23 septiembre 2021

Autoridades y candidata a alcaldesa por Talca exigen apurar legislación de Ley de Control de Armas en el Congreso

Anuncio

Las trágicas muertes de dos menores de cinco y seis años la noche del domingo en Maipú y Huechuraba, una niña y un niño que se encontraban junto a sus padres al momento de ser baleados en dos violentas “encerronas”, reabrieron nuevamente el debate respecto a la regularización de porte y tenencia de armas de fuego y la necesidad de apresurar la legislación de la Ley de Control de Armas en el Parlamento.

 

Fue la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, quien realizó hace algunos días un enérgico llamado al Estado y al Congreso para que apure la tramitación de dicha normativa luego de los lamentables hechos de violencia registrados el fin de semana en la capital. “¿Cuánto falta para que entendamos que necesitamos entregarles herramientas a nuestras policías? Este domingo fue uno de los días más tristes porque fallecieron dos niños en hechos de violencia, con balas disparadas sin ningún sentido”, lamentó.

 

En el mismo sentido, la autoridad agregó que “¿qué es lo que tiene que pasar para que como Estado comprendamos que las armas no pueden ser tolerables en las manos de los delincuentes, y eso requiere ley, y eso requiere que el Estado se apure, y eso requiere que el Congreso legisle de una vez por todas la ley de control de armas”.

 

Por su parte, la candidata independiente a la alcaldía de Talca, Andrea Camargo, sostuvo en concordancia con la autoridad que la ley debería ser reformada en diversos aspectos, por lo que “en primer lugar, se debería reformar la cantidad de armas por personas, concretamente, debiera ser un arma por persona. Respecto a los requisitos, al momento de reinscribir, la revisión para renovar el permiso debiese ser anualmente y no cada cinco años. Sobre el caso del domicilio conocido, el cual se debe acreditar bajo declaración jurada, es necesario que esta declaración sea reemplazada por, a lo menos, tres revisiones aleatorias durante el año que dura el permiso, por la autoridad fiscalizadora que, en este caso, es Carabineros de Chile”.

 

Del mismo modo, Camargo destacó que “en cuanto al permiso de transporte de armas, en vez de que se realiza cada dos años, debe hacerse cada uno. Otro aspecto por reformar es que, al morir un poseedor de armas inscritas, los herederos tendrán cinco días hábiles para entregar el arma a la autoridad fiscalizadora (de tal manera, que el arma queda en custodia hasta que uno de estos herederos pueda acreditar su posesión nuevamente). Por último, existen algunas consideraciones que deben modificarse: particularmente, que toda arma que no pueda acreditar su origen debe ser destruida”.

 

En cuanto a las atribuciones que deberían tener las policías para que las armas no caigan en manos de delincuentes, la candidata manifestó que “una atribución que se da, pero que no está cien por ciento establecida podría ser generar un sistema de denuncia ciudadana directo con las comisarías, tenencias y retenes del país, y que las denuncias del porte o tenencia de un arma, Carabineros pueda actuar de forma inmediata, realizando un procedimiento de registro del domicilio o de las personas. En el fondo, se trata de crear un sistema más eficiente de denuncia ciudadana sobre el presunto porte ilegal de armas, con el fin de evitar burocracias para la ciudadanía, así se hace más eficiente la denuncia y el procesamiento de revisión de la situación”.

 

Finalmente, y respecto al endurecimiento de las penas a los infractores de la ley y delincuentes, Camargo propuso que “en concreto, sobre las infracciones de la venta legal de municiones, a la primera infracción se debe efectuar el cierre total del establecimiento, y no en tres ocasiones. Asimismo, se requiere que todas las multas correspondientes al porte o tenencia ilegal de armas, dejen de ser multas en dinero y pasen a cárcel efectiva, dependiendo del grado de la infracción”.

Comparte, difunde!
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol