31 julio 2021

Ancalao y su campaña para inscribir candidatura presidencial: “Nuestra propuesta cree en un Chile del Buen Vivir, soy independiente y no nos financia ningún partido”

Anuncio

 

Comenzada ya la carrera presidencial para las elecciones de noviembre próximo, el líder del movimiento Por el Buen Vivir de Chile o Kume Mongen, Diego Ancalao Gavilán, inició su propio camino de recolección de firmas para poder inscribir en el Servicio Electoral su candidatura presidencial, destacando fuertemente su independencia y marcando diferencias con otros procesos de validación ante el Servel, como la campaña de Gabriel Boric, candidato presidencial por el Frente Amplio y quien también busca recolectar las 35 mil rúbricas para llegar a la papeleta del proceso electoral de fin de año.

 

En entrevista con Duplos.cl, Ancalao explicó que la primera gran diferencia con otras candidaturas es que “la mía es independiente de las personas que nos patrocinen, es decir, no nos financia ningún partido político y no pertenecemos a ningún pasillo del poder ni del Congreso, ni del Gobierno, y no nos financia ningún empresario chileno, de Estados Unidos, ni de Europa, y esa es una gran diferencia que tenemos con otras candidaturas, como por ejemplo la de Gabriel Boric y el Frente Amplio, ya que él pertenece a un partido político y la gente que lo apoyé quedará inscrita en ese partido político”.

 

En el mismo sentido, Ancalao destacó que “el problema es que hoy los partidos tienen un 2% de aprobación, entonces, existe una gran distancia entre lo político y la ciudadanía, y ese espacio tan grande obligó a Chile a marchar para exigir derechos, producto que se rompió esta estabilidad política que los partidos han mantenido históricamente. Entonces, ahí podemos mencionar dos grandes diferencias con mi candidatura, una es que Gabriel Boric al pertenecer al Frente Amplio tiene el problema del alto el rechazo a los partidos políticos y yo soy independiente, por lo tanto la gente que firme por mi candidatura va a seguir siendo independiente, no van a quedar inscritos en ningún partido político y podrán seguir haciendo su vida con toda la tranquilidad del mundo”.

 

Además, resaltó que “la otra gran diferencia es que yo soy el resultado de una reconstrucción social de los sectores excluidos de la política, de los sectores que están excluidos de las toma de decisiones. La desigualdad económica, social y étnica en Chile son consecuencias de la desigualdad política, donde los sectores excluidos históricamente no han tenido la posibilidad de decidir su futuro. Es decir, son llamados a votar, pero no a decidir porque en Chile la democracia real no existe, lo que existe es la partidocracia, lo que amputó la soberanía del pueblo y cuyo compromiso era que serían el canal para superar los problemas de pobreza, desigualdad y que representarían la esperanza del chileno postergado y de los pueblos indígenas, para resolver en el epicentro del poder los problemas, pero esos problemas no se han resuelto en estos 140 años desde que el pueblo mapuche fue incorporado por la fuerza del Estado de Chile, ya que durante todo este tiempo los pueblos indígenas se han mantenido en la extrema pobreza”.

 

Ancalao sostuvo que otro punto importante es que “Boric firmó el Pacto por La Paz, en el que se le imputaron los derechos a la ciudadanía y crearon un sistema a la medida de los poderosos. Yo no tengo  problemas con el Frente Amplio ni con otros partido, el tema es que no han resuelto los problemas del Chile al que yo pertenezco, ese chile profundo, mestizos e indígena, entonces, hoy estamos obligados a utilizar los instrumentos de la democracia a nuestro favor para cambiar las cosas que no han afectado durante todos estos años. La única forma de lograr cambios en Chile es que la gente común y corriente como nosotros es una, tome decisiones firmes por cambiar su futuro y lo hagan de manera directa, no con intermediarios de partidos ni con intermediarios de ninguna de las castas políticas ni económicas”.

 

Finalmente, y respeto a su propuesta programática, Ancalao manifestó que “está centrada en una nueva forma de entender a la persona, la comunidad, la naturaleza y el desarrollo, que proviene de una concepción ancestral de los pueblos originarios. A esa propuesta, que es mucho más una práctica de vida que una concepción teórica, el pueblo mapuche le denomina el Kume Mongen o Buen Vivir. Se trata de la herencia de una forma superior de la existencia humana y que ofrece una salida a los tiempos de crisis que atravesamos como país y humanidad, manifestados en la degradación social, ambiental y ética que nos amenaza. Gracias a nuestras raíces indígenas y la experiencia de una larga historia de trabajo comunitario, parlamentos paritarios, diálogo y escucha horizontal entre los integrantes de nuestras comunidades y un profundo respeto por todas las manifestaciones de la naturaleza, seremos la voz de todos quienes hoy no son escuchados, incluida nuestra fuente de salud y sustento: la madre naturaleza, promoviendo una verdadera integración y respeto por la riqueza multicultural que posee Chile y toda nuestra comunidad de vida. Caminaremos hacia la unidad en la diversidad”.

 

Comparte, difunde!
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol