzado a jubilarse a los 60 años el año 1962, de un alto cargo ejecutivo en Ferrocarriles, recibió una pensión no reajustable. Cuando mi madre comenzó a recibir montepío después de su muerte el ano 1970, ya era una pensión desvalorizada y el ano 1973 ya era un pedazo de papel que tenia mas valor que el monto indicado en el cheque. Así que háblenme de “memoria histórica”, de hechos y de injusticia. El sistema antiguo era de no olvidar.

El sistema actual tiene sus problemas, pero son todos “perfectibles, como dijera José Pinera en un ahora famoso programa de televisión. El problema central es que el aporte máximo de un 10% es insuficiente y debería estar mas cerca del 20% para lograr un 70% del promedio de ingreso en los últimos anos de trabajo. Pero eso no es todo. Las lagunas en la cotización deben evitarse ya que estas impactan muy negativamente en la pensión final.

El otro problema es que la idea de un “ahorro forzado” es poco atractivo en un país históricamente pobre y así la idea de que un aporte voluntario a través de APV compensaría el porcentaje bajo de cotización o incluso las lagunas, es aún más aborrecido porque la gente quiere gastar para hoy y no pensar en el futuro. Este problema, por lo demás, no es único en Chile y afecta a todos los países, incluyendo los más afluentes.

Quizás el problema que convierte al sistema en una estructura vulnerable, es el hecho que solo se sustenta sobre un pilar y que a pesar de tener un pilar “solidario”, este no se topa a menudo con el pilar contributivo ya que sirven a dos públicos distintos: los que contribuyen y los “más vulnerables”. Una forma seria de mejorar todo esto podría ser contemplar pilares mas firmes y mas diversificados para crear un cuadro interrelacionado, pero más sólido.

Los fondos de AFP han rentado más allá de toda expectativa y se ubican en sitiales privilegiados en el mundo, pero el problema de bajas cotizaciones y lagunas, “aportillan” al sistema que no responde a las necesidades de la mayoría.

En comparación, Canadá tiene un sistema que, compartiendo algunos rasgos con el sistema chileno, aparece como un modelo digno de seguir para mejorar el sistema chileno.

Este sistema ha estado ahí por bastante tiempo por lo que no se entiende que no haya habido un interés en estudiarlo y emular los aspectos mas relevantes para los trabajadores chilenos.

Sistema Canadiense Resumido

El sistema canadiense tiene hasta 6 pilares que se complementan y aumentan las opciones y el bienestar de los pensionados.

En primer lugar, legislación que data de la primera guerra mundial, instituyó un sistema de pensiones “universales” para todos los ciudadanos (Old Age Security- OAS). Con 40 años de residencia en el país, ciudadanos y residentes permanentes pueden recibir el máximo de esta pensión que al día de hoy significa unos $300.000 pesos chilenos al mes. Esta pensión, que la reciben todos los que cumpliendo los requisitos la solicitan, en el caso de personas de mayores ingresos, estos la “devuelven” en su declaración de impuestos de fin de año. Debo aclarar que este beneficio que se paga de ingresos tributarios generales, es “para todos los ciudadanos” y no solo para aquellos que lo necesitan, como es el caso de las pensiones asistenciales, que son mas parte de bienestar social y no de previsión social.

En la década del 70, se instauró un programa contributivo, muy similar al sistema AFP, denominado Canadá Pensión Plan (CPP). La característica de este es que contribuyen el empleado y el empleador en una cuenta personal. Al comienzo este programa era administrado por el gobierno federal. Pero en los años 80, se decidió que se debería licitar esta administración a expertos financieros privados que invirtieran los fondos con mejores resultados. Las comisiones que estos expertos financieros cobran al gobierno federal son superiores a las comisiones que las AFP le cobran a los cotizantes chilenos. Dentro de este esquema se contemplan las pensiones de sobrevivencia y pensiones de invalidez.

La suma de estos dos programas puede ser un mínimo suficiente para permitir que muchos pensionados sobrevivan de forma digna. Sin embargo, si así no fuera por lagunas en los aportes al CPP u otros motivos, se puede acudir a un programa de suplemento, Guaranteed Income Supplement. Este último aporta la diferencia hasta un mínimo considerado suficiente para gastos básicos. En esto, GIS no es equivalente a las pensiones solidarias ya que cubren a un grupo más amplio, sobre todo, miembros de la clase media. Junto con OAS, GIS se “suma” al ingreso derivado de CPP (AFP) y esto favorece a la clase media, mientras que en Chile esto no sucede de la misma forma.

Canadá también cuenta con APV, llamado Registered Retirement Savings Plan. Funciona básicamente como el APV, un programa de ahorro adicional voluntario con márgenes de aporte máximo al año y con beneficios de postergar pago de impuestos sobre los montos enterados anualmente. La diferencia con APV es que mucha más gente lo usa, no solo porque los canadienses ganan mas que los chilenos, sino que porque el incentivo de ahorro es la postergación del pago de impuestos. En Canadá, 80% de los trabajadores pagan impuesto a la renta (2ª categoría en Chile), mientras que en Chile solo 20% lo hacen. Los retiros de estos fondos están sujetos a impuestos según el tramo correspondiente al beneficiario para cada año en particular, pero en el retiro de fondos se retiene una escala progresiva de impuestos partiendo del 10% hacia arriba.

Otro componente, mas reciente, pero muy interesante, es la cuenta de ahorro libre de impuestos (Tax Free Savings Account – TFSA). Esto no tiene beneficio de postergación de pago de impuestos, pero todo el crecimiento que ocurra dentro de esa cuenta no paga impuestos. La máxima contribución anual es de Can$6,000 (dólares canadienses), unos $2.500.000 pesos chilenos. Se puede contribuir cualquier monto, pero no se puede exceder el máximo establecido. En tiempo de exuberancia bursátil, esta cuenta puede ser una herramienta muy potente para asegurar crecimiento de patrimonio para los pensionados.

Por último, están los planes de pensión privados que establecen algunas corporaciones y los diferentes niveles de gobierno (municipal, provincial y federal), además de profesiones y oficios (doctores, camioneros, profesores, trabajadores de la construcción, etc.). Estos ingresos se suman a todo lo anterior y reflejan la importancia que se le da a la previsión que va de la mano con una industria financiera de gran envergadura y prestigio. Como anécdota, unos de estos planes el Ontario Teachers Pensión Fund, es dueño de la mitad de Saesa, demostrando que en materia de pensiones la inversión y la incidencia positiva en el crecimiento económico van de la mano, por lo que es inconcebible que políticos no entiendan esto y ataquen las bases de riqueza necesaria para el financiamiento de las pensiones que favorecen a la población.

En Canadá, queda claro que la arquitectura del sistema depende mas de las inversiones en el sector privado, que, de los ingresos del gobierno federal. Esto permite que se pueda tener un servicio público de salud que representa un gran alivio para la población en términos de no tener que realizar desembolsos ante vicisitudes de la salud humana.

Oponentes al sistema actual en Chile

La izquierda en Chile parece haber radicalizado su postura respecto a un sistema de capitalización individual, en parte debido a una ideologización absurda de la realidad y de una especia de puritanismo respecto al dinero, la empresa privada y los vicios que se adscriben al sistema demonizado como “capitalista”.

Es como si muchos “intelectualmente imberbes” en el Congreso creyeran como auto de fe, que no es correcto favorecerse de un sistema de libre emprendimiento y mercados libres.

La izquierda juzga la libertad que hace posible adquirir más abundancia y reducir la pobreza como “éticamente” contaminada y punto seguido, apunta a limitar esa libertad a través de un mayor control estatal, donde lo arbitrario y lo ideológico, reinan por sobre lo racional, lo razonable, lo verdadero.

Niegan las virtudes de la fórmula y por eso apuntan a derribar el sistema de pensiones tan central para el desarrollo económico del país. Lo cierto es que buscan poder y el sistema de libre empresa no necesita de sus burdos puntos de vista y menos de sus consejos sobre políticas internas. Por eso buscan a través del poder del Estado, mientras mas grande mejor, limitar, intimidar y entorpecer la gestión de la economía libre. Esa es desidia pura y maldad, sin duda.

No quieren entender la realidad por lo que es, e inventan narrativas febriles y distorsionadas. Tiene una audiencia de ignorantes, que no ha tenido educación y a los que se les ha llenado la cabeza de fórmulas excluyentes respecto a la creación de valor, los que aplauden y celebran al ver las conquistas políticas que prometen una falsa liberación, pero que terminan en llanto y desesperanza una vez que los objetivos anti-libertad consiguen sus propósitos concretizados en un estado socialista como es el caso de Venezuela, donde en las promesas todo sería posible, pero nada se logra.

La dependencia en los hechos es algo que la izquierda en general evita, como el gato al agua. La izquierda prefiere mantener el aspaviento como manera de argumentar, rasgar vestiduras y apoderarse de una plataforma alta desde donde gritar a los cuatro vientos su superioridad moral, que no es más que un grotesco monigote disfrazado de ángel con un relleno de mentiras y distorsiones. Por eso les gusta presentar casos de personas “que han trabajado toda la vida” pero no reciben pensión. Se les olvida decir que han trabajado, pero no han cotizado…como en cualquier sistema de pensiones, sea donde sea.

Se les olvida también mencionar las numerosas lagunas de cotizaciones que presentan muchos pensionados que enfrentan una vida de pobreza y frustraciones con pensiones paupérrimas. La solución propuesta es darle “pensiones dignas” a todos, sin tener en cuenta si han contribuido o no al sistema, confundiendo convenientemente lo que es un sistema de bienestar social con un sistema de previsión social, que son diferentes y deben mantenerse separados conceptual y administrativamente.

El voluntarismo inmaduro que subyace estas posiciones políticas desatinadas es parte de una visión ideológica, donde el trabajo y el esfuerzo no cuentan para nada en los cálculos previsionales, lo cual no es solo equivocado, sino también enormemente dañino a los incentivos necesarios para mantener una sociedad que necesariamente debe apoyarse en la producción de riqueza, en bienes y servicios, para ser sociedad funcional y próspera.

Asimismo, se les olvida que no hay civilización sin riqueza o abundancia y que por lo tanto los incentivos al trabajo y la creatividad productiva son fundamentales y no se deben alterar so pena de producir decadencia y ruina, algo en que la historia es inequívoca. También se les olvida que si no alimentamos al caballo que tira el carro o al buey que tira el arado, terminaremos en un estado paupérrimo como se observa en todos los paraísos socialistas igualitarios cuya sola exportación parece ser la estrategia insurreccional para tomar el poder y arruinar a las sociedades que demuestran una cierta capacidad de desarrollarse y darle mayor bienestar a su población.

Racionalidad y Estrategias

Por estas razones la racionalidad del sistema de pensiones basado en el ahorro individual es fuerte. Este mismo sistema se aplica con variaciones locales en Estados Unidos y en Canadá, amén de existir sistemas gubernamentales como el Social Security en USA (quebrado desde hace tiempo), y el más eficiente Old Age Security en Canadá.

Queda claro que, a mayor nivel de desarrollo en los países hay más componentes que pasan a constituir el sistema de pensiones que como en las varillas de una rueda de bicicleta, hacen al sistema mas fuerte y resiliente. Chile no puede estar basado en un solo componente como hasta ahora y cualquier reforma debería considerar la experiencia de Canadá.

Apostar por el ahorro y la inversión de estos en la economía local y mundial es sin duda la fórmula más racional para asegurar un seguro mejor. Por esta razón se debe defender el sistema actual y apresurar una reforma rápida del mismo.

En Chile el rol del Gobierno no está bien definido y puede necesitar una ampliación de responsabilidades para estabilizar y legitimar un sistema que debe verse como un solo sistema con varios componentes. La adopción de un programa como GIS en Canadá sería un avance y prestaría apoyo a la muy vilipendiada clase media. Asimismo, un concepto de universalidad como en OAS, puede dar dividendos de largo plazo a través de un aporte estatal al momento del nacimiento de todos los recién nacidos, independiente de su estatus socio económico. Esto aseguraría un porvenir que puede ayudar a capear las caídas que muchas familias de clase media acomodada han sufrido y de las cuales no se han podido recuperar. Un fondo de largo plazo sería una inversión inteligente y una valorización de cada ciudadano chileno.

Esta hibridación del sistema no tiene nada de extraordinario. Es la aplicación pragmática del buen sentido para estabilizar las cosas y evitar angustias y sufrimientos innecesarios. Pero esto no significa que la participación del Estado tenga que tomar la parte del león como pretende la izquierda, eliminando la exposición a las oportunidades de los mercados financieros y de valores que ofrecen crecimientos que el Estado por sí mismo no puede dar ni garantizar a menos que sea a través del engaño de la prensa de billetes. Esa exposición al mercado libre es una manifestación del consenso de una sociedad ante la importancia de la libertad que al recibir los beneficios puede también demostrar largesse a través de muchas iniciativas filantrópicas donde se aplica el sentido tan importante como el de la libertad al principio de fraternidad en la comunidad con buenas obras.

Hay que velar por el bienestar de la economía y de la comunidad, que es la que permite que estos ajustes puedan mejorar la situación de todos. Siguiendo principios utilitarios como el que dicta: el mayor beneficio para el mayor número, solo posible, en mi opinión si se cuida “la gallina de los huevos de oro”.

Como toda ave, la gallina de los huevos de oro, hay que verla del punto de vista de su capacidad productiva de bienes de alto valor y no por el sabor de su carne. La izquierda sin embargo insiste en arruinarle la vida y el hábitat a esta magnífica criatura sin querer tomar en consideración la delicadeza y conocimientos con que se le debe tratar. Es la “indigestión” de inmadurez del pensamiento de izquierda la que impide que pueda ver la realidad por lo que es y no por lo que imagina como un” sistema injusto”. Los hechos están a la vista, e incluso los (ex) comunistas chinos entienden perfectamente las virtudes del sistema productivo de libre empresa (aunque no tan libre en el caso chino quizás), que les ha permitido sacar a casi 500 millones de la pobreza extrema y elevarlos a un nivel de clase media acomodada. Es que los chinos, a pesar de la torpeza de Mao y su revolución cultural y experimentos chiflados que costaron la vida a 70 millones de almas, supieron en su interior guardar los valores de su cultura confuciana, con el respeto a sus tradiciones, a los mayores, a los ancestros, a la familia, al trabajo, al esfuerzo y a la palabra de honor empeñada; todas cosas de las que reniega la izquierda que ve el sistema de libre empresa como un simple blanco para alterar y destruir. La ausencia de pragmatismo y el poco apego a los hechos hacen que la posición de la izquierda sea una de total negatividad y animo destructivo, quizás con el afán de justificar la corrupción que se está produciendo en nuestras sociedades por lo que culpan exclusivamente al “sistema” (capitalista).

El que insiste en mantener que la realidad es una cuestión de puntos de vista, es alguien interesado en defraudar, en engañar. En síntesis, en mentir. Y eso es lo que la izquierda esta haciendo con respecto al sistema de pensiones en Chile. No es difícil ver que esto es una cuestión de mala voluntad y de ánimo destructivo para obtener apoyo fácil de gente mal informada y quizás, desesperada por una variedad de razones. Lenin incitaba a sus “cuadros” a trabajar para “agudizar” las contradicciones del sistema capitalista.

Eso es lo que la izquierda esta dispuesta a hacer por Chile, es decir, destruirlo. No aceptar que el sistema de libre empresa es el único que genera verdadera riqueza. la que puede llegar a todos los hogares si se insertan seriamente en un sistema de agregación de valor, sistema en el cual el ahorro personal y la inversión sabia pueden producir resultados asombrosos para una gran mayoría. Solo se necesita apuntalar la estructura actual que, a pesar de su idoneidad en muchos aspectos, necesita una puesta al día. El Estado puede ser fundamental en esta tarea, pero se requieren interlocutores serios e informados. Son dos aspectos que están ausentes por ignorancia, desidia y maldad.

Comisión de Constitución aprueba retiro parcial de fondos de AFP

Mientras el Gobierno y el bloque oficialista en la Cámara de Diputados han señalado que la iniciativa que busca permitir el retiro parcial de fondos desde las AFP es “una mala idea”, la Comisión de Constitución de la Corporación aprobó la primera parte del proyecto de reforma constitucional con el que quiere permitir que los cotizantes retiren parte de sus fondos para enfrentar la crisis económica mientras dura la pandemia.

Con siete votos a favor, seis en contra y ninguna abstención, la primera parte del proyecto que se refiere únicamente a la posibilidad de retiro fue aprobada, aunque aun no se de definen los mecanismos para compensar los dineros retirados.

Lo que busca el proyecto es permitir que las personas puedan retirar hasta el 10% de sus fondos, con un tope de hasta UF 150 ($ 4.303.600) en dos cuotas. La propuesta de pactar dos cuotas es para darle tiempo suficiente a las AFP para liquidar activos y poder realizar los pagos de los retiros.

El peligro que se presenta con esta idea, es que el valor de los papeles de las AFP se irán a precio de remate para poder liquidar los suficientes instrumentos que se requieran para convertir en efectivo y de este modo poder responder ante las solicitudes que, se presume llegarán desde al menos el 70% de las cuentas.

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol